Zalla ampliará la acera de la avenida de los Trabajadores

El proyecto reforzará la accesibilidad y la conexión entre Aranguren y el núcleo central de Mimetiz

22.10.2020 | 01:13
Aspecto de la zona tras las obras.

El Ayuntamiento de Zalla sacará a licitación lo antes posible el proyecto para ampliar la acera de la avenida de los Trabajadores, en el núcleo urbano de Aranguren, una vez alcanzado un acuerdo con las personas propietarias de los terrenos necesarios para ejecutar la obra.

Con este proyecto "se conseguirá un doble objetivo: por un lado, mejorar la accesibilidad en la zona, y, por otro, retirar el contencioso que existía, heredado de legislaturas anteriores, entre el Consistorio y las personas propietarias de los terrenos". En esta línea, terminar "siempre que sea viable, los contenciosos" es una de las aspiraciones de la legislatura, tal y como destacaron fuentes municipales.

Así, con el visto bueno del juez al acuerdo, ya se puede concretar cómo se transformará la vía cuando se le dote de aceras accesibles, se soterren servicios evitando los tendidos aéreos y se dote al área de comercios de aparcamientos en línea, así como un espacio de carga y descarga para facilitar los desplazamientos por esta calle que ejerce de nudo de conexión entre el núcleo de Mimetiz y el barrio que multiplicó su población con la implantación de la papelera a principios del siglo pasado, a cuyos empleados debe su nombre la avenida que será objeto de intervención. Además, se persigue que la ampliación de la acera facilite los paseos a pie entre diferentes núcleos.

En este sentido, hace años que se debate cómo acercar Aranguren al centro del municipio para favorecer un desarrollo más equilibrado entre los barrios. En 2017, el entonces equipo de gobierno de Zalla Bai presentó un plan estratégico que aspiraba a eliminar las barreras ferroviarias –nueve pasos a nivel y un kilómetro de vías– convirtiendo el trazado ferroviario de la línea Bilbao-Balmaseda en un gran bulevar entre la plaza Autonomía y la rotonda del centro comercial Eroski una vez desviadas las vías a las de la ruta Bilbao-Santander –la misma alternativa que el PNV había presentado en la campaña electoral de 2015–, rebajar el riesgo de inundabilidad en un área muy golpeada por la última gran crecida del Kadagua en enero de 2015, construir nuevas dotaciones para equipamientos públicos, de educación o sanidad y renovar la plaza Autonomía, así como establecer más instalaciones comerciales y residenciales que generaran empleo.

Una hoja de ruta a la que el PNV presentó sus aportaciones, muchas de las cuales fueron recogidas dos años más tarde en el programa con el que la candidatura encabezada por Juanra Urkijo ganó las elecciones municipales. Así, planteaban un marco urbanístico para las zonas de Mendialde y Txabarri, rebajar el impacto acústico del paso de los trenes, realizar un estudio sobre el pequeño comercio o estudiar con Adif la situación de la playa de vías. El plan estratégico que llevaba aparejado un proceso de participación ciudadana debía comenzar por el bulevar sobre las vías del tren que no llegó a ser una realidad. Sí que se reurbanizó la plaza Autonomía.

Mejora integral del frontón Ibarrekolanda, un plan de accesibilidad para los mencionados barrios altos de Mendialde y Txabarri y estudio para la creación de más plazas de aparcamiento son otras de las propuestas a llevar a cabo a lo largo de esta legislatura para Aranguren.

Mejoras en Arangoiti
 

Mientras tanto, próximamente se instalará un parque biosaludable en el barrio de Arangoiti y se sustituirán algunas farolas para mejorar la iluminación en el trayecto procedente de la calle Maestra Consuelo Robredo cuando se aproxima el cambio hacia el horario de invierno con menos luz solar. Otra de las recientes actuaciones en Aranguren consiste en colocar una solera de hormigón en el campo de fútbol de San Juan.

Y, siguiendo con las instalaciones deportivas, ya se han colocado seis canastas de baloncesto en la cubierta de la plaza Euskadi, en el núcleo de Mimetiz. Las situadas en los laterales se pueden regular en altura, de manera que los más pequeños puedan utilizarlas, sobre todo en jornadas de mal tiempo.