Realidad virtual y bioimpresión: la revolución tecnológica llega a la medicina

Estas nuevas técnicas pueden ayudar tanto a pacientes como a profesionales sanitarios

27.10.2021 | 10:15
Las gafas 'Hololens', que permiten ver datos del paciente mientras le operan.

Mejorar la calidad de vida de los pacientes con tratamientos no invasivos o facilitar el trabajo de los profesionales sanitarios son algunos de los objetivos de la tecnología en el sector de la medicina. Y todo ello para conseguir también la denominada medicina personalizada para cada paciente. Para ello son claves dos técnicas: la bioimpresión y la realidad virtual. ¿Qué son capaces de hacer?

Impresión 3d y bioimpresión

La bioimpresión es una técnica de fabricación de estructuras tridimensionales basadas en modelos 3D digitales mediante la incorporación de biotinta elaborada con materiales biológicos, células vivas y bioquímicos. Por eso es una técnica adaptada al paciente con el objetivo principal de restaurar la función de un tejido o un órgano. Con ella ya es posible imprimir cartílago y piel para curar a personas con alguna enfermedad o los síntomas propios del envejecimiento, por ejemplo. En un futuro también se podría incluso imprimir órganos completos.

En este sentido, la NASA organizó un concurso para la creación de tejidos de órganos humanos capaces de sobrevivir 30 días. Los ganadores, los proyectos de WFIRM y Winston, se diferencian en la manera en que forman los vasos sanguíneos en el interior del cuerpo. Además de suponer un gran avance en la medicina regenerativa, estos proyectos podrían ser muy útiles en las futuras misiones espaciales tripuladas de la agencia.

Pero esta técnica tiene otras funciones, como el tratamiento de cánceres. En este sentido, se puede crear una estructura tridimensional que simule un tumor y aplicarle diferentes tratamientos de quimioterapia para hacerse una idea de cómo tratar al paciente.

Por otra parte, desde hace años se trabaja en la impresión 3D de órganos y prótesis para mejorar la calidad de vida y ayudar a los profesionales sanitarios. ¿Cómo? A través de pruebas como una resonancia magnética se puede imprimir el órgano o la parte del cuerpo que se va a operar o tratar para facilitar la labor del cirujano. De esta manera se puede planificar mejor la operación, lo que supone más tranquilidad para el doctor y el paciente, quien permanecerá menos tiempo en la mesa de operaciones. A la vez, estos biomodelos son muy útiles para los estudiantes de Medicina, que pueden practicar más cómodamente.

En este sentido, muy útil será la nueva técnica de impresión en 3D basada en láseres para endurecer una resina líquida e hidrogeles denominada estereolitografía. Este sistema ha evolucionado para imprimir de manera más rápida y con materiales flexibles, como los que se emplean para los órganos artificiales, para que se parezcan cada vez más a los reales.

Realidad virtual

Facilitar el trabajo de los sanitarios es el principal fin de la realidad virtual para adelantarse a posibles complicaciones en una operación. Lo que comenzó como una manera de entretenimiento, cada vez tiene más importancia para la ciencia.

La técnica consiste en crear un entorno a través de un sistema informático que permite trasladarnos a cualquier lugar y situación simulando la realidad. En medicina se puede emplear para las operaciones, tratamientos de fobias y formación académica, entre otros. En el primer caso, los doctores pueden simular una intervención quirúrgica para planificar la real; también es posible que manejen un robot a distancia mientras ven al paciente a través de la VR. Además, a través de unas gafas como el modelo Hololens de Microsoft, el cirujano puede ver mientras opera las pruebas del paciente.

En cuanto al tratamiento de fobias, la realidad virtual es útil porque sirve para recrear situaciones de miedo o estrés de manera gradual y controlada para facilitar el diagnóstico y adecuar el tratamiento.

También se emplea para la formación de nuevos médicos, recreando situaciones sin poner en riesgo a la persona. En este sentido, ya se ha creado el primer hospital virtual en México para complementar la educación. Al entrar en el hospital, los futuros médicos tienen la sensación de encontrarse en un edificio real, siguiendo los mismos protocolos y procesos que se ponen en marcha en la realidad. Este proyecto lo ha desarrollado la startup Smartraining, que también ha diseñado otros entornos como un box dental, un laboratorio clínico, urgencias, sala de pediatría, radioterapia y medicina nuclear, entre otros, para que puedan practicar los sanitarios.

Poco a poco estos nuevos métodos se irán implementando en distintas áreas de las ciencias de salud. 

Órganos bioartificiales

También destacan los órganos bioartificiales. Ya en 2010, el Hospital Gregorio Marañón de Madrid inauguró el primer laboratorio del mundo para producir órganos bioartificiales con células madre. Se trata de órganos fabricados a partir de la estructura original, es decir, que se eliminan todas las células originales y se le inyectan células madre, por lo que no hay posibilidad de rechazo. Así, ya se ha logrado crear modelos de córnea artificial, piel, nervios periféricos y paladar. Ahora incluso se trabaja en incorporar antibióticos en piel artificial para asegurar una mejor implantación.
noticias de deia