Casi un 3% más de aprobados el curso del confinamiento

Euskadi es la comunidad donde menos aumentó esta tasa porque no se promocionó al alumnado de forma generalizada

13.03.2021 | 00:45
Los pupitres quedaron vacíos en marzo de 2020.

El pasado curso escolar, marcado por el confinamiento, la tasa de aprobados en ESO y Bachiller aumentó casi un 3% en Euskadi. Este incremento fue el más bajo de los registrados en todo el Estado, ya que en la CAV "el porcentaje de promocionados siempre es alto y se rechazó conceder un aprobado general como propuso el Ministerio", explican fuentes del Departamento de Educación.

En segundo de Bachillerato, por ejemplo, el porcentaje de aprobados aumentó hasta 10 puntos de media en el Estado, mientras que en Euskadi se incrementó un 3,5%. "Ha habido comunidades autónomas donde la tasa se ha disparado porque han aprobado a todos prácticamente. Aquí nos mostramos contrarios porque los dos primeros trimestres fueron presenciales y considerábamos que los centros tenían que analizar la evolución de cada alumno y alumna y evaluar en base a su criterio profesional", señalan desde Educación. Eso sí, teniendo en cuenta que "la última evaluación solo podía servir para subir nota y nadie iba a repetir curso por hacerla mal", si había superado las dos anteriores.

"La repetición es ineficaz" 

Pese a tener una tasa de repetición de las más bajas del Estado, Lurdes Imaz, coordinadora de Ehige, señala que "en la ESO dobla la media de los países de la OCDE" y aboga por su reducción porque "la evidencia científica ha demostrado que es ineficaz". Además, añade, "el perfil del alumnado repetidor está relacionado con el origen y la renta, por lo que es un tema que debe abordar seriamente nuestro sistema educativo si queremos que garantice la igualdad de oportunidades de todo el alumnado".

Por su parte, Iñigo Salaberria, presidente de Heize, quien también pone en cuestión "el posible efecto compensador" que las repeticiones tienen en los estudiantes, considera que "hay que mejorar todos los procesos que afectan al éxito del alumnado: formación inicial y continua del profesorado, menor peso burocrático administrativo para que los equipos directivos ejerzan la función de liderazgo pedagógico en sus centros, mejora de los espacios e infraestructuras educativas, racionalizar el curriculum...".