Mikel Ayestaran: "Valemos lo que vale nuestra última cobertura"

Los periodistas Mikel Ayestaran y Jon Sistiaga, y el catedrático de periodismo de Universidad de Navarra, Ramón Salaberria, destacan el valor del trabajo que realizaban David Beriáin y Roberto Fraile

28.04.2021 | 12:17

Mikel Ayestaran está muy afectado por la muerte de David Beriáin y Roberto Fraile. Con el primero compartió universidad, y con el segundo muchas horas de trabajo en Libia, Siria o Irak. En Onda Vasca-Grupo Noticias, el periodista ha alabado el trabajo y la valentía de los dos fallecidos. "Tenían una capacidad para trabajar en umbrales de dolor o violencia en los que otros preferimos dar un paso atrás".

Ayestaran también ha destacado su capacidad de trabajo con la que "lograron llegar desde abajo a cumplir su sueño de trabajar en primera línea. Lamenta la presión que soportan este tipo de periodistas. "No te puedes apalancar. Tienes que seguir. Al final valemos lo que valen nuestras crónicas", señala.

Una postura que comparte Jon Sistiaga que se queja de que todos los medios de comunicación que hoy lamentan la muerte de Beriáin y Fraile apenas les hubieran pagado por su trabajo.



SISTIAGA: "CADA VEZ QUEDAMOS MENOS"


"Da la sensación de que vamos quedando menos. David era el último mohicano de esta estirpe de reporteros que ya no quedan porque no hay empresas periodísticas que apuesten por ese periodismo. Prefieren ahorrarse el coste y el temor a que ocurra algo. David pensaba que había que estar donde otros no miraban y se lo estaba pagando de su bolsillo. Si hubieran sobrevivido a la emboscada y hubieran hecho unas buenas fotos, un buen medio nacional les hubieran pagado 50 pavos", critica Sistiaga

Ramón Salaberria, catedrático de Periodismo de Universidad de Navarra, fue profesor y amigo de David. Afirma que Beriáin destacó desde el inicio entre los estudiantes, y explica que no buscaba el peligro sino informar de temas que, de otro modo, no se darían a conocer.

"No era un irresponsable. Estaba en las antípodas de la temeridad. No era adicto a la adrenalina y al riesgo. Era muy tranquilo, y eso le permitía mantener la serenidad en momentos extremos. Su voluntad de poner de relieve momentos y personas que viven en circunstancias difíciles. Ese fue su objetivo como periodista", afirma.

noticias de deia