La caza de brujas de la Santa Inquisición

"Akelarre' es una película que nos ha impactado y en la que hemos sufrido la angustia de las protagonistas en nuestra propia piel", aseguran Asier Cabrejas y su mujer, Estela Villota. La cinta, presentada en el Festival Internacional de Cine de Donostia, triunfó en la última edición de los Goya

21.06.2021 | 15:01
La caza de brujas de la Santa Inquisición

La cinta del realizador argentino Pablo Agüero revisita uno de los capítulos más oscuros de nuestro pasado, la cruel caza de brujas llevada a cabo por la Santa Inquisición durante la Edad Media. Akelarre se erige con contundencia en un recomendable ejercicio histórico que trata de hurgar en los inquietantes orígenes de la visión de la mujer como culpable de los pecados del hombre. Una suerte de fábula moderna, a pesar de enmarcarse en un pequeño pueblo del País Vasco francés en 1609. Y ha sido precisamente esta hipnotizante historia la que nos recomienda la familia Cabrejas Villota, protagonista de este número de la revista IN.

Los hombres se han echado a la mar dejando solas a novias, hijas, esposas y madres. Aprovechando su libertad, Ana participa por primera vez en una fiesta nocturna quran las jóvenes del pueblo en el bosque, pero cuando amanece, son detenidas. El juez Rosteguy De Lancre, encargado del Rey para depurar la región de infieles, las acusa de haber practicado brujería. Frente a esta grave acusación, que puede terminar con las chicas quemadas en la hoguera, celebrará un juicio con el deseo de descubrir todo lo que envuelve a la ceremonia ritual del akelarre para invocar al diablo.

El guión está basado libremente en el libro 'Tratado de brujería vasca: Descripción de la inconstancia de los malos Ángeles o Demonios', escrito por el juez Pierre de Lancre, que, a principios del siglo XVII, recorrió el País Vasco francés interrogando a centenares de personas y condenando a decenas de mujeres a la hoguera por supuestos actos de brujería.

Banda sonora a coro

Los actores Amaia Aberasturi y Àlex Brendemühl establecen un maravilloso duelo interpretativo que disputan in crescendo a medida que la trama va adquiriendo en ritmo e intensidad, gracias en gran medida a la poderosa canción cantada a coro por las jóvenes juzgadas. Si bien, es recomendable fijar la vista en las interpretaciones del resto de chicas, llenas de naturalidad: Garazi Urkola, Irati Saez de Urabain, Lorea Ibarra, Yune Nogueiras y Jone Laspiur, ésta última, ganadora de un Goya como Mejor Actriz Revelación por Ane. Además, esta película se llevó cinco Goyas en las categorías de música, vestuario, maquillaje, dirección artística y efectos especiales y resultó nominada en los premios Feroz y en los Forqué.

Como si de Las mil y una noches se tratase, Ana, que actúa como líder del grupo, tratará de ganar tiempo ante el desgarrador final que parece esperarles en cuanto se cierre su caso. A través de su sensualidad y su ingenio, tratará de luchar contra la peligrosa ignorancia de la época. Si revisamos los datos que han conseguido recabar los últimos estudios llevados a cabo por historiadores, señalan que en el Estado, el Santo Oficio llevó a cabo un total aproximado de 125.000 procesos, pero sólo condenó a la hoguera por brujería a 59 mujeres. No obstante, según los expertos, aunque se desconoce su número exacto, los tribunales civiles ordenaron la ejecución de muchas brujas. De hecho, la mayor parte de las persecuciones por brujería en Navarra y Euskadi se iniciaron en tribunales seglares.

noticias de deia