Atlético de Madrid 1 - 0 Real Madrid

El Atlético acelera por la champions

Los de Simeone superan por la mínima a un Real Madrid sin presión que pudo salir goleado del derbi

09.05.2022 | 00:24
Carrasco celebra el gol de penalti con el que el Atlético se llevó el derbi.

Atlético de Madrid 1

Real Madrid 0

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Vrsaljko, Savic, Giménez, Reinildo (Min. 72, Felipe); Kondogbia, Koke; Correa (Min. 46, Griezmann), Llorente, Carrasco (Min. 92, Lodi); y Cunha (Min. 89, De Paul).

REAL MADRID: Lunin; Lucas Vázquez, Militao (Min. 67, Mendy), Vallejo, Nacho; Kroos (Min. 67, Modric), Casemiro (Min. 60, Vinicius), Camavinga; Asensio, Jovic (Min. 60, Valverde) y Rodrigo.

Gol: 1-0: Min. 39; Carrasco, de penalti.

Árbitro: Soto Grado (Comité Riojano). Amonestó a los locales Llorente y Savic; y a los visitantes Jovic, Lucas Vázquez, Vallejo y Nacho.

Incidencias: 63.874 espectadores en el Wanda Metropolitano.

Sin pasillo, en una versión rebajada del Real Madrid, el Atlético logró una victoria desconocida en el Wanda Metropolitano, la primera contra su eterno rival en su moderno estadio, a través de un penalti transformado por Yannick Carrasco, oro puro para el conjunto rojiblanco en su persecución obsesiva de la Champions, a tan solo ya un triunfo, sin depender de nadie más que de sí mismo.

El Real Madrid vino de trámite al Metropolitano. Entre el tremendo esfuerzo, prórroga incluida, con el Manchester City del miércoles, y lo que le aguarda contra el Liverpool en París el próximo día 28, rebajó su potencia. No es lo mismo Lunin que Courtois. Ni, sobre todo, Jovic que Benzema, que no jugó nada. Tampoco salieron de titulares ni Vinicius ni Modric. Demasiada concesión en un derbi, encima crucial para el Atlético.

Una ocasión de Ángel Correa (reemplazado al descanso por Griezmann), en tan solo cuatro minutos; otra de Carrasco, siempre activo, en el 9... No tuvo recursos al principio para más (después sí) que conducir la pelota hacia ningún sitio frente a un rival que sólo esperaba, que mantenía la posición, que era lo mínimo, que apareció sobre el césped para cumplir el expediente sin más, en una secuencia de pérdidas de balón impensables con algo más en juego para el Real Madrid de las que surgió, en la enésima, el penalti que decidió el choque.

El balón fue a parar a Marcos Llorente, que lanzó el pase al desmarque de Matheus Cunha, que vio una autopista por delante hasta el área. Se cruzó ante él Militao a la misma vez que se abalanzó por detrás Vallejo. El pie izquierdo del central (tan solo había jugado 97 minutos en esta liga hasta su titularidad en el derbi) pisó el derecho del atacante brasileño. No lo detectó a simple vista el árbitro, avisado por el VAR para la revisión sobre el terreno a través del vídeo. Señaló la pena máxima. Carrasco la transformó en el 1-0. Era el minuto 39.

Oro para el Atlético, al que no le había dado para apenas más que unos amagos en todo el tránsito anterior. También una advertencia para el Real Madrid, que, de repente, le puso más empeño ofensivo, suficiente como para que Kroos asustara a la hinchada local con un derechazo desde fuera del área y, sobre todo, para reclamar la aparición de Oblak, agigantado, salvador, cuando Jovic –sustituto del lesionado Mariano, que iba ser el titular–, tentó el 1-1 al borde del intermedio, cuando descubrió las fisuras atrás de los rojiblancos.

El partido se movía en una calma tensa. En la ventaja de uno, el Atlético, que tuvo ocasiones de todos los colores en el segundo tiempo, y en las ráfagas ofensivas de otro, el Real Madrid, que era un despropósito defensivo, al que el conjunto rojiblanco no le hizo más daño por la pelea increíble que sostuvo con el gol, en el ejercicio de superviviencia atrás al que se había encomendado un campeón desdibujado en sus propias concesiones.

El Atlético lo tuvo contra las cuerdas entonces: Carrasco divisó el gol hasta dos veces, con un remate a las nubes y con la desesperación que causó el otro contra el poste; Griezmann probó desde lejos y desde cerca, sin tino; a Cunha se le nubló la portería cuando Lunin se interpuso en el recorrido hacia la portería...

Antes, durante y después, Ancelotti movió su banquillo, siempre dentro de los parámetros de dosificación física con los que había diseñado el duelo. Incluyó a Vinicius y Valderde, quitó a Casemiro y a Jovic; introdujo a Modric y Mendy, retiró a Kroos y Militao. Benzema ni siquiera jugó. No le hizo falta para empujar al Atlético hacia su territorio, de nuevo con Oblak en el papel de héroe con el último intento desde lejos de Asensio.

noticias de deia