ÁLAVA | PATRIMONIO HISTÓRICO

Historia escrita en cada piedra

Arabako historia eta iragana agerian uzten dituzten bideak, bidezidorrak eta kaleak zeharkatuz galtzea. Lurralde honetan bizi izan ziren arbasoen bizitza, euren eraikin erlijioso, zibil edo militarretan erakusten da. Beren hormen artean kultura, artea eta tradizioak ezkutatzen dituzten agertokiak dira

03.07.2020 | 22:26
Historia escrita en cada piedra

Las losas de Elizmendi

VALLE DE ARANA - Elizmendi es la única ermita que aún permanece en pie de las siete con las que llegó a contar, en el siglo XVI, la localidad de Kontrasta. La principal singularidad de este pequeño templo religioso es que fue construido parcialmente con lápidas de una necrópolis romana. Y aunque se trata de una ermita románica, el edificio actual es de cronología predominante posmedieval. Su planta es rectangular, y cuenta con ábside de forma semicircular y una sacristía adosada al brazo izquierdo del tramo frontal. La cubierta es de dos vertientes; en la parte de la nave es plana, y en la cabecera dispone de bóveda de horno, con arco triunfal sin ninguna ornamentación. En cuanto al interior, destaca el retablo mayor barroco, que alberga la imagen de una Virgen del siglo XVI, mientras que en los laterales se muestran las imágenes de San Juan y San Adrián. - S.M.

La vida de los pobladores de Henaio

ALEGRÍA-DULANTZI - El Castro de Henaio fue el emplazamiento de un poblado fortificado que se asentó en una colina cercana a la localidad de Alegría-Dulan-zi durante la Edad del Bronce Final y que se mantuvo activo durante toda la Edad de Hierro (entre los años 840 y 100 a.C). Allí vivieron varias generaciones de gentes de origen centroeuropeo y celtibérico y fue descubierto gracias a excavaciones arqueológicas que, hoy en día, se pueden visitar. Paneles explican la forma de vida de los habitantes del castro y dos casas a tamaño natural muestran la construcción y el ambiente interior de las viviendas . - S.M.

Markinez, de la sencilla ermita a sus cuevas

BERNEDO - Markinez, una pequeña población perteneciente al Ayuntamiento de Bernedo, presenta dos lugares de interés cultural e histórico separados por escasa distancia y que pueden ser visitados de manera consecutiva: la ermita de San Juan, templo románico levantado en el siglo XIII, y varias cuevas artificiales que sirvieron de hogar a personas en los primeros siglos de nuestra era. La ermita de San Juan, declarada Bien de Interés Cultural, se encuentra muy próxima al pueblo de Markinez, y su acceso está convenientemente señalizado junto a la carretera que une esta localidad con Arlucea. Se trata de una pequeña iglesia románica de transición al gótico que destaca por sus arcos de medio punto y la decoración de ajedrezado. Su año de construcción, 1226, ha quedado datadi para la historia gracias a una inscripción realizada en una lápida de la fachada principal. Y muy cerca de este templo, horadadas en las peñas Askana y Larrea, se localizan unas cuevas artificiales excavadas en el siglo V y que sirvieron de morada a eremitas. Así ha quedado reflejado en relieves tallados como los existentes en la cueva de Santa Leocadia: una mujer montada sobre un caballo que representa a la diosa Epona y un hombre de pie que muestra a uno de sus fieles orando. Estas figuras, protegidas por una verja metálica, fueron modeladas antes de la cristianización del lugar, en los últimos momentos del Imperio Romano de Occidente. - S.M.

Fiesta y devocación se unen en Armentia y Estíbaliz

ARMENTIA- Uno de los templos románicos más emblemáticos de Álava, ubicado a solo 3 kilómetros del centro de Vitoria-Gasteiz, es la Basílica de San Prudencio de Armentia que llegó a ser el centro espiritual más importante del territorio durante la edad Media. La actual edificación es románica, del siglo XII, pero su estructura original quedó en gran parte alterada tras una gran reforma llevada a cabo en el siglo XVIII. El edificio cuenta con una planta de cruz latina, una nave crucero y cabecera con ábside semicircular. El templo y sus campas exteriores acogen cada 28 de abril una importante romería en honor a San Prudencio, patrón de la provincia. A pocos kilómetros, en la localidad de Argandoña, se alza el Santuario de Nuestra señora de Estíbaliz que fue levantado en el siglo XI y es una verdadera joya del arte románico. Aunque destruido en parte por la acción del tiempo y de diferentes conflictos bélicos, el templo destaca por su sencilla planta coronada por tres ábsides, sus columnas embellecidas por curiosos capiteles historiados, la pila bautismal y su frontal de piedra del altar del Cristo. Y su acceso es denominado Puerta Speciosa o puerta preciosa, por sus relieves y esculturas. - S.M.

