final por el ascenso a LaLiga Santander

Sangre y fervor por un ascenso

El Deportivo da un gran paso a primera tras un tenso partido y la lesión de Bergantiños que heló riazor

09.02.2020 | 06:45
Álex Bergantiños es atendido de la herida en la cara tras un encontronazo con Pedraza.

El Deportivo da un gran paso a Primera tras un tenso partido en Riazor

Deportivo2

Mallorca0

DEPORTIVO: Dani Giménez; Bóveda, Duarte, Somma (Min. 47+, Simón), Saúl; Fede Cartabia (Min. 83, Borja Valle), Bergantiños (Min. 43, Vicente Gómez), Expósito, Pedro Sánchez; Carlos Fernández y Quique González.

MALLORCA: Reina; Sastre, Valjent, Raíllo, Estupiñán; Pedraza; Lago, Rodríguez, Salva Sevilla (Min. 79, Gámez), Leo Suárez (Min. 52, Baba); y Prat (Min. 63, Budimir).

Goles: 1-0: Min. 37; Cartabia. 2-0: Min. 81; González.

Árbitro: Trujillo Suárez, C. Tinerfeño. Roja directa a Pedraza (min. 41), del Mallorca. Amarilla a Edu Expósito y Pedro Sánchez, del Deportivo; y a Sastre, Leo Suárez, Lago Junior, Reina y Raíllo, del Mallorca.

Incidencias: Ida de la eliminatoria final de ascenso. Estadio Abanca-Riazor , 29.363 aficionados.

A Coruña - El Deportivo encarriló la eliminatoria final por el ascenso a LaLiga Santander con goles del argentino Fede Cartabia y Quique González ante un Mallorca que se quedó con diez a los 41 minutos por la expulsión de Pedraza tras una dura entrada a Álex Bergantiños en un balón dividido en el centro del campo.

Antes de que los baleares jugaran en inferioridad, Cartabia desequilibró el choque con una falta directa que superó a Reina y el equipo de Vicente Moreno se defendió como pudo en el segundo periodo, pero Quique, en su regreso al once, le batió con un gol de media chilena que subió al marcador después de una larga conversación entre el árbitro y su asistente.

La eliminatoria de la que saldrá el acompañante de Osasuna y del Granada a Primera División se resolverá el próximo domingo en Son Moix.

Cartabia y Quique fueron, precisamente, las novedades que introdujo en la alineación José Luis Martí, mientras que el Mallorca repitió el once que apeó al Albacete a pesar de haber tenido un día menos de descanso que el Deportivo, aunque con Lago Junior por la derecha y Leo Suárez por la izquierda.

Los locales, impulsados por el aliento de Riazor, que presentó su mejor entrada de la temporada, y el ambientazo previo al partido, impusieron un ritmo alto de salida que no le sirvió para amedrentar al Mallorca, que lo contrarrestó con firmeza y solidez.

Los baleares, tras superar los minutos iniciales, atacaron al Deportivo y se asomaron con peligro al área de Dani Giménez con un cabezazo de Valjent en una falta que ejecutó Salva Sevilla y otro de Lago Junior tras una buena acción combinativa de los bermellones.

El Mallorca pasó al plan habitual en el ecuador del primer periodo, con Dani Rodríguez como segunda punta y Lago Junior por la izquierda. En un saque de esquina, Raíllo (min. 34) voló para cazar un balón que se le marchó por arriba y que silenció unos segundos Riazor y animó al medio millar de aficionados bermellones que acudieron a la cita en tierras gallegas. Todo lo contrario que a los 37 minutos, cuando Cartabia, en una falta escorada, sorprendió a Reina con un disparo ajustado al primer palo que acabó en el fondo de la red.

Bergantiños, hospitalizado Antes del descanso, una entrada de Pedraza sobre Álex Bergantiños en un balón dividido dejó a Riazor helado, a los baleares con diez, y obligó al capitán deportivista a abandonar el campo en camilla con la cara ensangrentada. Los doctores salieron inmediatamente al césped para atender a Bergantiños, con Riazor sobrecogido. Pedraza, que fue expulsado, se dio cuenta de la gravedad de la acción y se echó las manos a la cabeza, mientras que el técnico del Deportivo, el balear José Luis Martí, intentaba consolarle con un abrazo.

El capitán deportivista fue hospitalizado por una herida inciso contusa en la cara.

Vicente Gómez sustituyó a Bergantiños y el Deportivo perdió también por lesión al italiano Michele Somma, que tuvo que ser sustituido por David Simón. Bóveda dejó el lateral para pasar al centro de la defensa, la línea con más bajas del equipo, que tiene en la enfermería a Pablo Marí y suspendido a Íñigo López.

Al Mallorca, en inferioridad, le tocó hacer un ejercicio de contención en la segunda parte, en la que Budimir pasó a ser la referencia en la punta de ataque y Baba reforzó el medio del campo.

El Deportivo intentó ampliar la renta y Carlos Fernández estuvo a punto de hacerlo en un centro de Saúl García al que no llegó por centímetros (min.72) en el área pequeña.

No lo consiguió en esa jugada, pero sí, con suspense, a falta de ocho minutos para el final, tras una media chilena de Quique González, a la que dio validez el colegiado tras consultarlo con el árbitro asistente entre el acoso de los jugadores del Mallorca, que le pedían explicaciones muy excitados ante un gol que levantaba dudas sobre su legalidad y la importancia que puede tener para el desenlace de la eliminatoria.