MOTOGP

'El Diablo' hace de Assen un infierno

Fabio Quartararo vence sin oposición en 'La Catedral' y alcanza el parón vacacional con 34 puntos de ventaja en el liderato de MotoGP. Maverick Viñales, segundo, y Joan Mir, tercero, completaron el podio de los Países Bajos

27.06.2021 | 15:54
Fabio Quartararo, en el podio del circuito de Assen junto a Maverick Viñales y Joan Mir

Fabio Quartararo alcanza las vacaciones en plenitud. El francés no encontró rivales en el Gran Premio de los Países Bajos, donde los pronósticos se cumplieron y las Yamahas coparon la clasificación, con Maverick Viñales en segunda posición, pero sin capacidad de plantear oposición a su compañero de equipo. El Diablo hizo de Assen, La Catedral del motociclismo, un infierno para firmar su cuarta victoria del curso –sexto podio en nueve carreras– y llegar al parón veraniego con 34 puntos de ventaja sobre Johann Zarco, que fue cuarto.

Se auguraba un duelo entre Quartararo y Viñales, pero a este segundo, que era el poleman, la salida le condenó por enésima vez. "No sé lo que me ha pasado con el embrague, parecía que estaba quemado", dijo Viñales, que perdió plazas y se vio bloqueado, a pesar de tener un ritmo parecido al del francés.

Pecco Bagnaia reaccionó temprano y asaltó el liderato a fin de detener al impetuoso Quartararo. Ambos se disputaron la primera posición, hasta que en la vuelta 6 Quartararo se alzó en cabeza para poner pies en polvorosa. El Diablo estableció un ritmo de medio segundo más rápido que Bagnaia. Rodó así durante seis vueltas para marcar una ventaja de 3 segundos, una brecha insalvable.

Bagnaia era un tapón. Frenó al grupo hasta que en la vuelta 14 recibió una penalización por excederse de los límites de la pista. El italiano completó un long lap penalty y Viñales, por fin, pudo avanzar con pista libre en un circuito poco propicio para los adelantamientos. La diferencia de 4 segundos con respecto a Quartararo se antojaba irrecuperable. Viñales detuvo la hemorragia ocasionada por su compañero, pero era demasiado tarde como presentar batalla por la victoria. El de Roses demostró tener ritmo, pero la discreta salida, en donde descendió hasta la quinta plaza, mermó sus aspiraciones. Su rostro era de malestar por la segunda plaza en un día en el que las informaciones apuntaban a que ha solicitado abandonar Yamaha para cambiar de equipo en 2022. En Aprilia ya le abren las puertas.

La solidez de Quartararo contrastó con sus declaraciones. "La verdad es que este día ha sido duro. Me costaba mucho adelantar a Pecco. Además, he tenido dificultades con el brazo derecho", expresó. Al francés le visitaron los fantasmas del pasado. Esta temporada ya había cedido dos victorias por causas inhabituales, una tras una sobrecarga en un antebrazo y otra por problemas con la cremallera del mono. "En la última parte de la carrera iba un poco asustado, pero he logrado mantener la diferencia", celebró el galo, que amasa una ventaja considerable en el Mundial.

Tal fue la superioridad de los pilotos oficiales de Yamaha, que Joan Mir acreditó así su tercer puesto: "No podía pedirle más a esta carrera". El vigente campeón aplaudió la llegada del parón. "Quiero dejar esta primera parte de la temporada, en la que hemos sufrido más de lo esperado", declaró frustrado.

Marc Márquez finalizó séptimo tras partir desde la posición más retrasada de su trayectoria en MotoGP, la vigésima pintura. En la primera vuelta ganó ocho puestos, pero las dos caídas del fin de semana le pasaron factura. La falta de confianza por los problemas con el control de tracción de la Honda no invitaba a excesos.

En el apartado de caídas destacar las Jack Miller y Valentino Rossi. Para este último fue un palo especial, ya que anunció que después de las vacaciones comunicaría su decisión de si seguir compitiendo o colgar el mono. La memoria reciente no ayudará en el plano motivacional. Álex Rins, por su parte, visitó la grava, sin caída, y perdió todas sus opciones a pesar de rodar a ritmo de podio. Miguel Oliveira, el piloto que más puntos había sumado en las tres carreras anteriores, fue quinto, por detrás de Zarco, quien sigue cediendo en el debate por el título tras visitar el infierno que El Diablo hizo de Assen.

MotoGP encara el parón veraniego, cuando restan doce pruebas para la conclusión. El campeonato se reanudará el 8 de agosto, con el Gran Premio de Estiria.

noticias de deia