Digna catedral en Tuesta

TUESTA - En el pequeño pueblo de Tuesta se encuentra la que se ha denominado como la Catedral de Valdegovía, una hermosa iglesia, en honor a Nuestra Señora de la Asunción. Construida en el siglo XIII, en la transición del románico al gótico, a lo largo del tiempo se le fueron añadiendo elementos, como las capillas, la torre o el retablo mayor. La portada está formada por el conjunto de arquivoltas historiadas más rico de Álava compuesto por una ornamentación que desarrolla y retrata una serie de ángeles y humanos, fieras y monstruos, aves y vegetales, en múltiples escenas. La iglesia fue Declarada Monumento Histórico-Artístico en 1932 . - S.M.

Vestigios del linaje Murga

MURGA- Situada en el corazón del Valle de Ayala, la imponente Torre de Murga fue construida en el año 1272, en la margen derecha del río Izoria, por orden de Juan Sánchez de Murga, fundador del linaje. La edificación, de mampostería regularizada, se concibió como una atalaya de táctica militar y muestra de ello son sus más de 11 metros de altura. Se cree que en sus inicios tuvo cuatro o cinco plantas y al primer piso se accedía a través de un patín de madera desmontable. Actualmente, la torre está parcialmente oculta por un palacio, construido en el siglo XVI, que la envuelve por tres de sus cuatro lados. Estos nobles edificios se enmarcan en un entorno natural excepcional; amplias praderas y bosques de robles autóctonos que han sido testigos del paso del tiempo manteniendo intacta la autenticidad de este bello paraje del Valle de Ayala. Y muy cerca, se encuentra la iglesia de San Juan cuyo patronato perteneció al mismo linaje. - S.M.

Tras las murallas de Laguardia

LAGUARDIA - Denominada originariamente con el nombre de La Guarda de Navarra, la villa de Laguardia es uno de los núcleos medievales de Euskadi que mejor conserva su trazado, urbanismo y monumentalidad. Cuenta la tradición que el rey navarro Sancho Abarca levantó en ese lugar, a comienzos del siglo X, un castillo para guardar y defender el sur del Reino de Navarra y, a partir de ahí, su desarrollo y crecimiento fue constante. En 1164 alcanzó el rango de villa, en el siglo XIII fue protegida por Sancho VII, el Fuerte, con una gran muralla que hoy en día se conserva perfectamente restaurada y es una de sus señas de identidad. A lo largo de toda la Edad Media y como consecuencia de las luchas entre castellanos y navarros, Laguardia cambió repetidamente de dueño. De hecho, 1461 pasó a poder de Castilla y en 1486 Laguardia y sus aldeas se incorporaron a la provincia de Álava y sus Hermandades. Hoy en día, la localidad conserva su trazado medieval compuesto por tres calles principales, estrechas y alargadas que se unen entre sí por plazas y callejas. Todo el conjunto queda ceñido por la vieja muralla que aún mantiene varios torreones y las cinco puertas de acceso al pueblo. Y el subsuelo se encuentra horadado por bodegas o cuevas familiares . - S.M.

El laberinto de la cueva de Mari

ZIGOITIA- En pleno Parque Natural de Gorbeia se encuentra uno de los tesoros mejor guardados del subsuelo de Euskadi: la Cueva de Mairuelegorreta. El enclave pertenece al término municipal de Zigoitia, situado a tan solo 14 kilómetros de distancia de la capital alavesa. Se trata de un bellísimo laberinto de cavernas de 12 kilómetros de desarrollo que puede convertir un día normal en la mejor de las aventuras. Eso sí, para adentrarse en su interior es necesario un permiso y hacerlo con un guía especializado, pero el visitante tiene la opción de dar un paseo de forma autónoma hasta su boca principal por un paraje de singular belleza.

