se aprobará mañana en el parlamento vasco

La nueva Ley de Patrimonio Cultural protegerá también las tradiciones vascas

09.02.2020 | 02:33
Danzas vascas y lanzamiento del txupinazo, ayer en la Fuente de los Patos.

La nueva normativa mejorará la gestión integral, su investigación, conservación y difusión

GASTEIZ.  El proyecto de ley de Patrimonio Cultural, que sustituye a la normativa anterior que data del año 1990, fue aprobado por el Gobierno Vasco en julio de 2017 y, tras casi dos años de trámite parlamentario, mañana será ratificado por la Cámara vasca con un amplio consenso.

Según han avanzado los grupos parlamentarios, la ley saldrá adelante con los votos del PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PSE, mientras que el PP mantiene enmiendas a algunos de los artículos, en los que votará en contra, y apoyará el resto de la normativa.

La nueva ley busca adaptarse a la evolución que el concepto de patrimonio cultural ha experimentado en los últimos años, así como mejorar la gestión integral, su investigación, conservación y difusión.

Además de la regulación del patrimonio material, la ley incluye la categorización de determinadas tradiciones y expresiones de la cultura vasca para su protección.

Otra de las novedades es la incorporación un apartado específico sobre el valor del patrimonio industrial como reconocimiento de una identidad vasca surgida a lo largo del siglo XX relacionada con las formas del trabajo, los lugares, los oficios y los edificios singulares de la revolución industrial.

Así, el patrimonio industrial estará integrado por el conjunto de bienes inmuebles, muebles e inmateriales que constituyen testimonios significativos de la evolución de las actividades y distintas técnicas.

Se catalogarán bienes inmuebles del patrimonio industrial como instalaciones, fábricas, obras de ingeniería y paisajes relacionados con la actividad técnica e industrial.

Otro de los puntos novedosos de la norma se refiere al conjunto de recursos, herencias y saberes de grupos sociales históricamente invisibilizados, como ha sido el caso de las mujeres.

Así, la ley recoge un enfoque integrador del concepto de patrimonio "que permita reconstruir los sentidos y los significados del imaginario femenino como valor cultural".

Se concreta asimismo la obligación de que el Gobierno Vasco y las diputaciones forales destinen a la conservación y puesta en valor del patrimonio cultural vasco el equivalente, como mínimo, al uno por ciento de la inversión en obra pública.

Y se prevé la posibilidad de que las instituciones forales regulen medidas de desgravación fiscal por las aportaciones realizadas con destino a la conservación y puesta en valor de bienes culturales protegidos.

Constituirán infracciones muy graves en materia de patrimonio cultural, entre otras, el derribo o destrucción de bienes inmuebles culturales protegidos incumpliendo las prescripciones de la presente ley y el incumplimiento de las obligaciones de depósito y entrega de materiales de los bienes hallados fruto de la ejecución de actividades arqueológicas o paleontológicas autorizadas.

Regula también las sanciones y fija multas de hasta 100.000 euros en el caso de infracciones leves, de hasta 250.000 euros en las graves y de hasta un millón de euros en las muy graves.

Incluye la creación del Consejo de Patrimonio Cultural Vasco, con funciones consultivas y de asesoramiento, y de un órgano Interinstitucional para coordinar las actuaciones entre las diferentes administraciones.