Los tumores orales y de orofaringe ligados al virus del papiloma humano (vph) se han incrementado en los últimos años, con la detección de unos 8.000 nuevos casos anuales.

El virus del papiloma humano produce infecciones de transmisión sexual en genitales, ano y orofaringe, que pueden provocar la aparición de tumores malignos”, ha puesto de manifiesto Alex Sistiaga, presidente de la comisión de Oncología y Cirugía de Cabeza y Cuello de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

Según datos de la sociedad de otorrinos, el cáncer oral y de orofaringe se encuentra entre los diez más diagnosticados en el Estado, representa el 18% de todos los casos de esta enfermedad en cabeza y cuello y, en algunas regiones, hasta el 30% de ellos pueden deberse al vph.

Estos tumores tienen especial predilección por zonas de la faringe como las amígdalas palatinas y la base de la lengua. 

Sistiaga detalla que este cáncer, asociado al sexo oral, aparece en pacientes más jóvenes que los asociados al tabaco, en personas con edades comprendidas entre los 45 y 50 años, no fumadores y con buen estado de salud, y tienen unas tasas de supervivencia superiores a las de los tumores de esta zona no causados por el virus.

Sobre su detección, los expertos advierten de que el virus puede permanecer durante años en el organismo sin causar síntomas, lo que dificulta mucho concretar el momento del contagio, motivo por el cual recomiendan vacunar a todos los adolescentes.