La familia Cabrejas Villota

"La pandemia frenó de lleno la actividad de nuestra asociación"

Esta familia vizcaína de Santurtzi le da mucha importancia a la alimentación, así como al deporte. Asier Cabrejas, además de policía, es el presidente de la Asociación Euskadi en Forma, y Estela Villota, su mujer, compagina su trabajo como distribuidora de una empresa de nutrición internacional con charlas y actividades deportivas

21.06.2021 | 09:27
Esta familia vizcaína de Santurtzi le da mucha importancia a la alimentación, así como al deporte

En esta ocasión nos trasladamos a Santurtzi para visitar a Asier Cabrejas, su mujer Estela Villota y su hija Ane. Una familia muy unida, amante del deporte y de la comida sana, que nos dan la bienvenida a su nuevo hogar, en el que llevan poco más de un año, ya que nos cuentan que hicieron la mudanza justo antes del confinamiento. "Hemos tenido mucha suerte de haber hecho el cambio. Aquí tenemos vistas despejadas al puerto y además tenemos una terraza muy maja, un espacio verde comunitario, gimnasio y piscina. En ese sentido nos consideramos unos privilegiados", advierte Asier Cabrejas, presidente de la asociación Euskadi en Forma.

¿Por qué surgió Euskadi en Forma?

-Asier Cabrejas: Es una asociación sin ánimo de lucro que tiene como objetivo promover hábitos de vida saludables, como practicar deporte y llevar una alimentación sana. Comenzamos hace ya unos años, en el año 2013, sin otro objetivo que buscar gente para hacer deporte en grupo. Y de ahí, poco a poco, fueron surgiendo el resto de actividades, como charlas, clases, excursiones, planes para ir al monte o también eventos solidarios.

¿Cuáles son vuestros objetivos?

-Asier: Pues llegamos a tener acuerdos con distintos municipios de la zona para hacer actividades, pero tampoco es que tengamos pretensiones de crecer, simplemente mantenernos los que estamos, alrededor de un centenar de socios de forma estable. Estela se encarga de organizar las charlas, así como las actividades deportivas, y en mí recaen las labores de gestión y dirección de la asociación, ya que ejerzo de presidente de la misma. (Descubre la filosofía de la asociación Euskadi en Forma aquí).

-Estela Villota: Todas las semanas nos reuníamos en la explanada de al lado del KulturGune. Comenzábamos con los estiramientos y hacíamos ejercicios de cardio.

Como asociación, ¿de qué forma os ha afectado la pandemia?

-Asier: Lo malo ha sido que no hemos podido reunirnos, ni mucho menos celebrar excursiones ni actividades, aunque esperamos poder retomarlas pronto, cuando la situación lo permita y sea posible garantizar la seguridad de los asistentes.

-Estela: El parón ha sido una pena, ya que en la última temporada se había ido sumando gente nueva, pero el confinamiento frenó todo un poco. Habíamos creado un grupo muy bueno y muy variado, con gente hasta de 80 años. Al final, el enriquecimiento con personas y experiencias de todo tipo hace que, al final, entre nosotros, hayamos hecho una gran piña. Cuando nos encontramos por la calle nos piden que volvamos a juntarnos para hacer alguna clase o irnos de excursión. Hay muchas ganas...

¿Téneis pensado algo para 2022?

-Asier: No queremos crearnos falsos objetivos. En cuanto podamos lo prepararemos rápido y volveremos a empezar. Ojalá sea lo más pronto posible.

Asier, ¿cómo ha sido y está siendo trabajar como polícia en plena pandemia?

-Asier: Cuando empezamos teníamos muchas dudas, como le pasaba a todo el mundo. Realmente no sabíamos muy bien cómo actuar y sobre todo a quién hacer caso. Y teníamos que exigir a los ciudadanos que cumplieran unas medidas que ni siquiera nosotros teníamos claras, así que fue difícil. La situación estaba muy tensa y no todo el mundo comprendía lo que estaba ocurriendo.

