ATHLETIC
214 coronavirus en Euskadi, 116 en Bizkaia
Segunda B sin descensos

Efectos de un final exprés

Los técnicos del Amorebieta, Barakaldo, Leioa y Arenas valoran con DEIA la firme posibilidad de dar carpetazo al curso en Segunda B sin descensos, pero con un ‘play-off’ de ascenso

20.04.2020 | 00:11
Imagen del derbi que Leioa y Amorebieta disputaron esta temporada en Sarriena.

La Segunda División B apunta a un final exprés. La liga regular, a falta de diez jornadas, podría quedar vista para sentencia en los próximos días sin descensos, pero con ascensos a Segunda mediante un play-off con eliminatorias a partido único y sin público en una sede neutral en la que se concentrarían los cuatro primeros clasificados actuales de cada grupo. Ese es, al menos, el planteamiento de la Federación Española de Fútbol (FEF) tras reunirse con el Consejo Superior de Deportes (CSD) y a la espera de una nueva reunión con las territoriales que tendrá lugar esta semana.

La medida, a falta de aprobación final, afectaría de manera desigual a los equipos vizcainos y a ella hincan el diente con DEIA los técnicos Iñigo Vélez (Gasteiz, 1982), Hernán Pérez (Oviedo, 1981), Jon Ander Lambea (Bilbao, 1973) y Javier Olaizola (Donostia, 1969), al frente del Amorebieta, Barakaldo, Leioa y Arenas, respectivamente. El conjunto zornotzarra, sexto clasificado a cinco puntos de los puestos de play-off que marca el Valladolid B, sería el más perjudicado al quedarse sin opción de pelear por el ascenso, lo que supondría "un palo", como reconoce Iñigo Vélez, quien expone que "para nosotros no sería positivo, porque estamos sextos en liga y jugaríamos la Copa, pero estábamos con la ilusión de mejorar nuestra posición y alcanzar el play-off de ascenso, porque lo teníamos cerca y estábamos con una inercia positiva haciendo una segunda vuelta muy buena".

"Por encima incluso del esfuerzo que está haciendo el club con todo el tema económico está la salud y el hecho de que no se ve cerca el poder entrenar y competir de nuevo con relativa normalidad, pero yo lo que quiero es jugar y si es en julio o agosto, a mí no me hubiera importado", añade el técnico del Amorebieta, quien agrega que "si un año nos quedábamos sin vacaciones o teníamos menos, no pasaba nada, aunque entiendo también las dificultades económicas que supondría para el club, porque aquí todos, jugadores y técnicos, tenemos contrato hasta el 30 de junio". Los cuatro clubes citados, que presentaron a finales de marzo un ERTE por causa de fuerza mayor por los efectos del coronavirus, se hallan en un escenario complicado al que se refiere también Hernán Pérez. El timonel del Barakaldo recuerda que "en Segunda B no hay los mismos salarios que en Primera al ser sueldos para vivir al día, pero es el momento de estar unidos y poner todos de nuestra parte para sacar la situación adelante, porque lo más importante es la salud". "Los problemas económicos ya los solucionaremos", destaca el asturiano, que se muestra "de acuerdo" con el plan diseñado por la FEF.

"A ra gustado acabar la temporada en el campo, pero esta es la solución menos incómoda, porque no era viable acabarla antes del 30 de junio", defiende Hernán Pérez, que pese a estar en decimocuarta posición con un punto más que Unionistas, en play-off de descenso, señala que "nosotros también teníamos la Copa a dos puntos, veníamos de hacer un mercado de invierno muy bueno y los puestos de descenso estaban cerca, pero éramos optimistas y confiábamos en poder escalar posiciones".

en busca del consenso "Todos queremos competir, porque nos gusta jugar y ganarnos nuestros objetivos en el campo, pero hay gente que se dedica a decidir y a intentar dar una solución con la que no todo el mundo estará contento, pero habrá que intentar que perjudique al menor número posible de equipos", subraya, por su parte, Jon Ander Lambea, que cabalgaba con el Leioa en decimoquinta posición con los mismos puntos que Unionistas. "Somos una entidad con un presupuesto muy ajustado y ya no es algo solo deportivo, sino de continuidad de club en cuanto a que no haya un desfase esta temporada, por lo que lo mejor es acabar esta como se pueda y empezar la siguiente con cierta normalidad en septiembre, si es posible", añade Lambea, mientras que Javier Olaizola, a los mandos de un Arenas en puestos de descenso, indica que "me hubiera gustado que se terminara la liga, pero las posibilidades para retomar los entrenamientos y la actividad en esta categoría con clubes modestos era muy difícil y no me parece mal la propuesta".

"El objetivo al principio de temporada era mantener la categoría y, si por una razón u otra al final se consigue, es una buena noticia en ese sentido", admite el propio Olaizola, si bien resalta que "la situación es muy complicada para todos en esta categoría" y admite que todo lo relacionado con los contratos de futbolistas y entrenadores de cara a la próxima campaña "es un buen follón, pero hay que ir paso a paso".

"La situación es muy complicada para todos en Segunda B y lo de los contratos es un follón"

Javier Olaizola

Entrenador del Arenas

"No es algo solo deportivo, sino de continuidad de club con que no haya un desfase este curso"

Jon Ander Lambea

Entrenador del Leioa

"Nos hubiera gustado acabar la temporada en el campo, pero es la solución menos incómoda"

Hernán Pérez

Entrenador del Barakaldo

"Esta medida sería un palo, porque teníamos la ilusión de alcanzar el 'play-off' de ascenso"

Iñigo Vélez

Entrenador del Amorebieta


Noticias relacionadas