El anfitrión no falla en el estreno

Japón gana con claridad a rusia
(30-10) en el partido inaugural de la copa del mundo de rugby

09.02.2020 | 15:55
Kotaro Matsushima, que anotó tres de los cuatro ensayos de Japón, se abre paso con el oval.

tokio - Japón se impulsó ayer claramente frente a Rusia por 30-10 en el partido inaugural de la Copa Mundial de rugby, en un encuentro que los anfitriones supieron aprovechar por su carácter de local y por tener un rival desordenado y con muchos fallos. El partido, en el estadio Tokio, en el oeste de la capital, abrió un torneo de seis semanas que se repartirá por doce sedes. Los nipones y los rusos integran el grupo A, del que forman parte también Irlanda, Escocia y Samoa.

Gran parte de la victoria de Japón se debió al wing derecho Kotaro Matsushima, de 26 años, nacido en Pretoria, de madre japonesa y padre zimbabuense y que demostró su valía al anotar tres de los cuatro ensayos de Japón. Pero la selección nipona tuvo que pasar momentos amargos al comienzo, pues en el minuto 5 el fullback William Tupoy protagonizó un gran fallo al rozar con los dedos un oval que no tendría que haber representado muchos problemas para atajarlo. Fue Lomano Lemeki quien recogió la pelota, ante el asombro y la rabia de Tupoy, y anotó el primer try para el conjunto ruso, con la posterior conversión de Yury Kushnarev (0-7).

Este ensayo fue precisamente un récord, ya que fue el más rápido en el partido de apertura de un Mundial de rugby. Hasta entonces, Rusia estaba apretando fuerte y pilló despistado a Japón, pero no tardó mucho en reponerse, porque en el minuto 12, Matsushima, en una ofensiva muy ordenada, anotó su primer ensayo (5-7), aunque el apertura Yu Tamura falló en la conversión.

Japón siguió atacando y en el minuto 35 Matsushima llegó con la pelota hasta la línea de ensayo, pero su anotación quedó anulada por el galés Nigel Owens, que confirmó el dictamen después de la asistencia de los jueces de televisión. No tardó mucho Matsushima en anotar otra vez, en el minuto 39, en otra jugada por el ala derecha y frente a una defensa rusa coja, que con la conversión correspondiente de Tamura, esta vez sí, dejó el marcador en 12-7 antes del medio tiempo.

Matsushima, la estrella La segunda mitad fue de claro dominio nipón. La conversión de un penalti en el minuto 44 permitió a Tamura colocar el marcador en 15-7, pero tres minutos después, Pieter Labuschagne aprovechó un fallo de entrega de los rusos y anotó su propio ensayo (20-7), con el posterior fallo de Yutamura en la transformación.

Un penalti permitió al apertura ruso, Kushnarev recortar distancias (20-10), pero cuatro minutos después otro golpe de castigo convertido por Tamura colocó el marcador en 23-10. Matsushima, que se había convertido ya en la estrella del partido, volvió a anotar en el 69 con un ensayo que convirtió Rikiya Matsuda, que había entrado en lugar de Tamura, dejando el marcador en el definitivo 30-10.

noticias de deia