Elustondo aguarda a su sucesor

Javier Landeta y Koikili Lertxundi aspiran este lunes a convertirse en nuevo presidente de la Federación Vasca de Fútbol en unas elecciones que no descubren un favorito

28.02.2021 | 19:58
Koikili Lertxundi (izquierda) y Javier Landeta (derecha), los dos candidatos a la presidencia de la Federación Vasca de Fútbol

Javier Landeta o Koikili Lertxundi. La Asamblea General Extraordinaria de la Federación Vasca de Fútbol (FVF) elige mañana, en los comicios que tendrán lugar mañana (18.00 horas primera convocatoria, 18.30 horas, la segunda) en las instalaciones del campo de Ipurua en Eibar, al que será el sucesor de Luis María Elustondo al frente del ente federativo, cargo que desempeñaría hasta finales de 2024, acorde al ciclo olímpico, y en el que nuevo mandatario debe hacer frente a diferentes retos pendientes, entre ellos el de ampliar el recorrido hacia la oficialidad de las selecciones después del histórico paso dado por la Junta Directiva de Elustondo el pasado diciembre, ya en el tramo final de su segunda legislatura, al presentar en las sedes de la FIFA y la UEFA la integración de la FVF como miembro de pleno derecho de los dos máximos organismos internacionales. Los pronósticos se presentan abiertos a priori, una vez que la pandemia del covid-19, causante también del leve retraso de la convocatoria electoral, ha evitado un debate vis a vis entre los dos candidatos, que se han tenido que conformarse con publicitar sus respectivos proyectos por herramientas telemáticas y a través de entrevistas en los diferentes medios de comunicación.

La Asamblea tiene la última palabra. Un órgano soberano formado por 125 asambleístas (92 representantes de los clubes, 14 de los jugadores, 10 de los entrenadores y 9 de los árbitros, tanto del fútbol como del fútbol sala) y cuya cuota de participación será determinante para elegir al sucesor de Elustondo, que cierra un periodo de ocho años al frente de la Federación Vasca. El voto del Territorio Histórico de Bizkaia se entiende como clave para conocer al nuevo presidente, como ya ocurrió cuando el actual mandatario accedió a la presidencia en enero de 2013 después de recabar el respaldo de 102 sufragios respecto a los únicos ocho que logró Santiago Arostegui, que aspiraba entonces a la reelección en el cargo. Elustondo fue reelegido cuatro años después una vez que la suya fue la única candidatura que se presentó.

Landeta (Leioa, 5 de marzo de 1959) fue el primero de los dos candidatos que anunció su intención de aspirar a la presidencia de la FVF. El aún presidente del Leioa, que dejará su cargo al frente de la entidad de Eskuinaldea si vence mañana en las urnas, se presenta con la candidatura denominada Denon Taldea, integrada por catorce miembros entre los que destacan Jon Larrea, presidente del Amorebieta y que ejercería como vicepresidente de la futura Junta Directiva, y Carlos Gómez, mandatario del Mugarrazpi de Durango y que desempeñaría el cargo de tesorero. Landeta califica su proyecto de "plural e integrador", formado por personas de las tres territoriales y que se guía de un programa compuesto por once puntos, de ahí el epígrafe de la plancha, con el que pretende convencer este lunes a los asambleístas y ante los que defenderá, entre otros matices, el aval de su gestión y experiencia en el fútbol de base, además de ser el interlocutor de los clubes vascos de Segunda División B. El consenso y el irrenunciable objetivo de la oficialidad de la euskal selekzioa son otros de sus argumentos.

Estos dos últimas ideas también emergen en la candidatura que encabeza Koikili (Otxandio, 23 de diciembre de 1980), formada por diez integrantes y denominada Bidean Team. El que fuera jugador del Sestao River, Athletic y Mirandés se ha rodeado de un grupo joven y en el que destaca la figura de Eba Ferreira, también exjugadora del Athletic femenino y que lideraría la dirección deportiva que pondría en marcha el de Otxandio en caso en vencer en las urnas. Bajo el lema Futbola, Adostasuna y Herria, Koikili quiere apostar por el consenso entre "los cuatro o cinco grupitos que están despedazados" en el fútbol vasco, propiciar más pasos hacia la oficialidad, fomentar el euskera y dotar de más infraestructuras a la base, entre otros objetivos.

noticias de deia