triangular en lasesarre

Larrazabal marca la diferencia

Su gol sirve para que el Athletic se lleve el triangular en el que destacaron Ganea, núñez y Muniain

09.02.2020 | 18:03
Muniain, que jugó el primer partido, intenta superar el marcaje del Alavés.
Resumen del triangular en Lasesarre

Su gol sirve para que el Athletic se lleve el triangular en el que destacaron Ganea, Núñez y Muniain

Barakaldo - Dicen que los entrenadores tiran de estos escenarios para hacer probaturas. Se trata de partidos para sacar conclusiones en clave interna. No emerge una lectura profunda. Se tira de manual. Los técnicos lo llevan a su libreta. Manejan sus datos personales. Por mucho que el aficionado desapasionado piense otra cosa. Gaizka Garitano trabaja con su letra pequeña. Se entiende que conoce al dedillo a su vestuario. El triangular de Lasesarre se proyectaba como una oportunidad idónea para que el entrenador sacara sus propias reflexiones, consciente de que era el turno de los menos habituales. Al Athletic le venía ayer de perlas su homenaje particular al Barakaldo, que, como ya adelantó este periódico, necesita hacer caja de forma urgente para aliviar su penosa tesorería por culpa de la sanción de 1,1 millones de euros que le reclama la Seguridad Social estatal por culpa de una gestión que requiere ciertas explicaciones.

En los despachos conocen que les toca su hora. Por los menos a la Junta Directiva presidida por Orlando Sáez. El triangular respondía a esa necesidad. La entidad fabril reclama auxilio por culpa de la deuda que le agobia. El Athletic sale al rescate. No puede dejar tirado al segundo club con más impacto en el territorio vizcaino. Compromisos como el de ayer suman. Independientemente de que congregase a unos 900 espectadores, como fue el caso. El fútbol ejerce como enganche. El Athletic lidera tal seducción y ayer cogió el guante, como también lo hizo el Alavés, al que le unen también lazos históricos con la entidad de Ezkerraldea La comunión fue perfecta.

El triangular se pensó en clave ONG. Y el Athletic se agarró a ese matiz social. Otra cosa es lo que pudiera suceder en el césped. Garitano gestiona sus recursos. Las dos derrotas consecutivas sufridas ante el Valencia y el Celta han hecho mucho daño en el vestuario y, sobre todo, al entrenador, al que le toca dar la vuelta a la tortilla cuanto antes. Por eso no le viene nada mal algo de relax a pocos días de retornar al pulso competitivo con el importante duelo en San Mamés frente al Valladolid, después de la Asamblea de Socios Compromisarios. La cita en Lasesarre se entendía como una sesión de spa. Garitano, como era previsible, dejó a su núcleo duro en casa. Ander Capa, Unai Simón, Iñaki Willliams, Raúl García, Dani García...

El triangular servía para hacer caja. El derioztarra así lo entendía y por sus declaraciones en la sala de prensa de Lasesarre, parece que terminó contento. En el primer partido de los rojiblancos, el Alavés, un rival de pelea, le exigió. Pero los leones fueron claramente superiores. Ya se han medido en liga hace poco más de dos semanas, aunque el duelo de ayer ofreció otra lectura. Los meritorios no fallaron, pese a que el encuentro no estaba pensado para excelencias. El Athletic se la jugaba después de que Barakaldo y Alavés abrieran el torneo con empate a cero. El choque entre los dos equipos de Primera resultaría decisivo. Se conocen bien. Y aquí emergió la figura de Gaizka Larrazabal, un chaval dispuesto a comerse el mundo que demostró que tiene pegada. Su gol ante los babazorros decidió todo. Fue antes de llegar a la media hora de juego. Para entonces, los rojiblancos eran dominadores del juego gracias a la influencia con el balón de Unai López y Muniain. Pero fue Larrazabal el que abrió la lata al finalizar con un remate cruzado ante el que nada pudo hacer Sivera una jugada nacida de las botas de Muniain que fue mal despejada por la defensa del Alavés tras la que Aduriz se apartó al verse en fuera de juega para que De Marcos cediese el esférico al autor del gol. Los pupilos de Asier Garitano, por su parte, solo crearon cierto peligro con dos disparos firmados por Wakaso y uno de Aleix Vidal que no llegó a buen término.

el momento de los inéditos El tercer y último partido ante el Barakaldo dejó un claro dominio del Athletic. Los rojiblancos, con una buena actuación de Beñat y Unai López en la medular, fueron muy superiores. Manejaron los 45 minutos a su antojo, aunque les faltó dar el último paso, el gol. San José, Vesga, Córdoba, De Marcos, Villalibre y Kodro tuvieron sus oportunidades, pero les faltó poner la guinda.

Athletic1

Alavés0

ATHLETIC: Iago Herrerín; De Marcos, Núñez, Yeray, Balenziaga; Vesga, Unai López; Larrazabal, Munuain, Córdoba; y Aduriz.

ALAVÉS: Sivera; Martín, Magallán, Tachi, Marín (Min. 35, Duarte); Aleix Vidal, Dani Torres, Wakaso, Héctor; Lucas y Joselu.

Gol: 1-0: Min. 27; Larrazabal.

Árbitro: Ekaitz García Arriola (Colegio Vizcaino).

Incidencias: Segundo partido del triangular entre el Barakaldo, el Alavés y el Athletic disputado en Lasesarre por unos 900 espectadores.

Barakaldo0

Athletic0

BARAKALDO: Cacharrón; Fede Olivera (Min. 19, Kevin Lacruz), Gándara, Samuel (Min. 19, Julen López), Iriondo; Carles Marc, Samu Alex, Pitu; Oscar Fernández, Olaizola y Bryan Reina (Min. 36, Juan Delgado).

ATHLETIC: Iago Herrerín; Lekue, Vivian, Unai Núñez, Ganea; San José, Beñat; Larrazabal, Kodro, Córdoba; y Villalibre.

Árbitro: Ekaitz García Arriola (Colegio Vizcaino). Amonestó a Oscar Fernández (Min. 12) por parte del Barakaldo.

Incidencias: Tercer partido del triangular.