Alonso y Sainz estrenan sus nuevos proyectos en el Mundial más largo de la historia

Un total de 23 carreras componen el campeonato este año, que prescinde de su tradicional inicio en Australia

25.03.2021 | 18:27
El Circuito Internacional de Baréin acoge la primera carrera del Mundial de F1.

La temporada 2020 de la Fórmula 1, la última antes de que la normativa experimente una esperada revolución, arrancará este viernes con el Gran Premio de Baréin, donde el británico Lewis Hamilton (Mercedes) empezará a defender su trono y Fernando Alonso (Alpine) y Carlos Sainz (Ferrari) estrenarán sus nuevos proyectos.

Las 23 carreras del nuevo Mundial de F1, el más largo en la historia de la competición, esquivan el tradicional estreno de cada año en Australia debido a la pandemia y arrancan en el Circuito Internacional de Baréin, más conocido como Shakir.

Será en este escenario donde empezarán a resolverse las primeras incógnitas de una temporada extraña, la primera tras el incierto 2020 provocado por el coronavirus y la última de la actual competición antes de que la normativa sufra una completa revolución en 2022.

Con pocas novedades a nivel técnico, a nivel humano la gran noticia lleva el nombre de Fernando Alonso, que vuelve al 'Gran Circo' después de dos años en los que se ha curtido en diversas competiciones y a bordo de coches muy diferentes a los que estaba acostumbrado durante casi toda su carrera.

El doble campeón mundial vuelve a su 'casa' de Renault, recién renombrada como Alpine, para vivir su tercera etapa con la escudería Renault, donde vivió sus mayores días de gloria. El asturiano, que cumplirá 40 años el próximo verano, ha dejado claro que mantiene su ambición intacta y sueña con pelear por un tercer título el año que viene. Antes, quiere aspirar a podios en el presente Mundial.

Por su parte, Sainz se estrena en la escudería más ilustre de la F1, la única que ha participado en los 70 años de longevidad de la competición, y lo hace maduro después de cinco años de experiencia vistiendo los monos de Toro Rosso, Renault y McLaren, ninguna con la mística de su nueva prenda roja.

Después de que Ferrari completara en 2020 una de los peores Mundiales de toda su historia, cayendo hasta la sexta posición en el campeonato de constructores, el madrileño quiere colaborar en la resurrección de la 'Scuderia' formando con Charles Leclerc una de las parejas más jóvenes en la historia del equipo.

Hamilton, al acecho de Schumacher


En cuanto al resto de la parrilla, Hamilton, que el año pasado igualó los siete títulos mundiales de Michael Schumacher, se encuentra ante su gran oportunidad de convertirse en el piloto más laureado en solitario dejando atrás al 'Kaiser'.

La escudería Mercedes tuvo problemas de fiabilidad en la escasa pretemporada de tres días, pero aún así sigue siendo unánimemente señalado por todo el 'paddock' como la gran candidata a seguir reinando en el Mundial por octavo curso consecutivo.

Por delante de Valtteri Bottas, que nunca ha sido un auténtico rival por el título en sus tres temporadas en el equipo germano, el inglés a priori tendrá como gran adversario a Max Verstappen (Red Bull), sobre todo después de las buenas sensaciones que dejó su bólido en los test. En principio, estos dos equipos están llamados a pelear por las victorias.

Por detrás, el objetivo de tocar podios es compartido por las propias Ferrari y Alpine junto con otros equipos como McLaren, tercero en el último Mundial y que ha reclutado a Daniel Ricciardo (McLaren), o el nuevo Aston Martin, donde el tetracampeón mundial Sebastian Vettel aspira a renacer.

Además, otro importante foco estará puesto en Mick Schumacher (Haas), quien tras mostrar su calidad en la F2, donde se proclamó campeón, debuta en la F1 contra algunos pilotos que pelearon con su padre sobre el asfalto como Alonso, Hamilton o el también campeón mundial Kimi Raikkonen (Alfa Romeo).

noticias de deia