jugador del bilbao basket

Rafa Huertas: “Este es el momento que estábamos esperando”

Rafa Huertas es uno de los jugadores que deben tirar del Bilbao Basket desde hoy por su veteranía y conocimiento de la competición y sus trucos

09.02.2020 | 02:42
Rafa Huertas. Fotografía Pablo Viñas

Bilbao - Rafa Huertas (2-8-1984) lleva toda su carrera en la LEB Oro y es el jugador del Bilbao Basket con más experiencia en este tramo de la temporada. Acumula 34 partidos de play-off en Cáceres, Burgos, Melilla y Alicante, dos de Final Four con el Melilla, un ascenso con el Alicante y, además, ha jugado en Palencia, Ourense y Palma, tres de los equipos con presencia en la lucha por el ascenso de la temporada 2018-19. El escolta cordobés dice que no hay que ocultar que el objetivo es el ascenso, aunque advierte de que cada partido contra el Palencia "va a ser una guerra".

La temporada ya ha llegado a lo importante. ¿Cómo ve el camino que queda por delante?

-La verdad es que teníamos ganas de que llegara. Llevábamos varias jornadas ya clasificados para el play-off y la temporada se estaba haciendo larga. Las piernas cada vez están más pesadas y cuesta más entrenar, pero el equipo llega muy bien y con mucha ilusión. El objetivo para el que llevamos tanto tiempo trabajando llega ahora y hay que disfrutarlo.

Usted no ocultó desde que llegó que el objetivo era este. ¿Tan claro lo tenía?

-Hombre, claro. Cuando fichas por el Bilbao Basket sabes a lo que vienes, a subir a la ACB lo antes posible porque el equipo está diseñado para ello. No hay nada malo en decirlo, ni hay que ocultarlo, porque eran las intenciones del club y todos hemos trabajado para ello. Es lo que estábamos esperando. De hecho, hemos llegado en el mejor momento porque todo estaba pensado para ello.

Por la experiencia que tiene en la LEB Oro, ¿prefiere este formato de eliminatoria y Final Four o el de tres eliminatorias como ha sido los últimos diez años?

-Nunca se sabe. Yo he jugado los dos formatos y creo que por nuestras características y ser una plantilla larga a cinco partidos es difícil aguantarnos. Por ahí perdemos algo porque en una Final Four todo te lo juegas en un día y pueden pasar muchas cosas que te arruinen todo el trabajo de nueve meses. En un play-off a cinco aún tienes margen de recuperar. Pero si queremos ascender sabemos el formato que hay desde el principio de temporada y no vale lamentarse. Hay que intentar ganar y ya está.

Además, la Final Four puede quedar demasiado lejos del 'play-off'.

-Sí, es cierto. Cuando la jugué con el Alicante hace diez años fue la semana siguiente y ascendió el equipo que más alargó su play-off. Ahora puede haber casi dos semanas y es demasiado tiempo. Es absurdo, sobre todo pensando que hemos tenido ventanas FIBA sin parar, dos partidos seguidos en Navidad, no hemos parado en Semana Santa y ahora queda una semana vacía de competición que no tiene sentido. Cuando se hablan las cosas en verano es cuando hay que darse cuenta de esto. Ahora solo hay que apechugar.

En su carrera en la LEB Oro, ha jugado en varios equipos de los que están en el 'play-off' y conoce de sobra a entrenadores y jugadores. Algunos no han ocultado que quieren ascender, otros van de tapadillo. ¿Puede haber alguna sorpresa?

-Es verdad que algunos de los que no han hablado de ascenso están perfectamente preparados. Yo no les descartaría. El Palma y el Oviedo han hecho temporadas muy brillantes y han llegado muy bien, sobre todo el Palma. No se ha hablado de ellos y son peligrosos, pero no nos cruzaríamos con ellos hasta la final. Pero lo mejor es pensar solo en el Palencia, en el objetivo inmediato porque pensar en otra cosa no suele ser bueno.

Experiencia y presión son dos palabras que siempre se utilizan en estos momentos. Todos le cargan la presión al Bilbao Basket, pero el equipo tiene experiencia de sobra para poder con ella.

-En los otros equipos también hay jugadores con mucha experiencia, no sé si tenemos mucha ventaja en eso porque también tenemos jugadores nuevos en la competición, que no estaban el año pasado. Y lo de la presión, para mí bendita presión. Ojalá los jugadores tuviéramos esta presión, la de jugarse algo importante o bonito, todas las temporadas. Presión tienen los que han luchado por no descender o han descendido. En nuestro caso, debe ser ilusión porque el que se lo tome como una presión mala no sirve para jugar al baloncesto profesional.

También ha coincidido con algunos compañeros en otros equipos o les ha tenido como rivales en un 'play-off'. ¿Nota algo diferente en el Bilbao Basket?

-Aquí la diferencia es la masa social, que tenemos mucha gente detrás, gente que desde el principio de la temporada se está interesando por el equipo y te anima. Desde la pretemporada, todos daban como grandes favoritos para el ascenso al Betis y al Bilbao Basket y eso ha hecho que se hable más del equipo que en otros sitios en los que he estado. Recuerdo que ascendí con el Alicante en el quinto partido en Andorra y nadie creía en ello. Pero el deporte te da sorpresas y hay que estar preparado para todo. La afición debe saber que ascender nunca es fácil, ni aquí ni en ningún lado ni con cualquier formato, y debe estar segura de que vamos a pelear a muerte y entender que hay que sufrir hasta el final. Luego, el resultado será el que sea.

En la LEB Oro, a tres o a cinco partidos, el factor cancha ha sido casi siempre determinante.

-Y más lo tiene que ser en Miribilla. Espero que hoy esté a reventar y la gente venga dispuesta a volcarse y a disfrutar del play-off, tanto como nosotros. Para el equipo es fundamental el factor cancha porque en general hemos jugado mejor en casa que fuera, salvo un tramo en el que estuvimos irregulares. Pero a todos nos gusta jugar en casa, sentirnos arropados. A nosotros y a los otros tres que tienen el factor cancha.

¿Habría preferido el equipo conocer a su rival con más antelación o con estos días de preparación específica es suficiente?

-No, siempre hemos pensado en el corto plazo y nos ha ido bien. Afrontamos los partidos ante el Canoe y el Barça, que no tenían trascendencia, concentrados y eso nos hizo ganar. Si hubiéramos pensado en con quién nos tocaba, habríamos perdido y eso nunca es bueno. Ahora, ya sabemos lo que hay y el objetivo es salir de Miribilla con el 2-0.

No se puede esperar partidos como el último ante el Palencia en Miribilla.

-En absoluto. El Palencia tiene una muy buena plantilla, el cambio de entrenador le ha sentado bien porque hacen muchas más cosas. Es un equipo con nacionales con mucha experiencia y sus americanos han sido revelaciones de la temporada con muy buenos números. El Palencia está muy bien y no hay que relajarse. Va a ser una eliminatoria muy difícil y cada partido va a ser una guerra, ya lo sabemos.