Historias de... saray

La primera mujer mejor chocolatera

La bilbaina Saray Ruiz ha subido al Olimpo del chocolate al ganar un premio hasta ahora reservado solo a hombres

09.02.2020 | 18:13
La pastelera Saray Ruiz se hizo con el premio a mejor chocolatera el pasado lunes en Barcelona.

La bilbaina Saray Ruiz ha subido al Olimpo del chocolate al ganar un premio hasta ahora reservado solo a hombres

CON solo 33 años, la bilbaina Saray Ruiz acaba de coronarse como la mejor chocolatera de España. La pastelera se ha convertido en la primera mujer que obtiene este galardón en el XI Campeonato al Mejor Maestro Artesano Chocolatero Trofeo Lluís Santapau, fallado hace el pasado lunes en Barcelona. El sabor intenso, los infinitos matices y la versatilidad son los factores que mejor explican por qué todo el mundo, incluidos los mejores chefs, hacen locuras por el chocolate. Y Ruiz confirma su pasión por este ingrediente que sabe trabajar como nadie y que es su elemento más inspirador. "La comida en general me apasiona pero soy bastante dulcera. Hasta excesivamente golosa. Un buen coulant, un helado rico, un buen cheesecake me vuelven loca", confiesa a DEIA la que será la próxima capitana de la Copa del Mundo de Pastelería de Lyon en 2021.

Con una trayectoria plagada de éxitos, Ruiz, profesora de la Escuela de Pastelería de Barcelona, reivindica el papel de las mujeres en el mundo de la cocina. "Porque es una profesión relativamente machista y no se ven muchas mujeres en la palestra. Pero yo me siento valorada y respetada ya que a base de dedicación y esfuerzo he conseguido hacerme un hueco dentro del sector y en este ámbito profesional", precisa.

Con apenas tres años, Saray Ruiz se marchó junto con sus padres a vivir a Alicante, pero allá donde va siempre hace gala de ser vasca y ha pasado todos los veranos de su juventud en Euskadi. Hace diez años empezó a estudiar en la Escuela de Pastelería de Barcelona y desde el primer año ya le contrataron. Por eso ahora es una de las profesionales más prometedoras de este mundo gourmet y delicatessen con un sabor tan dulce. "Siempre me ha gustado la gastronomía. Para los vascos, ya se sabe, la comida es muy importante. Mi padre es somelier, mi madre se dedica a la hostelería, mis tíos, que son de Dima, también tienen un restaurante... Y, ya se sabe, en casa me animaron a ir a la universidad pero yo en realidad quería ser pastelera. Estudié Administración y Dirección de Empresas, pero al final la cabra tira al monte", bromea. Paso a paso, Ruiz se está consagrando en una de las disciplinas culinarias más complicadas. "Desde luego es la más estricta porque hay que ser muy metódica. Aquí no puedes probar, ni añadir sal porque te ha quedado un poco soso ni rectificar el guiso sobre la marcha", explica de forma coloquial.

En el certamen que acaba de ganar participaron seis pasteleros de toda la península, que, durante dos días, presentaron sus diferentes creaciones inspiradas en la temática de Marvel y los superhéroes. "Ahora la temática de los concursos ya no es libre, es impuesta. Había que presentar una tarta, un postre plano, en plato, seis bombones y una pieza artística". Pero aunque ella asegura que no es nada friki, el evento ratificó su talento y evidenció que las maravillosas creaciones de esta maga dulce son para chuparse los dedos. "Decidí hacer una propuesta diferente, llevándola a mi terreno", aclara Saray.

Por eso en lugar de elegir superhéroes se centró en el creador del Universo Marvel, Stan Lee. "Un tipo entrañable que ha aparecido en cameos en todas las pelis", apunta. Con ese hilo conductor desarrolló sus creaciones. "Recreé el momento en que Stan Lee, una vez que ha triunfado, se lleva sus cosas del garaje donde ideó todo su universo. Construí la caja de cartón (de chocolate) con los escenarios, con vigas representando a Nueva York, un depósito de agua y un montón de elementos". Un jurado de degustación y presentación y otro técnico valoraron su técnica, originalidad, organización, higiene y habilidad. Y premiaron sus bombones, su tarta y sus piezas escultóricas de chocolate, auténticas obras de arte, con un mundo lleno de personalidad y magia que se derrite en el paladar.

noticias de deia