El marido de Maguette confesó el crimen cuando fue detenido

El acusado “era consciente de que había matado a su mujer en casa”, relataron ayer los ertzainas

18.11.2021 | 00:24
Dos ertzainas custodian al único imputado en el asesinato de la joven senegalesa Maguette. Foto: Efe

Bilbao– El 25 de septiembre la Er-tzaintza detuvo en la localidad guipuzcoana de Mutriku a Bara N., marido de Maguette como el presunto autor de la muerte de la joven senegalesa en Bilbao. Al ser localizado por los agentes, intentó huir descolgándose por una ventana. Sin embargo, Bara N., fue interceptado y una vez detenido, ya en el interior del vehículo policial, confesó de manera "espontánea y voluntaria" el crimen. De este modo lo relataron ayer los agentes de la policía vasca que se encargaron de su localización y posterior arresto. La sección segunda de la Audiencia Provincial de Bizkaia acogió ayer miércoles la tercera jornada del juicio oral por el crimen de Maguette Mbeugou, senegalesa de 25 años asesinada presuntamente a manos de su marido en su domicilio de la calle Ollerías Bajas de Bilbao. La víctima recibió 83 puñaladas y murió degollada.

Los agentes concretaron que el acusado empezó a narrar que "el día anterior, el 24 de septiembre, sobre las seis de la mañana, cuando se encontraba en su habitación con sus hijas, su mujer se abalanzó hacia el con un cuchillo con intención de agredirle, él se zafó de alguna forma, y le clavó el cuchillo, y la dejó tendida en el suelo". Además, tal y como relataron los agentes que se encargaron del arresto, el acusado era totalmente consciente y entendía que la mujer estaba muerta.

Cuchillos Los ertzainas que declararon ayer explicaron que marido de la víctima les dijo que "había tirado los cuchillos a un contenedor" para después dirigirse a Zabalburu para coger un autobús a Mutriku. En un principio, precisó el agente, Bara N. dijo que "había tirado los cuchillos en una calle que se encontraba en la misma calle de su domicilio", por lo que dedujeron que era uno de Ollerías Altas, pero, posteriormente, al enseñarle unas fotos de la zona "nos manifestó que no era ese contenedor, sino uno que estaba en Atxuri". El acusado no preguntó por sus hijas y solo dijo que las había dejado en el domicilio, con la puerta abierta.

En relación a las heridas que el presunto autor de los hechos presentaba en el cuello, el agente describieron que "se veían bastante profundas, con sangre alrededor seca" y también "tenía sangre en la vestimenta". Tras ser atendido en el hospital de Mendaro, el acusado de a la muerte de Maguette fue trasladado a dependencias policiales y ya una vez en presencia de su abogado, Bara N., no quiso declarar.

"Cuando le preguntamos por sus heridas, el acusado nos dijo que su mujer le había agredido y que él la mató"

Testigo

Ertzaina que arrestó a Bara N.

noticias de deia