Pellejo de kevlar

Iñaki Artola y Beñat Rezusta, con una imagen muy sólida en el labrit, se ponen líderes del Masters Caixabank al superar a Olaizola II-Zabaleta

06.07.2020 | 00:14
Iñaki Artola golpea de volea durante el transcurso del encuentro de ayer en el Labrit de Iruñea. Foto: Iñaki Porto

Olaizola II-Zabaleta16

Artola-Rezusta22

Duración: 62:40 minutos de juego.

Saques: 1 de Olaizola II (tanto 7) y 2 de Artola (tantos 15 y 20).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 526 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 9 de Olaizola II, 1 de Zabaleta, 9 de Artola y 2 de Rezusta.

Errores: 4 de Olaizola II, 5 de Zabaleta, 4 de Artola y 1 de Rezusta.

Marcador: 0-2, 2-2, 4-2, 4-4, 4-9, 5-9, 5-10, 9-10, 10-12, 11-12, 11-16, 12-16, 12-20, 13-20, 13-21, 16-21 y 16-22.

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de 100 a 80 a favor de Olaizola II-Zabaleta.

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de la liguilla de cuartos de final del Masters CaixaBank de la LEP.M disputado en el frontón Labrit de Iruñea. En el primer partido, P. Etxeberria y Erostarbe ganaron a Bakaikoa-Mariezkurrena II (19-22).

Bilbao – Cuidado con Iñaki Artola y Beñat Rezusta. La combinación conquistó ayer su segunda victoria del Masters CaixaBank y se mecen en la primera posición de la general. La solidez de su propuesta, realmente hipertrofiada por la frescura del pelotazo de ambos, reduce el frontón a un escenario sin apenas puntos ciegos y complicado de abordar. Ni siquiera el gancho milimétrico de Aimar Olaizola, que mejoró los números con respecto a su regreso a las canchas el miércoles en Irun, o el músculo de José Javier Zabaleta encontraron fisuras en un dueto acorazado y con el pellejo de kevlar. Y es que a la electricidad y la velocidad –la zurda del bergararra es el látigo de las grandes citas, recuperando las sensaciones perdidas en el Campeonato de Parejas– se les suma la capacidad defensiva de ambos. Artola rayó la perfección a la hora de controlar y domar a su peligroso homólogo, mientras que un bien pertrechado Rezusta asomó determinante cuando restañó las heridas del golpe brutal del zaguero de Etxarren, el más dotado del panorama empresarial.

De nuevo, como en el Uranzu, los colorados se deslizaron sobre el tapete con la vitola de favoritos pero se ahogaron por el camino. Regalaron demasiado. Las apuestas no ganan partidos. 100 a 80 se cantó en las tablas de contracancha antes de que dos errores de Zabaleta consecutivos ahogaran las gargantas de los apostadores. Desde los primeros compases, la alegría de movimientos de Artola cuajó con un buen Rezusta. Así, a pesar de que Aimar logró concretar dos ganchos consecutivos, el primero de ellos, de hecho, en la primera pieza que se le puso a tiro, y que dos errores de los azules alzaron el 4-2, la sensación era de solidez azul.

Un pelotazo atrás de Artola cambió la dinámica. Le cedieron el timón y el guipuzcoano no lo soltó. El alegiarra asumió responsabilidades en defensa y facilitó la tarea a Rezusta ante un tótem. Colectivizaron el trabajo. Partisanos sobre el Labrit. ¡Eureka! El plan surtió efecto. Sumaron, simple y llanamente. Tan fácil y tan complicado a la vez. En este escenario, el bergararra se sacó de la manga grandes zurdazos para sacar del sitio a Olaizola, quien acabó la tarea como el pelotari menos activo del cuarteto, y limó a Zabaleta. Se fueron 4-9 y tomaron una distancia suficiente para asumir la segunda parte del choque.

Sin embargo, la capacidad rematadora de Aimar les estuvo a punto de jugar una mala pasada. El navarro restañó la herida hasta el 9-10 con un saque, un pelotazo arrimado y dos paradas al txoko. El oxígeno colorado duró un puñado de tantos más. Un gancho del goizuetarra (11-12) quedó contestado por una estupenda dejada al txoko de Artola. Zabaleta sufrió una torcedura de tobillo en el siguiente tanto que no le pasó factura y los azules se lanzaron hacia la victoria en un parpadeo. Estuvieron 13-21, pero un error de Iñaki, un gancho del navarro y un rebote de José Javier maquillaron el luminoso, roto por un buruzgain del alegiarra. Ojo.

noticias de deia