El centro del campo del Athletic, la línea donde faltan certezas

El desarrollo de la campaña anterior impide avanzar qué sucederá en la zona ancha, donde la novedad se llama Oier Zarraga

04.08.2021 | 00:14
Dani García, durante el 'stage' de pretemporada del Athletic en Suiza.

EL descarte de Unai López ha sido la noticia de este verano en el centro del campo del Athletic y seguirá coleando en las próximas semanas. Marcelino estima que es prescindible, lo ha dejado claro por activa y por pasiva. El elegido para ocupar su sitio es Oier Zarraga, a quien dada su condición de novedad cabría adjudicarle el cuarto puesto del escalafón, aunque esto habrá que verlo. En principio, le anteceden Dani García, Unai Vencedor y Mikel Vesga, todos asentados en la categoría, siendo la pareja compuesta por los dos primeros la llamada a estrenar la competición, según se deduce de la alineación utilizada en el amistoso más reciente.

El entrenador aprovechó el viaje a Berlín para mostrar algunas de sus preferencias. Había varias bajas por diferentes motivos, pero todos los centrocampistas estaban disponibles y fueron Dani García y Vencedor quienes gozaron de la titularidad. Dani García se mantuvo sobre el césped hasta el minuto 71. Junto al central Vivian fue quien más jugó, aparte del portero Agirrezabala, el único que completó el ensayo. Las sustituciones realizadas en la línea de medios dan una idea de por dónde pueden ir los tiros durante la temporada: Vencedor dejó su puesto a Zarraga en el descanso, mientras que a Vesga le quedaron los veinte minutos finales para dejarse ver.

Aunque es posible que se dé cualquier combinación entre estos cuatro hombres, la idea de Marcelino va de encomendar a los dos veteranos la faceta más defensiva del trabajo, mientras que los jóvenes tendrían un mayor peso en la distribución y permiso para proyectarse en ataque. Simplificando mucho, estos serían los papeles a desarrollar; en la práctica ocurre que en una línea compuesta solo por dos elementos, pese a la proximidad física de los interiores, les toca hacer de todo: contener y generar fútbol.

Al respecto de lo anterior, conviene recordar las estadísticas de la pasada temporada. Resulta que los cuatro medios se repartieron los minutos sin que hubiese diferencias apreciables. Pudo dar la sensación de que eran intercambiables. Dani García lideró el ranking de participación, pero tuvo 36 partidos y 27 titularidades y Vesga, el segundo con más minutos, intervino en 39 partidos y fue titular en 24 ocasiones. A escasa distancia terminó Vencedor, con 35 partidos y 24 titularidades y algo más alejado Unai López, con 32 y 18.

Estos datos, reflejo de una fuerte competencia, se dieron porque Gaizka Garitano y Marcelino insistieron en alternar las piezas, las mezclaron sin parar. De hecho, solo hubo un dúo que nunca coincidió de salida, el formado por Vencedor y Unai López, pero el resto de las posibilidades cubrió un buen número de compromisos, a veces desde el minuto cero y a veces como resultado de cambios efectuados sobre la marcha.

Por supuesto que hubo lesiones y sanciones que influyeron en las cifras de cada cual, pero en ninguna otra zona del campo se asistió a un baile de nombres tan movido como en el círculo central atendiendo a criterios técnicos. En la zaga, las bandas o el ataque no faltó movimiento, pero normalmente provocado por problemas de índole física o la densidad del calendario. Será cuestión de ver si esta inercia persiste en el futuro o si algún centrocampista eleva su protagonismo y se hace indiscutible. Privilegio que aún no han conocido Vencedor o Vesga, sí Dani García, quien afronta su cuarto año en el equipo. El ex del Eibar, por ejemplo, fue titular en 37 partidos en la 2019-20, lo que le aupó al cuarto puesto de la plantilla en minutos, con mil más que los sumados antes de este verano.

PERFILES
 

Por características, Dani García es el mejor dotado para actuar como medio de cierre, impresión que sin duda comparte Marcelino. Tiende a ser más estático que los demás, suele hacer una correcta lectura del juego, es fiable posicionalmente y posee sólidos recursos para la disputa y el robo. Tampoco es que Vencedor y Vesga sobresalgan por su movilidad, aunque cubren mucho terreno son más bien lentos en el desplazamiento y aseguran mucho el pase. Si al primero le cuesta asomar allí donde se gestan las acciones de peligro o romper líneas enemigas con sus servicios, estos dos no suelen prodigarse en exceso para acompañar los avances. De ahí que la producción goleadora del trío sea inexistente o que sus pases de gol sean muy esporádicos.

Para este tipo de funciones el que mejor se arregla es Unai López con diferencia, pero agua pasada no mueve molino. El recién incorporado Zarraga se perfila por tanto como el contrapunto a sus compañeros en la zona ancha. En su repertorio figura el remate y el centro profundo, así como la llegada arriba porque es capaz de recorrer con celeridad muchos metros de ida y de vuelta. Es un medio centro de perfil más creativo que incluso puede ubicarse más tirado al costado derecho, una opción que la rigidez táctica de Marcelino quizá no contempla. Esta cuestión también afecta a Oihan Sancet, quien agradecería partir de más atrás y no ejercer de segunda punta, pero bueno.

Dani García y Vencedor parten como la apuesta inicial de Marcelino, mientras que Vesga y Zarraga relevarían a cada uno de ellos


noticias de deia