El tabú de la Guerra Civil en Durango

Se cumplen 85 años del día en el que los vecinos durangueses perdieron la democracia y los militares sublevados violaron a mujeres y hombres

01.05.2022 | 00:36
El puente que unía Iurreta y Durango sobre el Ibaizabal.

El 28 de abril de 1937, los leales al golpe de Estado militar del 18 de julio de 1936 contra la Segunda República ocuparon el pueblo de Durango que jornadas antes había sufrido el bombardeado fascista el 31 de marzo y el 2 y 4 de abril. Los fascistas entraron hoy hace justos 85 años «a las siete y cinco de la tarde» –según El Diario Vasco del 29 de abril de 1937– en el mismo sentido que lo hicieron los aviones por Kurutziaga hacia la iglesia de Santa María. Según investigaciones de la metaperiodista Maria Gorosarri, aquellos sublevados violaron a mujeres, hombres, niñas y niños. "Es un tabú", calificaba la autora del libro No lloréis, lo que tenéis que hacer es no olvidarnos.

Un artículo del corresponsal de guerra el sudafricano George L. Steer en el diario The New York Times relata la entrada de los antidemocráticos que ocuparon Durango dos días después del bombardeo contra Gernika y pueblos anejos. El periodista dejó escrito para la historia que los republicanos recibieron la orden de retirarse a las 17.00 horas del día anterior, después de estar toda la noche lanzando bombas con cañones desde el cementerio de la villa. "Fue una batalla casa por casa", detalló.

El periódico La voz de España –según copia que conserva el Archivo Municipal de Durango– publicó el jueves 29 de abril de 1937 el siguiente titular: "Nuestras tropas entraron al asalto en la ciudad de Durango". Otro título complementario fue: "En la república de Euzkadi es delito hablar en vascuence", texto escrito por un redactor que firmaba como Jacinto Aizpurúa en el que aportaba "más detalles de la ocupación de Durango y de otros pueblos en el frente de Vizcaya".

La entrada del Tercio Montejurra por Kurutziaga deparó más dolor. "A partir de entonces asesinaron, fusilaron e hicieron desaparecer a centenares de personas; violaron a hombres, mujeres, niños y niñas; impusieron la religión católica; robaron casas y tierras; humillaron, encarcelaron y esclavizaron a los presos a trabajos forzados; sacaron a los niños y, especialmente, niñas de la escuela...", según datos de la asociación memorialista Durango 1936 Kultur Elkartea. El libro No lloréis, lo que tenéis que hacer es no olvidarnos recoge el dato de las violaciones. Las mujeres sufrieron violaciones por parte de algunos de aquellos carlistas, requetés... Estos afectos al fascismo –aunque se ha intentado ocultar–, además, abusaron sexualmente de varones, tanto de niños como de hombres, según sacó a la luz la metaperiodista durangarra Maria Gorosarri: "La violación a hombres es el mayor tabú de la historia y en Durango también se dio", afirmaba quien estrena ahora el ensayo titulado Contra la banalización del feminismo (Elkar, 2021).

Tras la ocupación de la villa, y para el recuerdo de esta fecha, los facciosos cambiaron el nombre de la plaza de Pinondo y la denominaron 28 de abril, como informa José Ángel Orobio-Urrutia, archivero municipal de Durango jubilado. El semanario donostiarra y fascista Fotos publicó el 1 de mayo de 1937 un texto y fotografías de la entrada de los facciosos a Durango. "Al entrar en Durango, nuestros soldados encontraron las iglesias destrozadas, las casas y los comercios saqueados por los rojos antes de huir", mentían. El diario jeltzale Eguna, por su parte, conocida la situación, enviaba ánimos a los gudaris que habían hecho frente a los fascistas.

El diario gráfico independiente Odiel abría portada con el siguiente titular: "Durango, la ciudad más importante de Vizcaya después de Bilbao, ha vuelto desde ayer a ser española". Es decir, la villa perdía la democracia legítima.

Páginas de publicaciones sobre la ocupación de Durango.

El semanario Fotos hizo ya famoso su "España entra en Durango" que publicó el 1 de mayo de 1937. Unidad, por su parte, abrió bajo el logo de los yugos y las flechas "De la triunfal reconquista de Vizcaya: Durango y Guernica". La publicación Guión valoraba que "Diez y siete pueblos cayeron ayer ante las glorias armas del general Mola". En un subtítulo interior aseguraban que "entre las importantísimas posiciones tomadas está Durango, en cuya población ofrecieron los rojo-separatistas dura resistencia".

El Diario Vasco tituló bajo el "Saludo a Franco: ¡¡Arriba España!!" y "Ayer entraron nuestras invencibles tropas en Durango y Lequeitio". También fueron "liberados otros pueblos como Yurreta". La anteiglesia de Iurreta en aquel tiempo estaba anexionada a Durango.

los carlistas lo recuerdan

A día de hoy la web requetes.com aún evocan "con gloria" este capítulo de la historia. Comienza de la siguiente forma: "Salió el Tercio de Pamplona el 28 de julio de 1936 integrado por voluntarios procedentes de Pamplona, Estella, Artajona, Olite, Tudela y Aoiz". En Oiartzun, valoraban, recibieron su bautismo de fuego. Proseguían los del Montejurra sus "victoriosos avances" por Irun y Errenteria hasta entrar en Donostia el día 13 de septiembre de 1936. Ocupada la capital guipuzcoana, "conquistaron las localidades de Beasaín, Azcoitia y Placencia, en cuyas inmediaciones permanece atrincherada la unidad los seis meses que dura el parón del Norte, desde octubre hasta abril del siguiente año".

El tercio entra en Bizkaia por el sur, según detallan, hasta converger con otros "tercios hermanos de requetés navarros en Durango, que cae el 28 de abril. Sería esta población vizcaína la que regalase una preciosa bandera. Mientras otras fuerzas combatientes se dirigen en pos de conquistar Bilbao, el Tercio de Montejurra prosigue su avance hacia Bizcargui, Peñas de Zugastieta, Gorocica, Amorebieta, Múgica, combatiendo en abril en las inmediaciones de los montes Urcullu y Bizcargui y conquistando San Pedro de Galdames", términos escritos como en el texto original.

Aquel doloroso 28 de abril de 1937, los milicianos y gudaris en su retirada volaron el puente que unía Iurreta y Durango con el objetivo de ganar tiempo y así prepararse en el frente zornotzarra de Euba contra el enemigo. Los soldados del cubano Mola entraron a Durango por Berezigane en Iurreta y Traña-Matiena (Abadiño). La película Frente Vizcaya. 18 de Julio muestra aquella acción.

Los afectos al fascismo abusaron sexualmente de mujeres y de varones, tanto de niños como de hombres, cuando ocuparon Durango

Los milicanos y gudaris en su retirada volaron el puente que unía Iurreta y Durango con el objetivo de ganar tiempo y prepararse


noticias de deia