Lo esencial es invisible a los ojos

09.02.2020 | 15:39

El Principito recoge de forma global mi percepción como usuaria del servicio de endoscopia del hospital de Urduliz. Todos y cada uno de ellos (Iñaki, Cristina, Karmele, Naiara, Ander, Leticia, Itsaso, Olatz, Haritz...) consiguieron que mi estancia en este centro fuera lo más natural posible. Siempre con una sonrisa, con humanidad, empatía... Todo ello digno de la mejor sanidad que como usuaria he podido comprobar. Acabada la prueba me fui con mi informe, con una sensación muy positiva y satisfecha porque había sido tratada por todo el personal del servicio de forma realmente extraordinaria. Quiero decir bajito al doctor Bao: Enhorabuena. Enhorabuena por conducir el equipo que he nombrado y el que me dejo en el tintero. He querido haceros llegar como me he sentido porque en general la gratitud en silencio no os beneficia ni a vosotros, porque no lo percibís, ni a mí porque no lo expreso, así que de nuevo: Gracias.