¿Y en tu caso, Estela, como distribuidora de alimentación? ¿Puedes trabajar desde casa?

-Estela : Sí. Soy distribuidora de una empresa iternacional de nutrición. Asesoro en temas de nutrición. Me reúno con los clientes, valoramos su situación, vemos sus objetivos y hacemos un plan. Yo tenía una oficina en el KulturGune de Mamariga, aquí mismo, en Santurtzi, pero empecé a trabajar desde casa a raíz del confinamiento y por el momento sigo haciendo mi trabajo a distancia. Para mí no es algo nuevo, ya que hace años ya trabajaba así. Desde el confinamiento, me he adueñado del salón. Me he adaptado una zona para trabajar y ya está.

¿Puede resultar más estresante trabajar desde casa?

-Estela: En mi caso no lo llevé mal porque en esta zona tenemos mucha tranquilidad y además tenemos una terraza muy maja. Eso son puntos a favor, está claro. Cuando empezó el confinamiento hizo muy bueno y entonces, pudimos estar aquí en la terraza muchos días y eso lo agradecimos.

-Asier: Realmente, somos unos afortunados y tuvimos la suerte de poder hacer la mudanza antes de que nos confinaran a todos.

Os habéis trasladado a un sitio muy tranquilo y con vistas al mar, ¿qué más se puede pedir?

-Estela: Sí. Estamos en una urbanización nueva y poco a poco está creciendo mucho. Todavía falta que nos pongan comercios y tiendas, pero ¡espero que no sea una de ropa porque entonces nos arruinamos! (ríe).

¿Os gusta mucho la moda?

-Estela: No me gusta ir a comprar pero me gusta mucho la moda.

-Ane: A mí me encanta ir a ver tiendas con mis amigas.

-Estela: Sí, se va ella sola, pero si se quiere comprar algo me manda fotos para que opine (ríe).

A Estela Villota y su familia les gusta cuidar su alimentación. Foto: Aida M. Pereda

Y Ane, tú también has tenido que adaptar tus rutinas y asistir a las clases de forma virtual. Has terminado segundo de LH desde casa y aunque empezaste tercero sin poder ir a clase, al final has podido terminarlo de forma presencial en Asti Leku, en Portugalete.

-Ane: Sí. He echado de menos ir a clase durante todo este tiempo y toda esta situación ha sido un poco rara. Las clases online eran una opción y había que hacerlas así, pero me he dado cuenta de que es mucho más difícil entender todo lo que el profesor explica, y además, había muchos problemas técnicos que hacían más aburridas las clases y nos obligaban a no avanzar tan rápido. Además, al estar en casa eché mucho en falta estar con los amigos y amigas como lo hacía a diario en clase.

-Estela: ¡Menos mal que pudieron volver a clase relativamente poco después! Pero en aquel entonces, todos tuvimos que adaptarnos. Al final pudimos sacar todo adelante.

Estábamos de acuerdo con que siguieran las clases desde casa, ya que la situación era grave y además, en nuestro caso, tenemos a Asier que estaba en primera línea. Ane se adaptó muy bien y siguió las clases adaptándose a esa nueva rutina, como el resto de sus compañeros de clase.

¿Y qué tal se te dan los estudios?

-Ane: Llevo bastante bien todas las asignaturas, aunque me gusta más Matemáticas y Física, mientras que las que son de aprender todo de memoria, como Historia, me gustan un poco menos (sonríe).

¿Qué supone el deporte para vosotros en vuestro día a día?

-Estela: Por suerte, el bidegorri está aquí al lado y nos gusta dar una vuelta andando o subir al Serantes para mantenernos activos. Además hacemos deporte todos los días, ya que en la urbanización tenemos gimnasio y también piscina. Solemos bajar a las ocho de la mañana al gimnasio, justo cuando Ane se va a clase. Y al terminar nos ponemos a trabajar.

