Dudas sobre Muniain por una leve cojera

El capitán del Athletic mostró una cojera a la llegada al hotel de concentración de Sevilla

15.04.2021 | 21:08
Momento en el que la expedición del Athletic deja las instalaciones de Lezama e Iker Muniain en la llegada al hotel de Sevilla.

El Athletic, con la final de Copa contra el Barcelona a un día vista y con Yeray Álvarez y Yuri Berchiche finalmente a bordo, descansa ya en Sevilla, donde completará esta tarde su último entrenamiento previo a la trascendental cita ante el conjunto blaugrana. La sesión que dirigirá Marcelino García Toral en La Cartuja está programada a las 20.00 horas después de que el grupo se ejercitara ayer jueves en Lezama en horario matutino antes de poner rumbo a la capital hispalense por la tarde en medio de una marcada tranquilidad, la cual solo se vio alterada en términos positivos por el pasillo realizado en el interior de las instalaciones por los jugadores y jugadoras de las categorías inferiores del club.



Sin la presencia de aficionados, más allá de medio centenar de personas que se dieron cita en la rotonda principal de Lezama, por la cual no pasaron los dos autobuses del equipo al desviarse a la altura del Jantoki camino al aeropuerto, la estampa que proyectó la factoría rojiblanca durante toda la jornada y, más concretamente cuando los leones salieron de su guarida con destino a Loiu a las 18.05 horas, nada tuvo que ver con la del pasado 1 de abril en vísperas de la primera final copera ante la Real Sociedad. Entonces fueron cientos los aficionados que se congregaron en Lezama para despedir a los jugadores con el correspondiente incumplimiento de las medidas de seguridad establecidas para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

Aglomeraciones del pasado 1 de abril para despedir al Athletic antes de la final de Copa. Fotos: José Mari Martínez


Lo lamentaron las autoridades pertinentes y ayer jueves, dos semanas después, la película fue bien distinta. Sin rastro de las temidas aglomeraciones, el plan diseñado por las instituciones para evitar una repetición de los actos dio sus frutos. El secretismo en torno al horario en el que la expedición bilbaina iba a salir de Lezama para desplazarse hasta el aeropuerto, el fuerte operativo llevado a cabo por la Ertzaintza desde el mediodía en las inmediaciones de Lezama, primero, y más tarde en Loiu, unido al firme mensaje del Departamento de Seguridad del Gobierno vasco de no desplazarse hasta las instalaciones rojiblancas, ni hasta el propio aeropuerto, tuvieron el efecto deseado a modo de disuasión.

Controles para blindar Lezama y Loiu en la salida del Athletic. Fotos: Oskar González y Juan Lazkano

Hubo cortes de carretera, prohibición de entrar en Lezama a personas que no fueran vecinos del lugar, tuvieran motivos laborales o algún otro tipo de justificación para acceder y a todo ello, además, se unió la predisposición de la Unidad Territorial de Tráfico de Bizkaia a intervenir para impedir caravanas de coches o motocicletas que pudieran acompañar a los autobuses del Athletic hasta el aeropuerto. Quedó blindada, de este modo, una singular y condicionada estampa de Lezama, donde de partida no todos los seguidores que lo hubieran deseado podrían haber acudido debido a los cierres perimetrales en distintos municipios vizcainos.

Los de Marcelino, así las cosas, volaron en la más absoluta intimidad rumbo a Sevilla pasadas las 19.00 horas a la espera de lo que ocurra mañana en Bilbao, donde habrá también controles de la Ertzaintza y de la Policía Municipal para evitar aglomeraciones como las que se registraron en calles como Licenciado Poza en las horas previas a la final contra la Real Sociedad. En ese sentido, la Comisión Técnica del LABI que asesora al lehendakari Iñigo Urkullu emitió una nota en la que llamaba a evitar las reuniones para ver en grupo la cita ante el Barcelona al considerar que los excesos del día de la primera final copera han tenido una "influencia negativa" en el empeoramiento de la situación epidemiológica.

Llegada del Athletic al hotel en Sevilla. Vídeo: Borja Guerrero



¿Cojera de Muniain?


El Athletic, mientras tanto, fija su mirada en el Barça tras llegar al hotel Barceló Sevilla Renacimiento a las 21.00 horas, donde se hospedó también en vísperas de las dos últimas finales. Llamó la atención la leve cojera con la que Iker Muniain completó los pocos metros que separaron el autobús del lugar de concentración. Un caminar un tanto raro que también se pudo apreciar en varios vídeos que circularon por las redes sociales cuando el delantero navarro iba a entrar al aeropuerto de Bilbao. A ver si entrena hoy con normalidad o no.
noticias de deia