Neure kabuz

Desafíos permanentes desde el podio de la competitividad

09.02.2020 | 18:23

A unos días de la cita periódica con la presentación del Informe de Competitividad de Orkestra, convertido en un clásico para tomar la temperatura a nuestra economía y sociedad y adentrarnos en desafíos de futuro, irrumpe el "Índice europeo de Competitividad" que la Unión Europea elabora para comparar el comportamiento de las regiones europeas.

El citado índice sitúa a Euskadi en la posición 125 de las 268 regiones que analiza, otorgando una puntuación mejor que la de hace tres años, si bien nos coloca ligeramente por debajo en términos relativos, con aparente mejoría de algunos competidores.

Al margen de otras consideraciones, la comparativa por grupos de regiones "homologables", provoca una primera distorsión al mezclar tamaños, capitalidad central o geo-periférica, modelo de tejido económico, capacidades reales de autogobierno y decisión/aplicación de políticas públicas, etc. La distorsión se agrava por las estadísticas empleadas (las más de las veces limitadas a ámbitos globales por Estado), las encuestas valorativas y la selección de los opinadores y evaluadores, con la excesiva recurrencia a información macro de igual o muy similar aplicación a todas las regiones, generando una asimilación al Estado del que se forma parte y a la ciudad-región que contiene la capitalidad. Finalmente, el propio objetivo de este índice, orientado al soporte del ejercicio presupuestario de la Comisión Europea no permite grandes mecanismos de articulación de estrategias para la Competitividad (diferenciada y única, por definición).

La competitividad no es un asunto limitado a un frío éxito económico de algunos contra el resto como suele mal entenderse, sino un motor generador de riqueza, empleo y bienestar sostenibles para la sociedad. De allí su compleja y enorme importancia.

Ahora bien, con todas las limitaciones que se expliciten, conforme al mencionado índice regional europeo, Euskadi ocupa la cabeza en el Estado español a escasa distancia de Madrid (tan solo superado por la variable "tamaño del mercado"), destacándose la salud (Sanidad, Servicios Sociales y otras políticas y determinantes socioeconómicos de la salud). A la vez, destaca tres apartados negativos al situarlos por debajo de la media europea, penalizando la calificación final: estabilidad macroeconómica, eficiencia del mercado laboral y sofisticación de negocios.

Así, acercarnos a estos tres apartados negativos podría tranquilizarnos al comprobar que el primer factor señalado, "estabilidad macroeconómica" nos penaliza en extremo dada nuestra asociación con el Estado y sus estrategias (de planificación, inversión y gasto) arrastrándonos la situación española, que soporta una deuda de 1,2 billones de euros con una carga financiera anual de 40.000 millones, sin presupuestos, con un desempleo estructural que lidera el pelotón negro de la UE y una cuestionable gestión macro a las que se unen las "Leyes Básicas" de aplicación generalizada y obligada, impidiendo decisiones críticas diferenciadas mientras que, uno a uno, dichos elementos son claramente mejores en el caso vasco: la menor tasa de desempleo del estado, mínima deuda con el mejor ratio del Estado, eficiencia de la administración pública... En todo caso, hemos de profundizar y asumir algunos importantes "problemas y desafíos" propios.

Nuestro modelo de relaciones laborales ha sido valorado a lo largo del tiempo como un modelo diferenciado del Estado considerando que contamos con un espacio sociolaboral propio. Sin embargo, no se pueden ocultar indicadores negativos como el propio cuestionamiento o paralización de alguno de los instrumentos de encuentro, hoy desechados o despreciados, el elevadísimo absentismo permanente, a la cabeza del Estado, demasiadas jornadas perdidas fruto de la conflictividad como llave de soluciones o, incluso, pese a estar a la cabeza del desempleo, el para nosotros aún considerado paro crónico excesivo, en especial, en el mundo juvenil y en el de larga duración para mayores de 45 años.

