Malena Alterio: “Es placentero pasar apuros y vergüenza”

12.02.2020 | 10:04
Alterio se convierte en Nuria en ‘Vergüenza’, serie de Movistar +.

Le gusta tener controlado el trabajo, así que cuando termina uno siempre tiene el mal presagio de que no le van a llamar más. Y aunque nunca se cumple tal presentimiento, no puede evitarlo. De hecho, es una actriz que tiene siempre un proyecto entre manos. En menos de quince días estrena la tercera temporada de Vergüenza, serie que protagoniza en Movistar+. 

Ahora tiene en Vergüenza un marido televisivo famoso al que conocen en todas partes, lo que le faltaba...

Ni me hables. En esta temporada Jesús se ha convertido en la vergüenza nacional. Nuria, mi personaje, se muestra muy apesadumbrada y muy superada por las circunstancias. Antes, la vergüenza no pasaba del entorno familiar, la controlaba y no pasaba de ahí, de los más cercanos. Es que Jesús ha saltado a las redes sociales y ahí pasa fronteras. Va tomando sus acciones, aunque mejor me callo, no vaya a ser metepatas. No voy a contar todo lo que ocurre en los capítulos que se van a estrenar el día 14.

El día de los enamorados.

Es que Nuria está muy enamorada de Jesús?

Dicen que el amor es ciego.

No tanto. Ella se da cuenta del marido que tiene, pero le quiere mucho. No es ciego, es que con amor se aguantan mejor las cosas.

O no se ven los defectos.

Bueno, no hay que ser cínica. Nuria también es bastante metepatas. 

¿Soportaría en la vida real un marido como Jesús?

Pues no lo sé. Tendría que comprobarlo para poder responder. Supongo que todo sería un depende.

¿Depende de qué?

De lo enamorada que esté de ese marido. Todo puede ocurrir, como en la serie. La vida real es menos disparatada que lo que se ve en Vergüenza, pero creo que hay muchas Nurias enamoradas de un metepatas, y muchos Jesús dedicados a hacer las cosas más imbéciles en los momentos menos oportunos.

¿Estaría dispuesta a ser Nuria por cuarta vez?

Totalmente. Que me digan dónde hay que firmar, pero no solo por cuarta, por quinta, por sexta o por lo que sea. Me lo paso muy bien trabajando con Javi (Gutiérrez), Álvaro (Fernández), Juan (Cavestany) y con el resto del equipo. Estoy muy satisfecha de lo que hemos hecho. Además, hay gente que se siente tan identificada con todas las situaciones... Es muy placentero pasar apuros y vergüenza. Me encanta.

Tiene usted unos gustos raros...

Solamente cuando es ficción, claro, pero estaría feliz si hacemos otra temporada, aunque no sé si la habrá, porque no nos han dicho nada.

¿Qué planes de futuro tiene?

Estoy haciendo la segunda parte de Señoras del (h)AMPA para Telecinco y Amazon Prime. Con esta serie voy a estar ocupada hasta a abril. 

No se quejará...

En absoluto. No podría. Mira que cuando termino un trabajo siempre me entra una cosa dentro y pienso: ¿Y si no me llaman más? Soy muy aprensiva y no lo puedo remediar. He formado parte de proyectos que han ido bastante bien, pero, ¿te puede ir bien durante tanto tiempo? Uy, ya ves? siempre existe ese miedo, a que lo bueno acabe de golpe.

Pues lleva mucho tiempo en la profesión como para seguir siendo aprensiva.

Veinte años, y no me ha ido mal, pero, ¿quién no tiene miedo a que todo acabe de golpe? En fin, que estoy muy satisfecha y no voy a quejarme de nada.

¿Qué hace cuando no trabaja?

Pensar a ver qué otros proyectos voy a hacer. No soy de hacer grandes cosas en mi tiempo libre. Me gusta viajar en la medida de mis posibilidades, estar con mi familia, practicar yoga? Hago cosas bastante normales, no soy muy extravagante.

Y si el descanso es por un parón laboral, ¿lo lleva bien o se altera?

