Jon Ander Albisu: "El ERTE es lógico"

27.04.2020 | 00:10
Jon Ander Albisu trabaja en el jardín de casa durante el confinamiento.

Jon Ander Albisu se ejercita en el jardín de casa a la espera de que las instituciones levanten el confinamiento por el coronavirus

el jardín nos está dando la vida", revela Jon Ander Albisu (Ataun, 1989). El zaguero guipuzcoano vive el confinamiento por la pandemia del coronavirus covid-19 con su mujer y sus dos hijas, de cuatro y casi dos años, respectivamente. La rutina y el día a día se lo marcan las niñas. El ataundarra reconoce que apenas ha salido de casa, ni siquiera a hacer los "recados". "La primera semana fue rara, pero te vas acostumbrado", define. "Al final, te tienes que acomodar al horario de las niñas. Jugamos más de lo habitual: pintamos, hacemos manualidades, pasamos mucho tiempo en el jardín€ Lo estamos llevando bien. No hemos sido de salir mucho, somos caseros y eso ayuda. El lado bueno de esta situación es que los cuatro estamos disfrutando de nuestra compañía", concreta el zaguero de Baiko Pilota.

Eso sí, a Albisu no se le olvida el trabajo diario. "Por la mañana suelo hacer ejercicios físicos. Tenemos un garaje particular y eso me ayuda, porque hay sitio de sobra para hacer lo que me manda Etor. El tema físico lo estoy llevando bastante bien. No tengo muchas cosas, pero con gomas me estoy amoldando bastante bien", declara el poderoso guardaespaldas guipuzcoano, quien es consciente de que el problema podría estar en las "manos" y las "posturas": "Suelo hacer del dos al dos sin tacos y con pelota dura. Parece que mantengo las manos bastante bien, pero es diferente el trabajo de golpear a la pared que el que se hace en un partido. Se van perdiendo las posturas". En este sentido, Albisu concuerda que estaría "bien" entrenar "un par de semanas" antes de jugar un partido. "Sería necesaria una pretemporada. Aunque estén bien las manos, todo el golpeo y todos los movimientos se pierden. Mientras mantengamos las manos, podremos entrenar mejor", advierte Jon Ander, quien en su vida diaria no ha cambiado demasiados hábitos. "No suelo coger peso, pero me estoy limitando a hacer tres comidas: desayuno, comida y cena. He eliminado el picoteo y la comida entre horas", concreta.

Jon Ander Albisu está a punto de cumplir una década en la pelota a mano profesional. Debutó el 3 de junio de 2010 en el frontón Beotibar de Tolosa y desde entonces ha vivido una montaña rusa. Él mismo reconoce que la "irregularidad" le ha pasado factura. Este año, sin embargo, ha lucido en el Campeonato de Parejas con actuaciones de estrella. "Hemos ido hacia arriba. Nos hemos compenetrado. Quizás el último partido no fue bueno, pero estábamos satisfechos", recita el ataundarra, cuya unión con Unai Laso está clasificada entre las cuatro combinaciones inmersas en la liguilla de semifinales del torneo, varado en su segunda jornada, a tres partidos de repartir las txapelas. "He hecho un buen campeonato en líneas generales. Quizás algún partido en Bilbao no me ha salido bueno, pero de los últimos ocho partidos, me he sentido bien en siete", certifica el manista guipuzcoano. "La regularidad es mi tarea pendiente. Siempre he sido un pelotari irregular. Me costaba jugar buenos partidos durante más tiempo y en los últimos años creo que lo estoy logrando, aunque a veces salgan partidos malos. Trabajo mucho en ese aspecto. De todas formas, la experiencia te da tranquilidad", argumenta el ataundarra.

Aunque parece que fue hace un siglo, su último partido, el primero de semifinales, fue una derrota: 22-10 contra Olaizola II y Aranguren, sustituto de Mikel Urrutikoetxea, con las manos dañadas. Fue el último festival de la Liga de Empresas antes de que se decretara el estado de alarma. Esa derrota implica que se juegan continuar con vida en el torneo a una sola carta contra Jaka-Zabaleta, líderes de la liguilla regular. "Lo ideal sería terminar el Parejas, ya que únicamente nos quedan tres partidos, pero lo cierto es que no sabemos cuándo vamos a volver ni cómo. Los frontones llenos se evitarán. Pero no pienso demasiado en ello", desbroza el zaguero.

Por otro lado, en las últimas semanas, Baiko Pilota anunció un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, que se ha convertido en un componente más del argot deportivo durante el coronavirus covid-19. En el mismo se implicaba a todos los trabajadores de la operadora, incluidos los pelotaris, en barbecho competitivo desde el 12 de marzo. "El ERTE es lógico. Todas las empresas estaban tomando decisiones similares. Si no hay ingresos, es lógico que nos lo apliquen. Si no hay ingresos y no hay público, es lo más normal. Es una decisión lógica", finaliza Albisu.

noticias de deia