Comienza a tramitar un cambio normativo

Bizkaia pone el foco en los gestores de fondos alternativos de Reino Unido

Con la nueva fiscalidad para atraer financiación de 'startups' tras el caso de rentas irregulares

24.01.2020 | 06:22
El diputado vizcaino de Hacienda, José María Iruarrizaga.

Bilbao - Las Juntas Generales han comenzado a tramitar el cambio normativo para hacer más atractiva la fiscalidad de los gestores de fondos de inversión alternativos, con el objetivo de atraer financiación que permita la creación de startups y empresas de base tecnológica. Tras la polémica del decreto de rentas irregulares, la Diputación tramita ahora un cambio en la norma foral de IRPF para que estos gestores tributen como máximo a un 24,5%, por debajo de lo que pagan en Italia, Alemania o el Reino Unido. En su foco están los 18.000 fondos de este tipo que actualmente operan en Gran Bretaña, algunos de los cuales saldrán fuera del país tras el inminente Brexit. "No vendrán todos pero siempre será positivo que venga alguno", destacó el diputado de Hacienda y Finanzas, José María Iruarrizaga.

Esta modificación de la Norma Foral del IRPF sustituirá al decreto sobre la tributación de las rentas irregulares, que generó una gran polémica tanto por la forma en la que se tramitó, vía un decreto que solo precisa de la aprobación por parte de la Diputación, como por la posibilidad de abrir nichos de elusión, provocando el rechazo de todos los partidos de la oposición incluido el PSE, socio en el Gobierno foral. Ahora serán las Juntas Generales las que tengan que dar el visto bueno a la normativa y, aunque la tramitación se prolongará como mínimo hasta finales de marzo, su aplicación tendrá efectos retroactivos desde el 1 de enero de 2020. Por otro lado, las ventajas afectarán únicamente a las rentas de estos gestores, y no a todas las rentas irregulares, aquellas que recibe un contribuyente en un ejercicio pero que se han gestado en periodos más largos.

El objetivo de la medida sigue siendo el mismo: convertir al territorio en un referente en el ámbito del emprendimiento, atrayendo fondos de inversión que den soporte financiero al desarrollo de nuevos proyectos empresariales de base tecnológica y evitar su deslocalización. "Este tipo de proyectos tiene difícil obtener financiación de los modelos tradicionales. Es un elemento más que se pone a disposición de estos emprendedores", explicó Iruarrizaga. Distintos países europeos, prosiguió, están desarrollando en los últimos años políticas fiscales para garantizar la presencia de estos gestores de fondos de inversión alternativos, que potencian la conexión entre los inversores que disponen de los recursos financieros y los emprendedores con proyectos para poner en marcha. Por ello, establecer un marco fiscal equiparable a esas economías es un "elemento importante" para el fomento de Bizkaia. Italia, por ejemplo, tiene establecido un tipo del 26%, Reino Unido el 28%, Francia el 30% y Alemania el 25,8%. En el caso de Bizkaia, el 50% de la renta estará exenta mientras que el resto tributará en su tramo correspondiente. Como el marginal se sitúa en el 49%, el máximo que se tributará será el 24,5%.

También en Araba y Gipuzkoa La mirada de la Diputación está puesta en los 18.000 fondos de inversión alternativos que actualmente operan en Reino Unido. "Son fondos que, si se produce el Brexit, para operar en Europa se van a tener que mover. No van a venir los 18.000 a Bilbao pero con esta herramienta puede que alguno venga", confió el responsable de Hacienda. "Si abriendo esta posibilidad viene algún gestor de este tipo siempre será positivo porque en este momento no existe ninguno en Bizkaia", reconoció, aunque no se han hecho estimaciones de cuántos podrían localizarse en el territorio. Iruarrizaga también especificó que tanto Araba como Gipuzkoa contemplan tributaciones similares para estos gestores.

Desde la oposición, EH Bildu cuestionó la eficacia de este tipo de medidas para impulsar el tejido económico del territorio y atraer y retener el talento. "Se están haciendo diferentes propuestas y los resultados no son buenos. Y no se conocen los motivos reales para que no funcionen", apuntó Arantza Urkaregi. Elkarrekin Bizkaia, por su parte, mostró su desconfianza.