Bien, aunque afortunadamente esos parones no han sido muy largos. La verdad es que el 90% de los actores tenemos ese miedo a que no salgan más cosas, aunque estemos trabajando. Siempre pensamos que van a dejar de llamarnos, de contar con nosotros. En mi caso es algo contradictorio: llevo años enganchando un proyecto tras otro, pero aún y todo reconozco que soy pesimista y pienso que me voy a pasar de moda. Este es un oficio en el que tienes que tener muchas variables, y depende de cómo caigas, de los gustos de un momento? No sé si es pesimismo no justificado o que hemos visto muchas historias a nuestro alrededor.

Usted ya tenía la experiencia de la profesión en casa.

Cierto, en mi casa todos somos actores y sabía de qué iba esto. He visto aciertos y desaciertos, pero también he visto épocas de mucho trabajo y épocas de nada. Sé de lo que hablo porque he vivido que en mi casa no sonara el teléfono y no llegáramos a fin de mes. Cómo ves, lo de la inestabilidad en los actores es real.

Esa inestabilidad es real en todos los sectores.

Es verdad, pero en unos sectores se nota más que en otros, o hay más gente que quiere trabajar en ellos y no puede.

¿No le hubiera gustado dedicarse a otra cosa habiendo visto desde niña la situación del oficio?

No tengo plan B y no sé lo que haré si algún día esto se desmonta y las cosas no me van bien. Es más, cuando la gente joven me pide consejo siempre les digo: Fórmate bien en lo de ser actor, pero haz otra carrera que te guste por si acaso.

A eso responde un refrán: Consejos vendo y para mí no tengo.

Ja, ja, ja? Es verdad. Si algo me sale mal, alquilo mi casa y me hago casera, pero tendría que pensar en alguna alternativa más.

¿Le gustan los grandes viajes?

De todo tipo. El último gran viaje fue a Buenos Aires primero, y después estuve en el norte de Argentina. Lo hice hace tres años y me encantó. No hago con frecuencia este tipo de escapadas por pereza, pero mi propósito siempre ha sido moverme. Es más, mi estado de ánimo lo agradece mucho. De vez en cuando hago un esfuerzo y despego de mi entorno.

También habrá seguido la rutina social de pedir deseos para 2020...

Soy muy clásica y pido salud, mucha salud. Quiero que mi gente esté bien y que todos me arropen como lo han hecho siempre. Yo les doy lo mismo, quiero mucho a los míos. Con salud para todos me doy con un canto en los dientes.

¿También es clásica a la hora de celebrar la Nochevieja?

Sí, bastante. Es que yo no me salgo mucho del camino.

¿Supersticiosa?

No, ni en Nochevieja ni en ningún otro día del año. En plan festivo lo hago todo por diversión. Me divierte buscar una braga roja, me divierte comer lentejas?

Pero eso es en Italia, aquí le recuerdo que nos hemos comido las uvas.

Bueno, pues me vuelvo italiana. También soplo las velas cuando es mi cumpleaños y pido un deseo.

Déjeme adivinar, ¿salud?

Sí, claro, yo siempre pido salud. La salud es tan importante para hacer cosas que te gustan en la vida que no la podemos olvidar. 

Dicen que su hermano Ernesto la tenía torturada cuando eran pequeños, que le hacía la vida imposible.

Ja, ja, ja? Torturada, no, pero durante una época de nuestra vida me puteaba un poquito. Era muy incordio, pero todo estaba dentro de lo normal; hacía lo que todos los hermanos mayores con los más pequeños.

¿Fastidiar?

Reconozco que hubo una época de nuestras vidas en la que él no me toleraba, pero yo le seguía admirando mucho. Me mataba a sustos, le hacía gracia verme asustada. Se escondía, yo no le veía venir y me asustaba mucho. 

PERSONAL

Edad: 46 años.

Lugar de nacimiento: Buenos Aires, aunque vive en Madrid desde antes de cumplir un año.

Trayectoria: Su primera incursión televisiva se produjo hace 20 años en la serie Hermanas, en un único capítulo. Poco más tarde tuvo su primer papel importante en El palo. Su fama se disparó al interpretar para Antena 3 uno de los personajes importantes de Aquí no hay quien viva, Belén López. Rabia y El hombre de tu vida también entran en su listado de trabajos. Es, junto a Javier Gutiérrez, la protagonista de Vergüenza en Movistar+. En Telecinco está en del elenco de Señoras del h(AMPA).