Sin Europa, mal negocio para el Athletic

El presidente del Athletic lamenta el tercer intento fallido por regresar a la competición europea, lo que supone una mala noticia para aliviar unas cuentas tocadas por la pandemia

10.05.2021 | 01:08
Oihan Sancet se lamenta de la ocasión que tuvo en la segunda mitad y que podría haber supuesto el 3-1.

Marcelino García Toral no dudó en mostrar su enfado por la acción que costó al Athletic el domingo la pérdida de dos puntos en el derbi ante Osasuna y que supone la despedida del conjunto rojiblanco de cualquier opción de competir la próxima campaña en Europa salvo que se dé una carambola poco probable durante lo que resta de liga. El enésimo varapalo sufrido ante equipos asequibles en San Mamés también generó cierta desazón en el palco y en la Junta Directiva presidida por Aitor Elizegi, que se había agarrado al clavo de la matemática para no descartar la vía continental, aunque fuera en la nueva UEFA Conference League, como un pequeño alivio para las arcas de Ibaigane, ya de antemano tocadas a causa de la pandemia del covid-19. No en vano, los números no engañan y los dos últimos ejercicios han ocasionado un déficit acumulado de 42,5 millones, imputados al impacto de la crisis sanitaria, por lo que el hecho de quedarse fuera de nuevo de las competiciones europeas se entiende en la entidad bilbaina como una mala noticia tanto en la vertiente deportiva como en la financiera.

Europa es la espinita que tiene clavada Elizegi. Lo ha dicho en varias ocasiones: "No jugar en competición europea nos puede generar un déficit de 20 millones de euros anuales". De ahí, su particular resignación. El mandatario rojiblanco ha visto por tercera ocasión cómo el Athletic se queda a las puertas de volver a jugar en el Viejo Continente, un fiasco que se repite desde que accediera a la presidencia del club rojiblanco en diciembre de 2018. Entonces, reemplazó en el cargo a Josu Urrutia, que había presumido de ser un asiduo en el Viejo Continente, en Europa League e incluso en Champions, durante sus dos legislaturas, salvo en las campañas 2013-14 y su última, 2018-19. En esta, Elizegi mantuvo la apuesta por Gaizka Garitano en el banquillo, el de Derio no tardó en asegurar la permanencia de los leones y firmó una espectacular racha que se vio truncada en la jornada final, en la que un disparo al larguero de Iñigo Martínez en el último minuto al Sevilla de Joaquín Caparrós privó al Athletic del billete europeo. En el curso siguiente, el primero completo de Elizegi al frente de la entidad, el equipo de Garitano logró la clasificación para la final de Copa ante la Real Sociedad disputada hace poco más de un mes, la pandemia del covid-19 paralizó la liga y en su reanudación el Athletic no llegó a tiempo tras coleccionar fracasos inesperados. En esta temporada, la conquista de la Supercopa y la disputa de una segunda final de Copa consecutiva han desgastado al colectivo de Marcelino, que paga muy caro la fuga reciente de hasta ocho puntos que le impide el regreso a una competición continental después de tres años de espera.

Elizegi afrontará desde este verano el último curso de su mandato en Ibaigane y durante el que decidirá si se presenta o no a la reelección en los comicios programados para junio de 2022. Será, por tanto, su última oportunidad de meter al Athletic en Europa, con lo que supone para acentuar la marca del club y para generar ingresos, una vez que, con unos cálculos prudentes, se prevé que puede aportar entre 12 y 15 millones de euros, una cifra que iría en aumento en función del recorrido que pudieran tener los leones. Es la misión que tiene encargada Marcelino, que, a diferencia de esta campaña, podrá gestionar su propio proyecto desde el minuto cero. El técnico asturiano lo ha asegurado en varias ocasiones: "Este equipo tiene potencial para meterse en Europa". Evidentemente, la Junta Directiva asume el importante gasto que absorbe la primera plantilla, 88,8 millones de euros, el 64,3 por ciento del total del presupuesto vigente, y por ello hace números para cerrar las cuentas que presentará el próximo octubre ante la Asamblea, que el pasado febrero le dio en el cónclave extraordinario oxígeno a Elizegi al aprobar un presupuesto que levantó su punto de polémica y que fue rechazado en primera instancia. El hecho de volver a quedarse fuera de Europa causa su merma de ingreso, sobre todo a la hora de emprender posibles fichajes.

la cifra

75,5

millones ingresados

Las presencias en Europa desde 2009 y hasta 2018 han aportado réditos llamativos para la entidad bilbaina, sobre todo en el curso 2014-15, con el recorrido de los leones en Champions.

noticias de deia