La paz arancelaria de EE.UU. y la UE alivia las urgencias del acero y los tubos vascos

El acuerdo en torno a la siderurgia y el aluminio favorece a exportadores como Sidenor y Tubos Reunidos

01.11.2021 | 00:53
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ayer domingo, en Roma.

La industria de tubos y la siderurgia vasca van a ser los grandes beneficiados del acuerdo de suspensión de los aranceles del acero y del aluminio anunciado ayerdomingo en Roma, tasas que fueron impuestas por la Administración de Donald Trump en 2018. Trump impuso aranceles del 25% a las importaciones comunitarias de acero y del 10% a las de aluminio. En aquel momento, el Centro de Predicción Económica (Ceprede), calculó que Euskadi sufriría un impacto de unos 40 millones al año, aunque la llegada del coronavirus hizo que las predicciones saltaran por los aires.

En el momento en el que se impusieron los aranceles Euskadi concentraba el 32% de las exportaciones estatales de fundición, hierro y acero a EE.UU.; el 60% de las ventas al país norteamericano de manufacturas de hierro y acero; y el 49% de las de aluminio y sus manufacturas. En total, esas exportaciones de acero y aluminio suponían alrededor de 200 millones de euros al año. La decisión va a suponer un alivio para empresas como Sidenor o Arcelor Mittal –sus plantas de perfiles de Olaberria y Bergara exportaban a EE.UU.– o las dos tuberas alavesas, Tubos Reunidos y Tubacex. En principio, el más beneficiado será Tubos Reunidos, que antes de la pandemia vendía el 46% de sus productos a la primera economía del mundo, para Tubacex tiene una importancia menor, ya que tiene una factoría propia allí.

Tras la suspensión de aranceles, la situación mejora aunque quedará abierta, ya que la UE y Estados Unidos van a negociar un nuevo acuerdo comercial global para abordar el exceso de capacidad mundial de acero y aluminio. Esta suspensión anunciada ayer para el acero y aluminio se suma a la pactada en junio para anular los aranceles a sectores como el aeronáutico y el vitivinícola, que también afectaban a empresas vascas.

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula Von der Leyen, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, celebraron en Roma el acuerdo de suspensión de aranceles mutuos impuestos bajo la administración de Donald Trump, un "gran paso en las relaciones bilaterales", que refuerza la alianza y permite a ambos luchar "contra el cambio climático".

paz arancelaria
 

"EE.UU. no aplicará los aranceles de la sección 232 (de la Ley de Expansión Comercial) y permitirá la importación libre de aranceles de acero y aluminio de la UE en un volumen histórico" –cuya cantidad no fue detallada, aunque la prensa especializada baraja 3,3 millones de toneladas–; mientras que la UE "suspenderá los aranceles relacionados sobre productos estadounidenses", informó la Casa Blanca en una nota.

"Tras esta decisión de Estados Unidos, estoy satisfecha de anunciar que la Comisión propondrá suspender los aranceles que habíamos introducido", aseguró Von der Leyen, durante una comparecencia en la cumbre de líderes del G20 junto al presidente estadounidense. Biden, por su parte, destacó que el acuerdo ayuda a "restablecer los flujos comerciales transatlánticos" y aborda los desafíos compartidos en relación con el cambio climático, al tiempo que garantiza una industria siderúrgica estadounidense fuerte y competitiva durante las próximas décadas, y crea empleos.

"Podemos desechar la idea de que no podemos hacer crecer nuestra economía y apoyar a los trabajadores estadounidenses mientras abordamos la crisis climática. Podemos hacer las tres cosas", argumentó.

El pacto permitirá a ambos negociar un nuevo acuerdo comercial global para abordar el exceso de capacidad mundial de acero y aluminio procedente sobre todo de China, que en los últimos tiempos ha comercializado su acero barato en los mercados internacionales, dirigiéndolo a países como EE.UU., a través de Europa, algo que Washington considera que penalizaba la competitividad de su industria. A partir de ahora, el acero que ingrese a los EE.UU. a través de Europa deberá haber sido producido íntegramente en Europa, una norma conocida como fundido y vertido.

Pero además, se fomentará la protección del medio ambiente, porque, según dijo la Casa Blanca, "el acero y el aluminio fabricados en EE.UU. se producen con muchas menos emisiones que las alternativas más sucias hechas en China".

"Hasta la fecha, las empresas siderúrgicas y los trabajadores estadounidenses no han recibido ningún beneficio por su producción baja en carbono. El acero con bajo contenido de carbono en todos los tipos de producción, y los trabajadores que lo fabrican, serán incentivados y recompensados en el futuro", apuntó. Y se creará un grupo de trabajo técnico encargado de compartir datos relevantes y desarrollar una metodología común para evaluar las emisiones de acero y aluminio comercializados.

"El acuerdo global estará abierto a cualquier país interesado que comparta nuestro compromiso de lograr los objetivos de restaurar la orientación al mercado y reducir el comercio de productos de acero y aluminio con alto contenido de carbono", aseguró el Gobierno estadounidense en su comunicado. Von der Leyen confirmó que queda en suspenso la denuncia que la UE había presentado contra Washington ante la Organización Mundial del Comercio a raíz de los aranceles al aluminio y el acero.

cuatro años de guerra

Biden restaura la confianza

Desigualdad. La relación comercial entre la UE y EE.UU. se deterioró durante el mandato del presidente estadounidense Donald Trump (2017-2021), en particular a raíz de la imposición en 2018 de aranceles del 25% a las importaciones comunitarias de acero y del 10% a las de aluminio, a los que la UE respondió con su propia tanda a varios productos estadounidenses, entre ellos, el bourbon, la mantequilla de cacahuete, los arándanos o el zumo de naranja. Ahora, la administración de Biden está recuperando la estrecha relación con sus socios europeos y una muestra más de ello es este pacto "histórico", tal y como lo describió él mismo. De hecho, Von der Leyen destacó que desde la llegada de Biden a la Casa Blanca se ha restaurado "la confianza y comunicación" entre Bruselas y Washington y recordó que se han logrado acuerdos para eliminar los aranceles derivados de la disputa por los subsidios a Boeing y Airbus, se ha pactado un impuesto mínimo de sociedades a nivel global y se ha puesto en marcha un Consejo de Comercio y Tecnología.

las claves del acuerdo

40

millones de euros al año. Los aranceles al acero y aluminio europeos de Estados Unidos suponían un recorte de 40 millones en las ventas de las empresas vascas. Las exportaciones de acero y aluminio vascos a EE.UU. rondan los 200 millones.

Unidad

ante el acero chino. Washington y Bruselas negociarán un acuerdo comercial en torno al exceso de capacidad de acero y aluminio, procedente sobre todo de China. Todo el acero que entre en EE.UU. procedente de Europa tendrá que ser producido íntegramente en el Viejo Continente.

Emisiones

producción responsable. Una de las principales ventajas de China respecto a otros países productores de acero es que los fabricantes chinos no limitan las emisiones de CO2 y utilizan fuentes de energía contaminantes y más baratas. El acuerdo entre EE.UU. y la UE incluye un grupo de trabajo que evaluará las emisiones de los productos siderúrgicos comercializados. Washington empezará a incentivar la producción baja en carbono.

noticias de deia