Claroscuro teatral

Teatro de calle y obras en el Arriaga, Euskalduna y Campos Elíseos

29.08.2020 | 00:14
El espectáculo de Goyo Jiménez es el único de los programados en el Teatro Campos Elíseos para las fechas previstas de Aste Nagusia que se mantiene en cartel. Foto: DEIA

Bilbao ofrece teatro de calle y representaciones en el Arriaga, Euskalduna Jauregia y el Campos Elíseos, pero la mayoría de las compañías vascas denuncian "la desastrosa situación" causada por la pandemia

quien quiera puede ir al teatro en Bilbao estos últimos días de agosto. Los escenarios del Arriaga, Euskalduna Jauregia y Campos Elíseos programan musicales, teatro de humor y monólogos, a los que se suma la calle con propuestas como la de Malas Compañías Zirko Taldea. Son los claros de la escena tras la pandemia, ya que los nubarrones planean sobre la mayoría de las compañías vascas, que han visto reducidas las contrataciones "en torno al 80%". Colectivos como S.O.S. Kultura y Teknikariak piden apoyo y soluciones.

El Teatro Arriaga sufrió las afecciones más directas a la programación hasta el pasado junio. Desde entonces hasta julio ofreció 19 espectáculos, todos ellos con artistas locales, mientras que estos días, normalmente festivos, acoge el musical Cruz de navajas, en homenaje a Mecano, hasta el 13 de septiembre, al que tomará el relevo el show de humor e improvisación Corta el cable rojo, desde el 8 al 14 del mes próximo. "La afección principal sigue siendo la limitación del aforo a 600 localidades. El presupuesto se ha visto afectado en ese sentido", explican desde el teatro, que ha adoptado numerosas medidas relacionadas con la higiene y las distancias para favorecer la seguridad.

El Arriaga ofrece una de las mayores producciones que pueden verse actualmente en un escenario estatal, ya que Cruz de navajas incluye ocho cantantes, diez músicos multi-instrumentistas, un amplio cuerpo de baile, más de 300 trajes, pantallas led transparentes€ "Somos la punta de lanza, de los primeros en volver, pero no porque seamos locos o valientes. Solo nos gusta el teatro", explica su responsable, el bilbaino Gonzalo Pérez. "El teatro es seguro. Que la gente acuda a olvidar las tonterías de fuera, que esto es lo serio", indicó. La obra acumulaba medio año de parón tras haber sido estrenada en Valencia.

Mucho humor "En este futuro incierto, tenemos claro que el teatro es una oferta cultural que prima la seguridad de los espectadores", indican desde el Teatro Campos, que ofrece alta comedia, monólogos e improvisación infantil en agosto y septiembre. Este fin de semana repetirá el monologuista Goyo Jiménez con su espectáculo Aiguantulivinamérica 2. "Goyo tiene una relación con el Campos que dura ya una década", explican desde el teatro bilbaino. La obra teatral Por los pelos, el éxito del verano pasado, se representará los días 4 y 5 de septiembre y Play out: muriendo de éxito, el 12 y 13.

El Campos programó en 2019 durante Aste Nagusia seis espectáculos, que tuvieron una ocupación media del 70%. "Este año teníamos una programación con otros tantos espectáculos, de los cuales solo se mantiene Goyo Jiménez, y con una limitación del aforo al 60%", lamentan. El coronavirus ha provocado la suspensión de una producción nueva, que directamente se paralizó con el comienzo de la pandemia y se espera poder presentar más adelante, así como del musical Antoine. La crisis afecta también al número de días de las representaciones. "Salen a la venta con una única función y se prorroga si va bien", indican desde el Campos.

Además del concierto que ofreció Belako el jueves, Euskalduna Jauregia tiene en programación el espectáculo de humor ¿Cómo hemos llegado a esto?, con los actores vascos Maribel Salas, Gorka Mínguez, Gemma Martínez y Mitxel Santamaría, hasta el 6 de septiembre, mientras que Concierto en ja mayor, programada para este fin de semana, tuvo que ser suspendida debido a que Gurutze Beitia sufrió un cólico nefrítico el pasado miércoles.

Al igual que sucede con ¡Ay Carmela!, que se presentará la semana próxima en Pabellón 6, Malas Compañías Zirko Taldea ofrecio ayer su espectáculo Orsai en Deusto, contratado por el Ayuntamiento. Es un show lúdico, visual y de calle que utiliza técnicas circenses y está protagonizado por tres personajes que proponen viajar a través del juego y la imaginación. "Los espectáculos familiares e infantiles somos los más favorecidos. De hecho, nos podemos salvar y tenemos contrataciones para sobrevivir, en septiembre en Sopela, Irura, Olabeaga€ Hemos logrado mantener el 60% del número habitual", explica su portavoz, Mikel.

Reivindicación Eso sí, considera que "la situación general es desastrosa", ya que "apenas existe programación de teatro nocturno o experimental, formatos abiertos€". Según Mikel, la cancelación de espectáculos este verano "puede rondar el 80%", ya que con la supresión de fiestas muchos Ayuntamientos han optado "por una programación cero", denuncia. "Nuestro sector vive de gente que se junta en un lugar y momento determinado para mirar y, a veces, participar. No volveremos a la normalidad hasta que la gente pueda juntarse libremente y disfrutar de las propuestas de cualquier actividad cultural", indica.

El portavoz de Malas Compañías Zirko Taldea forma parte del colectivo S.O.S. Kultura, formado por centenares de artistas, técnicos e intérpretes vascos relacionados con el teatro, la música, el circo y la danza, para reivindicar y recordar a las autoridades que "la cultura tiene que ser una apuesta de la sociedad, como la educación, la sanidad y la dependencia". El colectivo defiende que la cultura "tiene que ser un pilar fundamental" de la sociedad del futuro porque "es un derecho y también industria y motor económico", ya que emplea a casi 7.000 personas en la Comunidad Autónoma Vasca, lo que supone el 4% de sus empresas y el 3% en Nafarroa.

Por su parte, miembros del sindicato vasco Teknikariok recorrieron las calles de Bilbao el fin de smana pasado para denunciar "el cansancio" que sufren "por no ser escuchados" y para defender los derechos de los trabajadores de espectáculos, eventos y artes escénicas en Euskadi, entre los que se incluyen sastres, empleados de vídeo, iluminación, montadores, auxiliares, utilleros, productores, empleados de sonido€ Con su labor prácticamente reducida a cero estos últimos meses, buscan "la regularización del sector y acabar con la falta de derechos laborales que alimenta la precarización" mediante la firma de un convenio colectivo con las firmas contratantes".

La cancelación de espectáculos teatrales y artísticos por la pandemia ronda el 80% y el sector cree que es "desastrosa"