Euskadi dispone de hasta 1.000 millones para mitigar el impacto

Azpiazu garantiza que el Gobierno activará medidas para que el daño sea "el menor posible"

18.03.2020 | 09:26
Pedro Azpiazu, Josu Erkoreka y Nekane Murga, ayer en la presentación del paquete de medidas en Gasteiz.

GASTEIZ – El Gobierno vasco aprobó ayer un paquete de medidas económicas ante la pandemia de coronavirus que incluye un refuerzo presupuestario de 300 millones de euros, ampliable a 500 millones, así como una línea de avales por importe de 500 millones, destinada a la financiación de circulante a empresas, y un programa de financiación para pymes y autónomos dotado con 25 millones de euros.

Estas medidas, que suman un total de hasta 1.025 millones y aprobadas por el Consejo de Gobierno, se complementarán con actuaciones en el ámbito fiscal que el Ejecutivo autonómico tratara de consensuar con las diputaciones forales y los ayuntamientos en el marco del Órgano de Coordinación Tributaria (OCT), en un encuentro que se celebrará esta semana, según informó el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu.

En su intervención, Azpiazu reconoció que la pandemia de covid-19 tendrá un impacto "negativo" en la economía, si bien explicó que aún es pronto para determinar cuál podría ser la repercusión de esta crisis sociosanitaria sobre el Producto Interior Bruto (PIB) de Euskadi.

En este contexto, subrayó la importancia de adoptar decisiones como las aprobadas ayer, con el fin de que el impacto sobre la actividad económica sea "el menor posible". El objetivo de estas medidas es "responder con inmediatez", según indicó el consejero, quien aseguró que el Ejecutivo pondrá todos los medios económicos y humanos "a su alcance" para contribuir a la superación de esta crisis.

Entre las medidas aprobadas por el Ejecutivo se encuentra la puesta en marcha del Programa Covid-19, a través del que se canalizaran una dotación presupuestaria inicial de 300 millones de euros –ampliable a 500 millones–. El Gobierno obtendrá estos fondos de los remanentes de tesorería y excedentes de créditos presupuestarios. Por otra parte, esta semana se activará una línea de financiación del Instituto Vasco de Finanzas dotada con 25 millones de euros y destinada a facilitar la necesaria liquidez al tejido productivo vasco, sobre todo, a las pymes y autónomos.

A su vez, y en el plazo "más breve posible", se articularán líneas de financiación de circulante con avales de la Comunidad Autónoma de Euskadi, por importe de 500 millones de euros. Estas líneas de financiación se concederán coste cero y a cinco años con uno de carencia, y se pondrán en marcha en colaboración con las entidades bancarias que tienen actividad en Euskadi y con Elkargi.

Por otra parte, se acordó flexibilizar, refinanciar y adaptar las condiciones financieras que consistan en anticipos reintegrables, préstamos o avales en programas como Gauzatu, Bideratu e Indartu, entre otros.

Los recursos que se habilitarán a través de estas medidas se destinarán de forma prioritaria al sistema sanitario, a las empresas y a las familias. En el ámbito sanitario, se reforzará el suministro y producción de medicamentos y la adquisición de material sanitario. Además, se reforzará la atención preventiva y el asesoramiento telefónico, y se adoptarán medidas extraordinarias de refuerzo de personal sanitario para atención asistencial domiciliaria. Asimismo, se habilitarán nuevos espacios de atención en centros sanitarios.

respaldo a las empresas En el caso de las empresas, a los citados programas financieros se añadirán ayudas para evitar la propagación del coronavirus, para la adquisición de equipos y herramientas tecnológicas. Además, se ampliarán las dotaciones de programas para empresas en dificultades. El Gobierno vasco también reforzará las medidas de atención a las familias y a los ciudadanos particulares. En este ámbito, se realizará una aplicación extensiva del Programa de conciliación vida laboral y familiar, con ayudas de reducción de jornada para el cuidado de menores y personas contagiadas o aisladas por coronavirus o afectados por el cierre de centros educativos y residencias de día. Además, se incentivará la flexibilización de la jornada laboral con ayudas públicas.

Azpiazu explicó que en el encuentro que celebrarán las instituciones vascas en el marco del OCT –previsto para hoy o mañana– se analizarán posibles medidas tributarias para "facilitar" la situación de pequeñas empresas y autónomos.

El consejero de Hacienda recordó, además, que la posible modificaciones de las condiciones de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) o el complemento hasta el 100% del salario de los autónomos afectados por la crisis sanitaria es "competencia" del Estado. Ademas, respecto al impacto económico que pueda tener la pandemia, indicó que la expansión de la enfermedad hace que la situación se modifique "cada dia", por lo que ofrecer una estimación concreta acerca de la repercusión sobre el PIB sería una mera "especulación".

En todo caso, admitió que el impacto de la crisis sobre la economía será "negativo", aunque dijo que el Gobierno vasco adoptará todas las medidas que estén a su alcance para que el daño sea "el menor posible".

el plan inicial

825

El Gobierno vasco puso ayer en marcha medidas que suman más de 800 millones de euros para mitigar el impacto de la pandemia en la economía y las familias. Además, tiene disponibles otros 200 millones si es necesario.

noticias de deia