Debate en DEIA en streaming sobre el futuro del sector de la automoción

La jornada con referentes del sector en Bizkaia se ha ofrecido en directo a través del canal de Youtube de Deia

24.11.2020 | 15:40
Jornada Deia Automobile

El complicado presente y el incierto futuro de la automoción han sido objeto de minucioso análisis en la VI Jornada Deia del Automóvil, patrocinada por el Ayuntamiento de Bilbao, que se ha desarrolado en formato virtual hoy y que ha podido seguirse en streaming en el canal de Youtube de DEIA.


En la cita exponen su visión cinco cualificados profesionales del sector: Manuel Terroba, presidente de BMW Group; Marta Blázquez, vicepresidenta ejecutiva de la asociación española de concesionarios FACONAUTO; Eduardo Divar, director general de Kia Motors Iberia; Alberto de Aza, CEO de Fiat Chrysler Automobiles; y Fidel Jiménez de Parga, director general de Škoda.


OCHO MESES DESPUÉS


Es el mismo cartel de expertos que iban a protagonizar, el pasado 12 de marzo, la edición presencial de la Jornada, suspendida en última instancia por la declaración del estado de emergencia sanitaria.

Ocho meses después, DEIA recupera el proyecto, que reorienta su enfoque para evaluar cómo y cuánto ha cambiado el panorama del mundo del motor en este tiempo.

Los cinco ponentes han ofrecido su diagnóstico de la situación, han expuesto las medidas que consideran precisas para retornar la senda del crecimiento y debatirán sobre los temas candentes que afectan al sector. Este ocupa el mismo escenario de toda la vida, aunque el decorado ha variado de modo sustancial por culpa de un virus descontrolado y democráticamente letal.

Su azote ha provocado un cambio en la jerarquía de las prioridades, llevando los mercados al borde de una parálisis sin precedentes justo cuando se empezaba a pensar en la recuperación. Ahora sabemos que esta solo llegará cuando la vacuna trascienda de los grandes titulares a los más modestos ambulatorios.

Mientras tanto, todos los agentes implicados en el gremio del automóvil (fabricantes, distribuidores, proveedores, servicios...) se saben condenados a la incertidumbre de toda la vida, obligados a capear el temporal en un mercado que cerrará el ejercicio 2020 con un descenso de ventas próximo al 38%."