Lointek Gernika 77 - 41 Uni Gyor

Un ejemplo de madurez

El Lointek Gernika arrolla a base de intensidad al Uni Gyor en el primer partido como local de la presente EuroCup y da un importante paso hacia el segundo puesto del grupo

09.02.2020 | 20:02
La base balear Gaby Ocete, en una entrada a canasta durante el partido.Foto: José Mari Martínez

El Lointek Gernika arrolla a base de intensidad al Uni Gyor en el primer partido como local de la EuroCup

Lointek Gernika77

Uni Gyor41

LOINTEK GERNIKA: Ocete (8), Dietrick (11), Wojta (5), Mazionyte (5), Milic (27) -cinco inicial-, Lo (9), Díez (3), Arrojo (8), Molina (0), Mazyonite (5) y Ariztimuño (1).

UNI GYOR: Ygueravide (8), Dombai (9), Torok (0), Hruscakova (10), Devaughn (4) -cinco inicial-, Dul (0), Varga (2), Czank (0), Mansare (2) y Barnai (6).

Parciales: 13-10, 39-24 (descanso), 62-31 y 77-41.

Árbitros: Van Slooten, De Lange y Maret. Eliminaron a Mazionyte del Lointek Gernika.

Incidencias: Lleno en Maloste.

Gernika - Europa ya no es un territorio desconocido para el Lointek Gernika. La experiencia le hace entender sus pequeños detalles y las diferencias que hay entre el juego en las competiciones domésticas y las europeas. Los tres años en la EuroCup sirven para que las gernikarras afronten los choques como un equipo consolidado y sin renunciar a nada en cada partido. El Uni Gyor comprobó ayer de primera mano el crecimiento del conjunto vizcaino. El Gernika fue superior en todos los aspectos. Superó claramente en el plano físico a las húngaras y en ataque combinó a la perfección la calidad de sus individualidades con un buen juego coral para vencer por un contundente 77-41. Solo es el primer triunfo y la fase previa apenas acaba de comenzar pero esta victoria por 36 puntos sobre el que está llamado a discutirles el segundo puesto es un paso de gigante hacia la clasificación.

El choque de ayer era una prueba de fuego para el Gernika. La primera final del curso. Piedra de toque perfecta para evaluar sus capacidades en la EuroCup. Y la prueba fue superada con un sobresaliente. Las jugadoras del Uni Gyor acabaron desesperadas ante el juego gernikarra. No fueron capaces de aguantar el mayor ritmo de sus rivales y su defensa se las vio y deseó para detener la continua sangría de puntos. Gran parte de ellos llegaron desde los puestos interiores, sobre todo por parte de Nikolina Milic. La pívot nacida en Bosnia dominó la pintura con solvencia y salió del campo ovacionada debido a sus 27 puntos y 9 faltas recibidas.

Fue un partido en el que la emoción no tardó en morir. La victoria del Gernika rápidamente quedó decidida y se vio desde los primeros minutos que el Uni Gyor de este año estaba lejos de aquel conjunto rocoso que superó a las gernikarras en la pasada edición. Pero ganar no era suficiente para las dirigidas por Mario López. El basket average es clave en esta fase con pocos partidos y eso hizo que el conjunto vizcaino apurara hasta el último segundo del choque para ampliar al máximo su renta. El Gernika no solo tiró de ambición para conseguir este abultado resultado, también demostró estar en muy buen estado físico, sin venirse abajo en ningún momento debido a la carga de partidos a los que se enfrenta en este inicio de temporada y manteniendo una intensa presión hasta la bocina final.

El factor defensivo Pese a lo acontecido minutos después, las gernikarras tardaron en encontrar su mejor versión. El Uni Gyor llevó el encuentro a su terreno y los primeros ataque se jugaron al ritmo más pausado que interesó a las húngaras. El Gernika trató de romper esta situación a base de intensidad, pero al esfuerzo no le acompañó el acierto y las locales cometieron varias pérdidas que le alejaron de las canastas sencillas y de romper el choque. Sin embargo, en la retaguardia el trabajo fue excepcional desde el inicio y eso dio confianza al bando local. La defensa húngara empezó a pagar el ritmo de juego y el Gernika a castigar con muchas situaciones de uno contra uno. Los aclarados dieron muchos puntos y a pesar de los intentos del entrenador visitante de parar el choque con tiempos muertos, el signo del partido empezó a estar decidido.

En el segundo tiempo, el Gernika subió otra marcha más y la resistencia del Uni Gyor saltó por los aires. Las visitantes bajaron los brazos y las gernikarras hicieron sangre. Los ataque húngaros se basaron en destellos de calidad de Ygueravide y las pérdidas se sucedieron una tras otra. Las dirigidas por Mario López ahogaron a su rival con la presión. Robos, saques que ni siquiera pudieron ser realizados, balones lanzados fuera del campo? el Uni Gyor fue incapaz de sumar y además el Gernika castigó cada uno de los errores. Tónica que se repitió hasta el último segundo del cuarto hasta acabar convirtiendo Malsote en una fiesta en este estreno europeo.

Las declaraciones

noticias de deia