-Asier: Sí. Básicamente ahora lo que más usamos es el gimnasio comunitario, que es muy seguro. Tenemos turnos por horas y lo desinfectamos todo tanto antes como después.

-Estela: La piscina el año pasado no la abrimos y este año todavía no sabemos qué vamos a hacer.

¿Cuál es vuestro deporte favorito?

-Ane: Antes hacía gimnasia rítmica y también he hecho baile moderno.

-Estela: ...es que baila fenomenal, ya sé que soy su madre, pero es que es así (ríe).

-Ane: Y este año he empezado con el atletismo. Entreno en Santurtzi para preparar los 100 metros lisos. Entrenamos los martes y los jueves, pero con la pandemia hemos tenido muchos parones y no hemos tenido mucha regularidad para entrenar.

Y en el caso de Asier, ¿sientes pasión por el remo, verdad?

-Estela: Sí, ¡hasta hace año y pico ha estado remando con el equipo de veteranos!

-Asier: Sí. Fui remero de La Sotera durante once años, desde los 15 hasta los 26 años. A día de hoy ya no lo practico, pero sigo haciendo deporte.

¿Qué te ha aportado un deporte como el remo en tu vida?

-Asier: Diría que mucha disciplina. Lo que veo en las nuevas generaciones es que si no consiguen el resultado dejan de esforzarse. El remo es muy exigente, pero es que en cualquier deporte se necesita de una gran autodisciplina. En nuestro caso la temporada es de verano e imaginaros lo que era que mientras tus amigos se iban a las fiestas, tú tenías que madrugar para salir a remar.

¿Cómo ves la evolución que ha tenido este deporte?

-Asier: El remo ha evolucionado hacia el mundo profesional, pero conserva las mismas bases. (Conoce la evolución del remo  aquí). En mi época no cobrábamos nada, excepto cuando ganábamos alguna que otra bandera. Ahora se le da mucha importancia a la nutrición, mientras que en su momento comíamos todo lo que queríamos.

¿Sí?

-Asier: Como suenal. En su momento, comíamos lo que hacía la amatxu. Con deciros que para cenar siempre comía huevos con patatas y algo más... ¡Qué buenos recuerdos! (sonríe)

Haciendo deporte en el gimnasio comunitario. Foto: Aida M. Pereda

En cuanto a materiales, también se aprecia una evolución desde las traineras de madera a las de fibra de carbono.

-Asier: Eso es. A mí me tocó vivir la transición completa porque he tocado ambas durante mi carrera. Las de carbono suponen una mejora grandísima pero he remado con ambas traineras y no dejan de ser lo mismo.

Cuando probé las primeras de carbono sí noté un cambio abismal en su peso y sobre todo en que no les hace falta apenas mantenimiento. En las de madera, la trainera se hinchaba y se rajaba.

Y Ane, ¿tú no te animas con esto del remo, como tu aita?

-Asier: Ha sido patrona alguna vez.

¡Ah!, ¿sí?

-Ane: Sí, estuve yendo con los veteranos unos días, pero era un poco difícil guiarles (ríe).

-Estela: Sí, fue precioso verles a los dos juntos en la trainera. Remaban en Sevilla y Asier le dijo que necesitaban un patrón, que si se animaba. Y allí que fue Ane, que no se había subido a una embarcación antes... Para mí fue una experiencia muy bonita, ya que nunca había visto remar a Asier y mucho menos a Ane. Verles juntos fue bonito y me dio mucha pena cuando Asier decidió dejarlo.

La alimentación es un tema fundamental para vosotros, ¿cómo os cuidáis en vuestro día a día?

-Estela: En casa tenemos una alimentación muy sana y variada, aunque tenemos momentos en los que nos pasamos un poco. Comemos vegetales, fruta, proteína... No pesamos la comida y en los desayunos no comemos nada con azúcar.

-Asier: Sí. Creemos que hay que volver un poco a lo que comían nuestros aitites.

¿Cuál es vuestro menú un día normal y corriente?

