El éxito de la eterna receta

Olaizola II eleva a Albisu en la final ante Artola-Imaz para adjudicarse el Donostia Hiria

09.02.2020 | 14:00
Olaizola II decidió la final del Donostia Hiria, que premió a Imaz como el mejor pelotari.

Duración: 75:58 minutos de juego.

Pelotazos: 705 pelotazos a buena.

Saques: 1 de Artola (tanto 13).

Tantos en juego: 10 de Olaizola, 2 de Albisu, 6 de Artola y 1 de Imaz.

Errores: 5 de Olaizola, 6 de Albisu, 5 de Artola y 4 de Imaz.

Marcador: 0-1, 1-3, 3-3, 9-4, 10-5, 10-6, 11-6, 11-7, 12-9, 14-10, 15-11, 15-12, 16-13, 16-14, 17-15, 18-16, 19-16, 19-17, 20-17, 20-18, 21-18 y 22-18.

Incidencias: Final de la feria Donostia Hiria disputada en el frontón Atano III. En el primer partido Víctor-Ibai Zabala ganaron a Etxeberria-Bikuña (22-15) y en el tercer encuentro, Dario-Untoria se impusieron a Alberdi-Iturriaga (18-13).

bilbao - Baiko, al igual que su predecesora Asegarce en 2009, afrontó la cita de ayer en el Atano III a sabiendas de que la victoria en tan prestigioso torneo veraniego sería suya. No había dudas al respecto. Faltaba, no obstante, lo más importante, saber qué pareja de la promotora se llevaría el gato al agua en una cita que la dupla formada por Aimar Olaizola y Jon Ander Albisu encaraba con el cartel de favorita. Tras imponerse a Altuna III-Rezusta (22-12) en semifinales, las apuestas estaban lanzadas en cuanto a si Iñaki Artola y Ander Imaz, verdugos el pasado miércoles de Jaka y Zabaleta (17-22), iban a ser capaces de frenar en seco a dos pelotaris decididos a engordar su palmarés en el torneo. Y no pudieron, pero no por falta de ganas. Ambos, no en vano, se vaciaron en busca de un triunfo que siempre vieron complicado, pero en ningún momento imposible de lograr. El 22-18 con el que tocó a su fin el choque, con un total de 705 pelotazos a buena, fue fiel reflejo de la batalla que se libró en el frontón donostiarra.

En medio de la refriega, sin embargo, volvió a emerger la magia de Aimar. Su destreza y tino en el remate, puro manjar, impulsó a un laborioso Albisu para acabar con la fe de los azules, quienes apelaron al trabajo de pico y pala para intentar cantar bingo al término del encuentro. No lo consiguieron, pero exigieron de lo lindo a sus oponentes en una esperada cita veraniega que se desarrolló en medio de una soberana intensidad. Con un parcial de 0-3 a favor, la pareja azul, liderada por un extraordinario Imaz que fue nombrado el mejor pelotari del torneo, cogió vuelo con la esperanza de que Aimar tardara lo máximo posible en despertar. Pero no tardó demasiado. La primera ventaja colorada (4-3) tuvo el sello del delantero navarro, quien tomó carrerilla para firmar tres tantos de manera consecutiva y ayudar a Albisu a establecer un parcial de 8-0 que envió el partido hasta el 9-3.

resistencia sin premio Artola, que había finalizado la semifinal con la mano izquierda tocada, tardó en hallar su lugar en la final, pero fue creciendo con el paso de los minutos para engancharse con fuerza a una contienda que, con la poderosa ayuda de Imaz, fue capaz de mantener abierta. El partido, de hecho, discurrió marcado por una igualdad que, como de costumbre, terminó por romper el más listo y hábil de la clase, un Olaizola II que rescató su capa de superhéroe. Con diez tantos en juego y la mitad de errores no forzados en su particular hoja de servicios, el goizuetarra fue demasiado para Artola e Imaz, quienes se acercaron sin suerte hasta el 20-18. Desde el 16-15 favorable a Aimar y Albisu, aun así, el envite se convirtió en todo un duelo entre delanteros, pues ambos se repartieron todos los aciertos y errores que registró la final hasta que colorados, con la eterna receta de Olaizola II, alcanzaron el cartón 22 para campeonar en Donostia.