Eskuinaldea-Uribe Kosta

Una recreación retrotraerá a Berango y Sopela a junio de 1937

El próximo domingo 16 se llevará a cabo una visita teatralizada impulsada por Jata Ondo

09.08.2020 | 08:52
Integrantes del grupo de recreación Frentes de Euzkadi ambientarán la visita.

Entre los días 14 y 15 de junio de 1937, las fuerzas de la 5ª División del Ejército de Euzkadi al mando del comandante Pablo Beldarrain protagonizaron una retirada escalonada de los emplazamientos defensivos del Cinturón de Hierro en Areneburu y Urkomendi, ubicados entre Berango y Sopela. La ruptura del Cinturón en Gamiz–Fika y Larrabetzu dejó sin sentido la defensa de esta línea y las tropas vascas, ante el riesgo de ser copadas por el enemigo, evacuaron la zona que fue posteriormente ocupada por la Brigada Mixta (italo–española) Flechas Negras.

Fueron días llenos de tensión, miedo, dolor e incertidumbre en plena Guerra Civil que dieron lugar, posteriormente, al oscuro periodo del franquismo. Una etapa histórico de gran interés cultural que desde la asociación de desarrollo rural de la comarca de Uribe, Jata Ondo, han querido rescatar este verano con un objetivo didáctico y lúdico dentro de su iniciativa Uribe On Tour, que engloba diversas actividades turísticas en formato de visitas guiadas, que abarcan la experiencia del txakoli, el geoturismo, las visitas geológicas en barco, la cerveza, los baños de bosque, Landetxo Goikoa y El Cinturón de Hierro.

Precisamente, en lo que respecta a las visitas al Cinturón de Hierro, colaboran con el Museo Memorial del Cinturón de Hierro de Berango, el grupo de recreación Frentes de Euzkadi y la empresa de investigación y educación ambiental Orbela. Entre todos han organizado este verano tres visitas guiadas teatralizadas con gyncana. Unos recorridos a través de los cuales los visitantes podrán conocer de la mano de un guía y varios recreadores, la historia del Cinturón en la comarca de Uribe: Urduliz, Berango-Sopela y Gamiz-Fika –6 de septiembre–.

En este sentido, la primera cita tuvo lugar el pasado 12 de julio en Urduliz. La actividad se desarrolló en las peñas de Santa Marina en donde se conservan importantes vestigios del Cinturón de Hierro: refugios en galería de mina, así como nidos de ametralladora con una, dos y tres troneras.

De esta manera, aquellas personas que no pudieron acudir dispondrán el próximo domingo, 16 de agosto, de una nueva oportunidad. En esta ocasión será a través de un itinerario entre Sopela y Berango, donde visitarán el nido de ametralladora de Areneburu y los fortines de Urkomendi. No obstante, para acudir es necesario inscribirse previamente. En concreto, debido a la crisis sanitaria derivada del covid-19, este año los grupos de participantes serán "reducidos", advierten desde Jata Ondo.

Respecto al itinerario, los asistentes conocerán parte del 5º sector del Cinturón, que "transcurre mayoritariamente como una sola línea. Llega un momento, según se acerca a la costa que ocupa varios cordales, estableciéndose una verdadera defensa en profundidad. Así, desde Pozozabala (Erandio) continúa por Muñarrikolanda (Sopela) y Areneburu (Berango) para terminar en Azkorri (Getxo) sobre el mar", explica Aitor Miñambres, director del Museo del Cinturón de Hierro de Berango. Por delante, "ocupa las peñas de Santa Marina (Urduliz) y asciende por Urduliz a Ganes (dominando Plentzia) y de ahí la línea alcanza el mar en Kurtziomendi (Barrika). Así se establecía una primera línea de contacto en Barrika, una segunda línea de resistencia en Urduliz y una tercera línea de reserva en el eje Sopela-Berango-Getxo. La defensa de este extremo de la costa era de vital importancia, más aún en cuanto por la zona discurrían vías de comunicación modernas tales como la carretera Plentzia–Getxo o la línea férrea con destino Bilbao, que facilitaban en gran medida la progresión enemiga", revela.

Visita guiada 

Sobre esta línea, la visita está previsto que comience a las 9.30 horas y durará dos horas y media. Saldrá del parking de Urko en Larrabasterra y los asistentes seguirán el trayecto reflejado en el Itinerario de la Memoria, impulsado por el Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos Gogora. Mientras ascienden a las posiciones fortificadas, el guía les explicará la historia del Cinturón y su incidencia en Sopela y Berango. Por su parte, los recreadores también interactuarán con los visitantes, lo que les permitirá adentrarse de lleno en la la contienda bélica.

