Real Sociedad 1- Elche 0

La Real se encomienda a Mikel Oyarzabal

La poca fortuna del Elche y el buen tino del delantero mitigan la plaga de lesiones del segundo clasificado

27.09.2021 | 01:11
Portu sujeta a Oyarzabal mientras celebra el gol frente a uno de los fondos del estadio.

Real Sociedad 1

Elche 0

REAL SOCIEDAD: Remiro; Gorosabel, Le Normand, Zubeldia, Muñoz (Min. 73, Romero); Zubimendi, Merino (Min. 90, Aritz), Turrientes (Min. 82, Guevara), Oyarzabal (Min. 82, Valera); Januzaj (Min. 73, Portu) y Lobete.

ELCHE: Casilla; Palacios, Roco, Diego González, Mojica; Piatti (Min. 76, Morente), Mascarell, Raúl Guti (Min. 66, Gumbau), Fidel (Min. 86, Pastore); Lucas Pérez (Min. 66, Carrillo) y Benedetto (Min. 76, Pere Milla).

Gol: 1-0: Min. 80; Oyarzabal.

Árbitro: Cordero Vega. Amonestó a Portu, Mojica, Mascarell y Casilla.

Incidencias: 24.000 espectadores en el Reale Arena, máximo aforo permitido por las restricciones sanitarias.

La Real Sociedad dejó otra vez su portería a cero en casa y un gol a 10 minutos del final de Mikel Oyarzabal le bastó para sumar 3 puntos en un partido muy trabajado, que también pudo haber caído del lado del Elche si hubiera tenido un poco más de fortuna en dos remates repelidos por los palos.

Un equipo donostiarra plagado de bajas ante un Elche que quiere ascender en la tabla presagiaban un encuentro igualado. La Real en el primer tiempo jugó bien ante un Elche encerrado en su área que no inquietaba a Remiro, pero los ataques del conjunto guipuzcoano morían sin peligro al borde del área rival porque sin un 9 de referencia era más fácil marcar a Oyarzabal y al joven del filial Lobete, que ocupaba el hueco que dejaban los lesionados Alex Isak y Alexander Sorloth, y sólo Merino manejaba con acierto el timón.

El primer despiste de la Real estuvo cerca de pasarle factura cuando en una contra Mojica buscó la referencia de Benedetto y el ariete argentino, con un disparo un tanto forzado, estrelló el balón en un poste de la portería de la Real con Remiro vendido y aliado con la fortuna.

El segundo error en el medio campo donostiarra volvió a suponer un susto monumental para la hinchada realista cuando Lucas Pérez se lanzó con todo y sin oposición hacia la portería de Remiro, pero se escoró demasiado y su disparo rozó un poste cuando el 0-1 parecía hecho.

Mikel Merino estaba desatado y por sus botas fluía el fútbol de la Real. Se inventó en el inicio de la segunda mitad un pase excelente que buscaba a Oyarzabal en el segundo palo de la portería del Elche, pero el joven Lobete no le vio llegar y remató forzado quitándole una excelente oportunidad para haber abierto el marcador al cuadro guipuzcoano.

Oyarzabal y Lobete tendrían luego el gol mediada la segunda parte, pero, como el punto de mira estaba torcido, el equipo de Fran Escribá seguiría teniendo sus opciones incluso para ganar el partido, porque con el paso de los minutos el cansancio y la frustración comenzaban a hacer mella en los realistas.

Piatti, en el tramo final, pudo marcar desde fuera del área con un latigazo que entre Remiro y el larguero se fue a córner y otra vez los nervios volvieron a aparecer en un cuadro local que buscó soluciones con la entrada de Portu y que las encontró en las botas de su capitán, Mikel Oyarzabal, quien a 10 minutos del final aprovechó un garrafal fallo del centro de la defensa del Elche y resolvió de forma sobresaliente ante Casilla.

Las quejas de Imanol Tras el partido, el entrenador de la Real Sociedad, Imanol Alguacil, compareció serio, aunque no se esforzó en esconder su gran alegría por una victoria que da ánimos a un vestuario muy afectado por las 10 bajas que tiene, ante un Elche que salió, derrotado porque su equipo "tuvo el empuje" de una afición que es su "motor". "Les necesitamos más ahora con la acumulación de partidos, pero también hemos ganado porque este equipo tiene fútbol aunque el campo está fatal y no nos viene bien para nuestro fútbol, eso es algo que tenemos que solucionar", declaró el técnico.

noticias de deia