Bizkaia plantea una normativa para incentivar a las empresas alineadas con el desarrollo sostenible

La norma fiscal se aprobarán en mayo de 2021 y la institución foral usa la fiscalidad para atraer al sector privado hacia los ODS de la ONU

13.11.2020 | 13:51
Bizkaia plantea una normativa para incentivar a las empresas alineadas con el desarrollo sostenible

La Diputación Foral de Bizkaia establecerá incentivos fiscales y dará un trato fiscal diferenciado a empresas, proyectos o inversiones que demuestren su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la ONU y actúen como motor de cambio y respondan con sus actividades y actuaciones a los retoso en materia demográfica, desarrollo económico y cambio climático que tiene el territorio.

La institución foral ha iniciado este viernes el procedimiento de elaboración y modificación normativa fiscal para transformar el sistema tributario vizcaino y prevé que en mayo pueda aprobar dicha norma foral para fijar las primeras adecuaciones fiscales ya a partir del próximo año y de cara a 2022.

La presentación de las líneas principales del anteproyecto de Norma Foral ha corrido a cargo del diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, que ha estado acompañado por el Diputado de Hacienda, Jose Maria Iruarrizaga.
También ha participado en el acto, por vía telemática, la profesora Mariana Mazzucato, directora del Institute for Innovation and Public Purpose de la University College London (UCL), que ha colaborado en el diseño y desarrollo de esta iniciativa, considerada pionera a la hora de poner la capacidad tributaria de un territorio al servicio de los objetivos mundiales de desarrollo sostenible.

De este modo, tal y como ha remarcado Unai Rementeria, "Bizkaia incentivará, mediante un trato fiscal diferenciado, a aquellos contribuyentes, de todas las figuras tributarias, no solo sociedades, que favorezcan un crecimiento inclusivo y sostenible del territorio".

Con esta modificación fiscal, ha añadido, "se pretende impulsar al tejido empresarial y social a hacer lo propio, utilizando la capacidad tributaria que le otorga el Concierto Económico". Es decir, la institución foral, como Administración, "utiliza la fiscalidad para traccionar al sector privado hacia el cumplimiento de los ODS".
Así, en las normas forales que regulan los diferentes impuestos, se introducirán modificaciones que pueden incidir en cualquiera de los elementos que determinan la cuantía del impuesto, como la definición del hecho imponible, el devengo, la base imponible o liquidable, exenciones, reducciones, bonificaciones, deducciones o incentivos fiscales en general.


MODELO TRANSFERIBLE


Rementeria ha destacado que tanto la Diputación vizcaina como la UCL comparten un doble objetivo: contribuir a que el crecimiento económico en Bizkaia sea acorde a esos ODS, y hacer de Bizkaia un modelo transferible a otras jurisdicciones fiscales que quieran aplicar el mismo enfoque a sus políticas públicas.
Bizkaia dará así un "enfoque innovador a la fiscalidad del territorio para ponerla al servicio de la estrategia de Desarrollo Sostenible del conjunto del territorio".

Según el calendario previsto, en mayo de 2021 Bizkaia contaría con una Norma Foral por la que se establecen las bases para la transformación del sistema tributario de Bizkaia para alinearlo con los objetivos de desarrollo sostenible que, en todo caso, tendrá efectos retroactivos al 1 de enero de 2021.

El procedimiento normativo se inicia este viernes abriendo el trámite de consulta pública a la ciudadanía, que durante un mes podrá realizar aportaciones para ser tenidas en cuenta en la redacción del Anteproyecto de Norma Foral. Una vez redactado, el Anteproyecto será sometido de nuevo a información pública, introduciendo si procede nuevas aportaciones realizadas por la ciudadanía.

El texto será remitido, previsiblemente en febrero, al Consejo de Gobierno de la Diputación Foral para su aprobación. Como paso definitivo, el proyecto de Norma Foral será trasladado a las Juntas Generales para su tramitación parlamentaria.


TRES GRANDES RETOS


La Norma Foral recogerá "el marco, los fundamentos y las primeras adecuaciones fiscales dirigidas a aquellas empresas, proyectos, inversiones, activos y acciones que sean coherentes con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y afronten los principales retos que afronta Bizkaia en tres frentes: el demográfico, el desarrollo de la actividad económica y el cambio climático.

En materia demográfica, hay que abordar aspectos como el envejecimiento de la población, la igualdad de género, natalidad, migración, sostenibilidad de los programas de pensiones públicos y privados.
En cuanto al desarrollo de la actividad económica, los elementos centrales son la innovación, el emprendimiento, atracción de empresas y talento, movilidad, dependencia del sector de la energía y la búsqueda de un nuevo futuro para las empresas industriales.

Finalmente, en relación al cambio climático, los aspectos sujetos a posibles tratos fiscales diferenciados podrían estar relacionados con temáticas como la recuperación de aguas y ríos, el bienestar social, la recuperación de zonas degradadas, reducción de la huella climática o la reorientación de la economía liderando la transición energética.
Unai Rementeria ha destacado que para abordar el proceso de transformación del sistema tributario de Bizkaia, "se hace preciso definir las bases" que permitan, en un escenario de "seguridad jurídica" y, con vocación de transformación económica y social, "determinar" qué empresas, proyectos, inversiones o acciones "son coherentes" con los objetivos de desarrollo sostenible.

En su intervención, Mariana Mazzacato ha afirmado que "la política fiscal como una de las mejores herramientas de que disponen los gobiernos para incentivar que las empresas se involucren en el camino hacia la sostenibilidad, premiando a los que ayuden a ir en esa dirección".

La norma foral que se somete a procedimiento de consulta pública previa tiene como objetivos establecer los requisitos que deben cumplirse para ser merecedores del nuevo tratamiento fiscal, fijar las condiciones en donde se acreditará el cumplimiento de esos requisitos y, finalmente, establecer las primeras medidas fiscales y el marco y las bases para que las próximas modificaciones que se realicen en el sistema tributario de Bizkaia sean "coherentes" con la nueva estrategia de desarrollo sostenible.


REFORMA FISCAL


En ese sentido, y a preguntas de los medios, tanto Rementeria como Iruarrizaga, ha confirmado que esta modificación fiscal es "independiente" de la reforma fiscal prevista para este año que ha tenido que ser aplazada por la pandemia y que se abordará cuando la situación lo permita" y a posteriori de esta norma foral.
En todo caso, han precisado ambos, "en ningún caso se trata de una modificación de la tributación, ya que eso se haría con posterioridad, sino de una "adecuación de criterios".

"Ahora estamos definiendo las líneas generales para los requisitos que habrá que cumplir para tener derecho a ese trato fiscal diferencial y estableciendo un marco para que los contribuyentes sepan qué ventajas o qué premios tendrán por alinearse con los objetivos de desarrollo sostenible", ha remarcado Rementeria, quien ha aclarado que estos beneficios se aplicarán en todos los tributos donde la Diputación de Bizkaia tiene "capacidad normativa".