España 31-25 República Checa

España sigue sin fallar en el Europeo

17.01.2020 | 06:19

España 31

República Checa 25

ESPAÑA: Pérez de Vargas (1), Solé (3), Maqueda (3), Gedeón Guardiola (1), Cañellas (2), Raúl Entrerríos (1), Ariño, Corrales, Ángel Fernández (5), Alex Dujshebaev (5), Sarmiento (3), Aginagalde (2), Figueras (2), Morros (1), Aleix Gómez (1) y Dani Dujshebaev (1).

REPÚBLICA CHECA: Mrkva, Cip (2), Kasparek (6), Zdrahala (8), Becvar (4), Hrstka (1) y Zeman, Galia, Jurka, Horak (2), Babak, Slachta, Vanco (1), Solak, Mubenzem y Mojzis (1).

Parciales: 2-2, 6-4, 7-6, 11-8, 12-9 y 14-9 (al descanso) 17-12, 20-15, 24-18, 26-19, 30-22 y 31-25.

Árbitros: Brunner y Salah. Excluyeron a Guardiola (2), Dani Dujshebaev y Ariño por España; y a Zeman, Slachta, Mojzis, Jurka y Solak por la República Checa.

Incidencias: Unos 4.000 espectadores en el Satdthalle de Viena.

Bilbao - La República Checa se aferró todo lo que pudo al partido, pero la selección estatal de balonmano tiró de los galones que le otorga ser la actual campeona continental para llevarse la primera victoria de la segunda ronda del Europeo de Austria, Noruega y Suecia. No brillaron tanto los jugadores de Jordi Ribera, pero fueron igual de fiables que siempre y, por eso, se marcharon ganando de seis un encuentro que no les dejó tan buenas sensaciones. Y es que España tuvo que esforzarse mucho para separarse de un pegajoso rival. Le costó demasiado marcar en ataque posicional, no pudo con el 6:0 planteado por los checos y erró acciones claras de gol. Pero es que el combinado español tiene atrás a Gonzalo Pérez de Vargas, de nuevo nombrado mejor jugador del partido, y con la seguridad que otorga este guardameta, la defensa volvió a ser el punto fuerte.

Así, sin eficacia ofensiva y con un juego menos fluido de lo habitual, a España se le atragantó la República Checa en la primera mitad. Cierto es que los de Ribera dominaron los tiempos y el marcador, pero no daban la sensación de superioridad con la que apabullaron en la primera fase del Europeo. Sin embargo, tras el descanso, cuando parecía que el rival podía ponerle en problemas, la selección estatal ajustó los lanzamientos, subió de marcha y comenzó a marcar. Se atrevió con las rotaciones y con la alternancia en defensa. Dio descanso a los más cansados y sumó dos importantes puntos que le acercan a las semifinales. Mañana les espera Austria (18.30 horas), un rival que quiere hacerlo bien ante su público.

noticias de deia