Una verja protege actualmente el acceso a una cueva que acaba alcanzando los 215 metros de profundidad, en los que las corrientes de agua han excavado hasta 5 niveles diferentes. Las galerías más conocidas son La Capilla, el Zarpazo, Peña Grande o el Pozo del Diablo. Destaca la gran sala existente a 300 metros de la entrada que puede acoger a mil personas y donde se celebra un festival de folk. La vinculación de las Cuevas de Mairuelegorreta con la mitología vasca queda reflejado en su propio nombre (Mairu=Mari). Es, por ello, que se considera una de las dos moradas de la gran diosa y algunas leyendas dicen que esconde un gran tesoro dentro de una piel de buey. - S.M.

Nuestra Señora de Oro

VALLE DE ZUIA - A unos 3,5 km de Murgia, enclavado en la cumbre rocosa del monte que lleva su nombre, aparece ante los ojos la figura del Santuario de Nuestra Señora de Oro. Su emplazamiento, a 850 metros de altitud sobre el nivel de mal, otorga al visitante el privilegio de disfrutar con tranquilidad del esplendor de un entorno natural de arboledas, de hayas y robles y divisar los 13 pueblos que componen el valle de Zuia. Las primeras referencias escritas del templo religioso erigido en esta cima datan de 1138 y rinde culto a la Virgen del Oro a la que se le atribuye el don de calmar los dolores de cabeza y que se encuentra representada en el interior a través de una talla de madera del siglo XII de estilo románico. La edificación que la custodia destaca por sus grandes dimensiones, un complejo que además del pórtico, la iglesia, la sacristía y la espadaña, cuenta también con acogedores refugios, bar y comedores. - S.M.

Gótico a través del pincel

LLANADA ALAVESA- En el interior de la Llanada Alavesa, lugar de paso para muchos peregrinos europeos, fueron construidos pequeños templos que esconden en su interior lienzos en piedra como las pinturas góticas de las iglesias de Gazeo y Alaitza. El primero de ellos, de estilo románico, está dedicado a San Martín de Tours y cuenta con unas espléndidas pinturas murales del siglo XIV que fueron descubiertas en 1967 al retirar el retablo mayor. Muy cerca está la iglesia de Santa María de la Asunción, del siglo XIII. Sus pinturas rojizas son menos elaboradas, pero más sorprendentes, ya que recrean escenas bélicas que podrían corresponder a conflictos del siglo XVI. - S.M.

La joya de Santa Lucía

LAUDIO - El Santuario de Santa María del Yermo se localiza a unos 500 metros de altitud sobre el nivel del mar, en la ladera del monte Kamaraka, en un promontorio rocoso Ilamado Torrontegieta. Esta bella zona rural del municipio de Laudio es conocida popularmente con el nombre de Santa Lucía, por la devoción a la santa titular de una ermita anexa al santuario. Se trata de una construcción del siglo XV en un estilo gótico vascongado avanzado y del complejo destacan su pórtico, las tallas y pinturas de su retablo y la torre campanario que recuerda a los campaniles italianos. El interior del santuario y su entorno más próximo están siendo objeto de prospecciones arqueológicas que han evidenciado la existencia de templos anteriores y antiguos asentamientos humanos. - S.M.

La fortaleza de los Varona

VILLANAÑE - La Torre-Palacio de los Varona es la única fortaleza de Álava que conserva su foso y uno de los conjuntos fortificados mejor conservados de la provincia. El complejo, Monumento Nacional y Conjunto Histórico Artístico, sigue estando habitado por descendientes directos de la familia desde el siglo XII. El edificio consta de tres periodos arquitectónicos. Inicialmente había una torre de madera que desapareció tras un incendio y fue sustituida en el siglo XIV por la actual torre estilo castellano señorial, mientras que el Palacio gótico renacentista se añadió un siglo después. El visitante puede deleitarse viendo objetos de los siglos XV al XX como camas con dosel, alacenas con vajilla de la Cartuja de Sevilla y cristalería de Bohemia, librerías con verdaderos incunables o pianos verticales de Londres. - S.M.