Se está desarrollando en Euskadi

El coronatest, en fase de investigación, necesita análisis para saber si es eficaz

Este test "novedoso y puntero" pretende identificar el virus antes de presentar síntomas

14.04.2020 | 15:24
Un médico con unas muestras de coronavirus

La consejera de salud del Gobierno vasco, Nekane Murga, ha indicado que el 'coronatest' que se está desarrollando en Euskadi, que pretende identificar el coronavirus antes de presentar síntomas, se encuentra aun "en el ámbito de la investigación", por lo que "necesita un desarrollo y un análisis" para conocer si realmente es eficaz.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de este martes, Nekane Murga ha recordado que en Euskadi se están desarrollando, desde el punto de vista de la investigación, varios tipos de test. El más "novedoso y puntero", ha indicado, es el que se ha denominado 'coronatest', con el que se pretende "identificar el virus antes de empezar a producir síntomas". "Lo que hace es detectar el antígeno, es decir, lo que se incorpora a nuestro cuerpo, y puede iniciar la respuesta inmune, es decir la enfermedad", ha explicado la consejera.

Murga ha señalado que el coronatest se encuentra "en el ámbito de la investigación", y, por lo tanto, "necesita un desarrollo y un análisis de si realmente es eficaz".

La consejera de Salud ha recordado que "otro tipo de test, como la PCR sin kit, de forma manual, se ha realizado en diversos laboratorios, ya sean universitarios o de centros tecnológicos, y es algo que creemos que es muy útil y se está ya utilizando".

TRABAJADORES DE SUPERMERCADO

Preguntada si se está analizando el impacto de la enfermedad en los trabajadores de los supermercados, Murga ha indicado que no se desglosan los análisis y los estudios por diferentes colectivos, aunque ha reconocido que trabajan esta cuestión junto al Departamento de Desarrollo Económico y están coordinados para "poder valorar posibles repercusiones en los diferentes colectivos".

Hasta ahora, ha precisado, Osakidetza no ha tenido herramientas para poder hacer estas valoraciones, "dado que no hay test de prevalencia con la suficiente sensibilidad para hacerlo".

Murga ha dicho que lo que más conocen es la incidencia en el personal sanitario y sociosanitario, "porque es el que tiene más acceso a las pruebas", y ha insistido que, "en un futuro, se seguirán trabajando estos aspectos de forma coordinada".

En cuanto a los 60.000 test que entregó el Ministerio de Sanidad, Murga ha indicado que llegaron hace una semana y, desde esa fecha, se han realizado más de 3.000, "en concreto ayer 665 test". Se trata de unos test, ha precisado, "que han necesitado en un primer momento validad y conocer cómo podíamos utilizarlos y que tuvieran la mayor capacidad diagnóstica".

"Sabemos que en aquellos contextos en los que hay mayor número de personas que han pasado o tienen la enfermedad es en los que puede ser la herramienta más útil, y así lo vamos a utilizar y lo estamos utilizando con las personas que están en las residencias sociosanitarias, las que acuden a las urgencias y también entre los profesionales sanitarios", ha explicado, para indicar que, en ocasiones, estos test "hay que complementarlos con una PCR porque es un test que no nos dice si en este momento la persona tiene la enfermedad y riesgo de infectar".

Por ello, ha insistido en que es otra herramienta, "una más, que utilizamos, pero en aquellos aspectos que creemos aporta más valor a todos los ciudadanos".

En cuanto a la realización de test a todos los residentes y trabajadores de las residencias de Bizkaia, la consejera ha indicado que "tener una coordinación con todas las instituciones y el ámbito sociosanitario desde el inicio ha sido una de nuestras prioridades" y ha señalado que "muchos de estos test se están realizado en estas personas y nuestra idea es, y lo estamos llevando a cabo con un protocolo, conocer la prevalencia, es decir el número de personas que están infectadas o que han pasado la enfermedad", para así "conocer en estos ámbitos también cuántas personas han estado asintomáticas pero con la enfermedad".

Para ello, ha asegurado que van a realizar estos test "en todas las personas que están ingresadas en las residencias y en sus profesionales", pero ha indicado que su realización y su análisis "precisa una línea de actuación que es en la que estamos en este momento, un diseño y una realización". A lo largo de esta semana, ha avanzado, tendrán "más datos de cómo es realmente esa prevalencia de infección en las residencias".

PICO DE FALLECIMIENTOS

Ante las declaraciones del ministro de Sanidad, Salvador Illa, en las que afirmaba que España ha pasado el pico de fallecimientos, Nekane Murga ha señalado que los datos "no siguen una relación continua, sino que existen dientes de sierra".

Tras recordar que la semana pasada Euskadi tuvo durante varios días "las cifras más altas en el contexto y en todo el continuo de la enfermedad" y que "ahora llevamos varios días con un menor número de personas fallecidas", ha considerado "previsible que, según haya menos infectados y personas hospitalizadas, vaya descendiendo". No obstante, cree "prematuro" y están esperando a confirmar que "esta estabilización en las cifras es más permanente".

Por otro lado, ha indicado que no ha habido contacto con el Ministerio de Sanidad en relación con el reparto, venta y precios de las mascarillas en las farmacias, a la vez que ha considerado que es "una forma de proporcionarlas con mayor equidad y capacidad de distribución".

ACOMPAÑAMIENTO

Por otro lado, se ha referido al impedimento de acompañar a afectados de Covid-19 ingresados en hospitales o de visitarlos en residencias, para señalar que "desde el primer minuto que pusimos en marcha medidas, que sabíamos que reducían el acompañamiento de todo tipo de personas en nuestros centros sanitarios y sociosanitario, fuimos conscientes de las consecuencias que podía tener desde el punto de vista psicológico, de acompañamiento y de soledad".

Sin embargo, ha remarcado que la prioridad ha sido "la seguridad de los acompañantes y también de los profesionales sanitarios que trabajan en esas unidades".

Tras recordar que siempre han dicho que "se debía individualizar y valorar el beneficio y la situación de la unidad hacia la persona ingresada o sus acompañantes", ha reconocido que, "en este momento que hay menor presión asistencial, esa valoración individual debe realizarse en las unidades, pero siempre recordando que en esto lo que prima es la seguridad de todos".