El Amorebieta se ilusiona con la Copa

Vélez de Mendizabal dice que los azules encaran la copa "como si fuera el último" duelo

19.12.2019 | 06:20
La plantilla del Amorebieta posa antes de medirse al Badajoz en la Copa.

bilbao - Tres años después, el Amorebieta vuelve a tomar parte en la Copa, en la que en su última participación se quedó a un solo paso del premio gordo que supone para un club modesto medirse a uno de Primera. Tras eliminar al Socuéllamos en casa y al Barakaldo a domicilio, el equipo que dirigía Aitor Larrazabal despertó del sueño ante el Racing en El Sardinero. Con el nuevo formato, recibir a una escuadra de la máxima categoría no resulta tan lejano para una de Segunda B como la zornotzarra, que si quiere tener esa opción esta campaña debe superar la primera eliminatoria, la cual disputará esta tarde en Urritxe. Será a partir de las 19.00 horas frente al Badajoz, uno de los gallos de la división de bronce.

"Es una competición bonita y no supone muchos partidos, por lo que no altera la planificación ni implica un cansancio excesivo. Queremos aprovechar esta oportunidad que nos ganamos y vamos a salir a ganar", destaca Iñigo Vélez de Mendizabal, entrenador de un Amorebieta que se va a tomar el duelo "como siempre, como si fuera el último". "En la plantilla no hay menos habituales, todos han jugado de titulares excepto el portero Álvaro y Orbegozo por lesión. Estoy tranquilo, los que jueguen lo van a dar todo. Serán los que se lo han ganado y los que considero mejores para ganar el partido", responde el míster.

El rival será un Badajoz al que Vélez considera "un equipazo". Entrenado por el exfutbolista franco-tunecino Mehdi Nafti, milita en el Grupo IV de Segunda B, en el que ocupa le segunda plaza de una tabla comandada por el Cartagena, verdugo el martes del Leioa. Encara la cita en su mejor momento, tras lograr su cuarta victoria consecutiva en el feudo del Villarrubia, rival anoche del Barakaldo. En la plantilla pacense destaca el delantero vizcaino Gorka Santamaría, máximo artillero de los del Nuevo Vivero. Comparte vestuario con el guipuzcoano Juanjo Garrantxo, portero del Gernika el pasado curso.

La mano inocente, el defensa del Villarreal Pau Torres, decidió que la eliminatoria se dispute en Urritxe, donde los azules están obteniendo menos puntos que como visitantes en el campeonato liguero. Aún así, jugar en casa es "fundamental", subraya Vélez. "Por no ir hasta Badajoz, por el hecho de que lo va a disfrutar la gente de Amorebieta y porque, aunque hasta ahora hemos tenido mejores resultados fuera, estoy convencido de que al final haremos de Urritxe un fortín", explica el exfutbolista.

La Copa trae buenos recuerdos al técnico, quien a los 18 años, como delantero del Aurrera de Vitoria en la división de bronce, se midió al Athletic en el torneo del KO. "Pasamos contra Peña Sport y nos tocó jugar contra el Athletic en Olaranbe, pero lo hicimos en San Mamés. Perdimos 0-2 con goles de Urzaiz y recuerdo que durante el partido saltó el riego. Me hizo un favor, porque estaba agotado", rememora quien, años después, en el curso 2008-09, vivió como león la histórica final ante el Barça, la del gol de Toquero. "Jugué unos minutos contra el Recre, así que fui partícipe", bromea el gasteiztarra. - J. Baraja

Noticias relacionadas