En este sentido, la recreación del evento correrá a cargo del grupo Frentes de Euzkadi, que dará vida a tres personajes a través de los cuales se puede interpretar el Cinturón de Hierro en Sopela y Berango. Por un lado, un gudari fusilero del batallón Mungia que forma parte de la 1ª Brigada de la 5ª División del Ejército de Euzkadi. Este personaje de la visita explicará a los participantes su labor de vigilancia de las posiciones de Urkomendi y Areneburu, mientras otros batallones se retiran. "Hace dos días, el 12 de junio, se encontraba con su batallón en las cercanías de Mungia, cuando tuvieron conocimiento de que el enemigo había roto el Cinturón y que pronto avanzaría hacia la costa. Esa misma noche, su jefe, el comandante Beldarrain, dio la orden de retirada", detalla Miñambres. Además, el gudari dentro de sus funciones de centinela, exigirá a los que se acerquen a su posición el santo y seña antes de disparar. Después, visitarán los fortines de Urkomendi.

Una vez llegado a lo alto, se acercarán al área de Areneburu. Junto al refugio construido con paredes de mampostería y sin cubierta, se toparán con un obrero de la construcción. Se trata de un voluntario reclutado en la zona como tantos otros. En concreto, es vecino de Berango y cobra un jornal de cinco pesetas al día. "Los obreros eran personas mayores para ir al frente o bien muy jóvenes. Sus jefes son encargados de obra, y por encima de ellos, aparejadores o ingenieros", apunta Miñambres. En cuanto a su labor en la construcción del Cinturón, colaboraban en la creación de un "refugio" para los gudaris cuando "la artillería y la aviación les bombardeaban", aclara.

Más adelante, los asistentes también podrán conocer de primera mano cómo es la sensación de adentrarse en una trinchera y sus dimensiones. "La entrada tiene una protección a modo de laberinto para evitar que la onda expansiva de los proyectiles y bombas afecte a las personas que se refugian dentro. Si una de las entradas se ve destruida por una explosión, las personas podrán salir por la puerta del otro extremo", señala Miñambres, quien recuerda que las zanjas de las trincheras se excavaban a mano y "hacía falta mucha gente para avanzar el trabajo".

Posteriormente, el grupo visitará el último nido de ametralladora de Areneburu, único que conserva la cubierta, situado en el extremo del cordal. Una posición orientada hacia Larrabasterra para controlar el paso sobre la carretera y la vía de ferrocarril que van a Bilbao. Se trata de un espolón, de un vértice donde varios nidos de ametralladora cruzan sus fuegos y hacen imposible un avance enemigo desde el valle, pues se controlan perfectamente todas las vías de acceso.

Allí, un miliciano perteneciente a la compañía de ametralladoras del batallón Bakunin les explicará que tienen "orden de guarnecer la posición hasta el amanecer, en que se retirarán a Las Arenas primero, para pasar luego a Portugalete". Finalmente, los asistentes podrán compartir sus impresiones sobre la visita en una tarjeta postal de campaña.

Caída 

El 31 de marzo, "ante la dificultad de tomar Madrid, el general Franco decidió liquidar el Frente Norte, aislado del resto del territorio republicano. La ofensiva comenzó por Bizkaia y aunque el objetivo era tomar Bilbao en tres semanas, la resistencia encontrada por los atacantes fue muy dura y se prolongó por tres meses", recuerda Miñambres. Así, el 11 de junio de 1937, "tras fuertes bombardeos artilleros y aéreos, las Brigadas de Navarra, posicionadas en las cercanías del punto débil más oriental señalado por Goicoechea, se hicieron dueñas de las posiciones vascas del monte Urkulu, paralelo al cinturón", prosigue. Horas después, "el fuego de 180 piezas de artillería y el apoyo de 110 aviones, permitía a 12.000 soldados rebeldes romper las defensas vascas entre Gaztelumendi y Urrusti, desgarrarlas y progresar sobre Bilbao. La villa cayó una semana después, el día 19, tras una épica resistencia en Artxanda y Santo Domingo que permitió la evacuación de unas 200.000 personas", concluye Miñambres.

Recreación histórica

Fecha. Será el próximo domingo 16 de agosto por la mañana, con inicio a las 9.30 horas y una duración de dos horas y media.

Lugar. Discurrirá entre Sopela y Berango y el punto de encuentro será el parking de Urko.

Recreadores. La asociación Frentes de Euzkadi se encargará de ambientar la visita teatralizada metiéndose en el papel de milicianos, gudaris y obreros presentes que defendieron el Cinturón de Hierro de Bilbao hasta su caída en junio de 1937.

Organizador. La asociación de Desarrollo Rural de la comarca de Uribe, Jata Ondo, es el organizador de este evento que se engloba dentro de la iniciativa Uribe On Tour. También participan el Museo Memorial del Cinturón de Hierro, Frentes de Euzkadi, y la empresa de educación ambiental Orbela.

Grupo reducido. Con motivo de los protocolos sanitarios vigentes debido a la crisis sanitaria del covid-19 el grupo de asistentes a la recreación histórica será reducido y es necesario inscribirse previamente.