-Estela: Unas lentejas con verduras y de segundo un filete de pavo. Una ensalada con proteína, pechuga, pescado... Con eso nos arreglamos bien. (Descubre cómo hacer las lentejas con verduras aquí)

¿Y de postre?

-Estela: No somos muy de postres

En cuanto a bizcochos y dulces, ¿os habéis puesto con las manos en la harina en el confinamiento?

-Estela: Bueno... confesamos que en el confinamiento nos hemos pasado un poquito (risas).

-Asier: Alguna cosa hemos comido, pero hemos controlado el peso. (Perder peso sin pasar hambre es posible aquí).

En cuanto a literatura, ¿tenéis algún libro de cabecera?

-Asier: Mis preferidos son los libros sobre desarrollo personal. 'El Poder', de Rhonda Byrne, o 'El Secreto', de esta misma autora, son algunos de los que me vienen ahora a la cabeza.

-Estela: A mí nunca me ha gustado leer y la causa puede ser lo que nos obligaban a leer de pequeños. Tendría que leer más, pero me ha costado descubrir qué es lo que megusta leer. Ya de mayor, uno de los libros que más me gusta y que más veces me he leído es el de 'La ley de la atracción'. Fue gracias a que en el trabajo me recomendaron leerlo que lo descubrí. Desde entonces trato de llevar a cabo esa filosofía basada en el pensamiento positivo. (Descubre el libro de la 'Ley de la atracción' aquí).

-Asier: Yo estoy convencido de que lo que tenemos en nuestra vida actual es lo que queríamos tener hace años, eso que soñamos tener en el futuro: el coche, la casa...

-Estela: Empezamos a ejercitar la filosofía de la ley de la atracción en el momento en el que pusimos en venta el piso donde vivíamos antes. En el espejo coloqué un post-it en el que marqué como límite venderlo en noviembre de 2018 y ¡justo cerramos la operación el 18 de noviembre! Eso es un ejemplo del poder de la atracción. No es magia, es algo por lo que peleas día a día. Este pensamiento se lo hemos transmitido a Ane. Le regalamos el libro de 'La Varita Mágica', donde explican esta filosofía para que los niños y los jóvenes aprendan a cultivarla.

Una serie para recomendar...

-Estela: Sin duda Juego de Tronos. Es una serie que nos marcó. Estuvimos muy enganchados. Mi personaje favorito es Daenerys Targaryen. (Descubre una de las mejores series de la historia aquí).

Y Asier, ¿tú con cuál te quedas?

-Asier: Es difícil elegir, pero con Jon Nieve.

¿Y una película?

-Asier: La última que hemos visto en el cine fue Akelarre y nos gustó mucho, aunque lo pasé muy mal viendo cómo sufrían las protagonistas. Está muy bien hecha. (Descubre la película Akelarre aquí).

¿Os gustan las plantas? Tenéis espacio en el exterior, ¿habéis pensado en algo?

-Estela: Sí. En todas las estancias de la casa tenemos plantas, pero son artificiales (risas). Tenemos alguna natural, pero queremos tener más. Todavía tenemos que montar la terraza. Igual ponemos un limonero, quién sabe... Asier planta semillas para hacer germinados, pero huerta no hemos pensado poner nunca. (Descubre los germinados en la página 15)

¿Cuál es el viaje que habéis hecho del que guardais mejor recuerdo?

-Estela: Pues no lo sé, es que hemos ido a muchos sitios... Hemos estado en Suecia, en Alemania, en Italia, en Francia. Y Sevilla nos encanta. Tengo raíces andaluzas, porque parte de mi familia es gaditana, y eso se nota (risas).

Cuando visitamos la Plaza de España y descubrimos que están allí representadas todas las provincias en baldosas, me vinieron a la cabeza mis aitites y me emocioné mucho. Tengo un vínculo muy especial con ellos y con Andalucía. (Descubre la capital andaluza aquí).

noticias de deia