De igual forma y tan o más preocupante aún es el apartado de la "sofisticación de los negocios". Tras este epígrafe encontramos la innovación, el emprendimiento, la tipología e internacionalización de la empresa, así como el valor añadido generado y, sobre todo, el denunciado espacio de menor relevancia en ámbitos de alta tecnología.

Euskadi destaca (desde luego en el marco del Estado español) y es referente en competitividad, innovación, bienestar... en el seno, también, de la Unión Europea. Ahora bien, a partir de ahí, se suele resaltar nuestra débil situación en las tecnologías avanzadas (casi siempre condicionadas por las patentes y propiedad intelectual), empezando por atribuir a nuestra Red de Centros Tecnológicos y empresas una escasa presencia y mínima generación de ingresos en estos apartados, lo que sugeriría una limitación a nuestro desarrollo en este espacio de innovación tecnológica. Innovación de la que se destaca la enorme labor realizada en Euskadi (empresas y gobiernos), si bien se entiende limitada a pocos "jugadores ganadores" y un uso excesivo de recursos en micro pymes con escasa "capacidad innovadora", centrando, desgraciadamente, los indicadores en su asociación con la innovación productiva, de procesos, de gestión, societaria o social, las más de las veces, no solo de mayor valor, sino asociables al tejido empresarial y cultura socio-económica de nuestro país. En esta línea, el apartado "emprendimiento" resulta penalizado. Euskadi cuenta, sin duda, con uno de los más completos marcos emprendedores, políticas de apoyo público en todos los niveles, iniciativas público-privadas ad hoc, emprendedores sociales y algunas significativas empresas que promueven "el intraemprendimiento". Pero los resultados obtenidos no vienen acompasados, en el plazo inmediato, a los éxitos empresariales deseables. La tasa de mortalidad de las nuevas aventuras emprendedoras es muy elevada, el grado y tiempo de crecimiento medio de las nuevas iniciativas es escaso y la confusión entre emprender y autoempleo está demasiado extendida.

Asimismo, siendo Euskadi una economía claramente abierta e internacionalizada, los evaluadores penalizan nuestra economía por la concentración de mercados, la inversión "productiva o con base permanente" en el exterior y la limitada "presencia tractora" en las "grandes cadenas globales de valor". Aquí, también, el Estado y sus decisiones tienen su carga penalizadora por la nefasta gestión de castigo a la conectividad (Y vasca, aeropuertos, red de acción exterior, misiones parlamentarias, puestos en organizaciones internacionales, presencia en foros exteriores?)

No se trata de enredarnos en los diferentes índices que son, en todo caso, una excelente excusa y oportunidad para adentrarnos en sus elementos para preguntarnos el qué y cómo actuamos en cada uno de ellos, cuál es nuestro estado real, qué resultados estamos logrando, a qué desafíos nos enfrentamos y, sobre todo, qué podríamos hacer para mejorar en todos y cada uno de ellos.

El índice aquí comentado nos sitúa en un lugar cabecera del Estado y en un relativo tercio líder entre las regiones europeas supuestamente homologables. Esta misma semana, Bilbao ocupa uno de los top-10 de las ciudades inteligentes, hace unos días, el Indice de Progreso Social nos volvía a destacar en una posición privilegiada y, de igual forma, podemos constatar significativos avances, liderazgos y referencias mundiales.

En unos días, tendremos nuevas fotos del estado de nuestra competitividad. Por encima de la rigurosa información y acceso abierto y transparente a todo tipo de indicadores que su Observatorio de Competitividad aporta, Orkestra nos acercará a otros puntos de la realidad vasca, así como de los desafíos a los que hemos de enfrentarnos. A su Informe de Competitividad 2019, incorporará uno de los aspectos clave para transitar hacia el futuro esperable: "Las tendencias del empleo" y nuestro desafiante viaje más allá de las competencias y la formación asociables. Sin duda, vitaminas esenciales para un largo e inacabable viaje. Euskadi, desde una posición destacada, afronta, día a día, nuevos desafíos. Más allá de Índices concretos, necesarios para medir nuestro grado de avance, sigamos una estrategia propia al servicio de nuestra Sociedad y bienestar.