El covid-19 altera los planes de la Eurocopa

España y Suecia, en alerta por 2 positivos

Diego Llorente se une a Sergio Busquets, contagiado desde el domingo, y la selección escandinava pierde a Kulusevski y Svanberg por el covid-19

09.06.2021 | 01:27
Kulusevski y Svanberg, en un entrenamiento de la selección sueca el pasado 27 de mayo.

Diego Llorente dio ayer martes positivo por covid-19 en los test que los futbolistas de la selección española de fútbol pasaron en la mañana de ayer martes (11.00 horas) en la Ciudad del Fútbol de las Rozas, tal y como informó pasadas las 00.15 horas la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), y muy probablemente se perderá la Eurocopa. El central del Leeds y ex de la Real Sociedad fue una de las principales novedades de la lista de convocados ofrecida por Luis Enrique Martínez, seleccionador español, y se convierte en el segundo futbolista que se contagia de coronavirus en el seno de la concentración del combinado estatal. El primero fue Sergio Busquets, cuyo positivo se conoció el domingo. Además, distintos medios informaron que había un tercer futbolista que lanzó un resultado no concluyente, aunque minutos después se confirmó que era negativo.

Al no ser un jugador esencial como sí lo es el futbolista del Barcelona, que además es el capitán de la selección española debido a la ausencia de Sergio Ramos, todo hace indicar que Llorente causará baja finalmente en la concentración y que su lugar lo ocupará Raúl Albiol, quien se unió el lunes a la concentración de España, aunque dentro de una burbuja paralela, para entrenar. Un hecho motivado por la posibilidad de que hubiera más positivos, como así ha ocurrido finalmente, toda vez que Luis Enrique y su equipo de trabajo tienen hasta el domingo, 24 horas antes de debutar frente a Suecia, para realizar cambios en la convocatoria bien por lesión, por un positivo o por haber sido contacto estrecho de un positivo. Lo que no puede hacer el técnico asturiano es ampliar la lista de los 24 jugadores actuales a 26, ya que el plazo para hacerlo expiró el pasado día 1.

Queda, eso sí, por ver cuál es la decisión que adopta el cuerpo técnico de la selección española, ya que hasta la fecha no han comunicado qué es lo que sucederá ni con Busquets ni con Llorente. Ambos se encuentran aislados en sus domicilios –en el caso del segundo, que reside en Inglaterra, guarda cuarentena en Madrid– a la espera de más noticias. Por lo pronto, deberán esperar diez días, por lo que no podrán ser de la partida en el estreno de España del próximo lunes (21.00 horas en Sevilla) ante Suecia. Una vez transcurridos esos días y, siempre y cuando sigan incluidos en la lista de Luis Enrique, deberán dar negativo en una prueba de PCR, exigencia de la UEFA, que es menos estricta que, por ejemplo, LaLiga, ya que según el protocolo del ente que dirige Javier Tebas hacen falta dos test negativos con varios días de diferencia entre ellos para que los futbolistas se reincorporen a sus respectivos equipos.

Curiosamente, Suecia es la otra selección de las 24 participantes en la que se han detectado positivos. La Federación del país escandinavo comunicó ayer martes que Dejan Kulusevski, delantero de la Juventus, y Mattias Svanberg, centrocampista del Bolonia, también están infectados de coronavirus. Los dos futbolistas suecos no podrán ser de la partida en el debut de su selección.

Este contratiempo pone en alerta al combinado nórdico, una situación idéntica a la que se vive en el seno de la selección española, si bien el resto de test realizados ayer a la plantilla sueca y los distintos miembros del cuerpo técnico así como el staff dieron negativo.

La UEFA, dentro de su protocolo, no establece ningún criterio unánime a cumplir por las distintas selecciones y lo deja todo en manos de las autoridades de cada país. Así, las recomendaciones de la Agencia de Salud Pública de Suecia establece que si no hay síntomas en el resto de miembros de un mismo grupo se puede continuar con los entrenamientos siempre que sean al aire libre. Es por ello que la selección sueca se pudo ejercitar ayer martes con normalidad, cosa que España no podrá hacer al menos hasta mañana o pasado mañana. 

En principio, la disputa del partido entre ambas selecciones no corre peligro. El protocolo de la UEFA recoge que para que un encuentro se dispute tiene que haber al menos trece jugadores disponibles, entre ellos un portero, en cada uno de los contendientes. En caso de que alguna de las dos selecciones que se enfrenten no alcancen dicho número el partido se reprogramará dentro de las 48 horas siguientes y, si fuera necesario, en un lugar distinto al previsto inicialmente. Si así tampoco se puede jugar, al combinado que no alcance esos mínimos se le dará el partido por perdido por 3-0.

kepa, citado para entrenar
 

Kepa Arrizabalaga se unió ayer martes a los entrenamientos de la selección española, a la que el lunes llegaron Pablo Fornals, Carlos Soler, Brais Méndez, Raúl Albiol y Rodrigo Moreno por si Luis Enrique tiene que hacer cambios en su convocatoria. El plazo límite para realizarlos expira el domingo.

 
noticias de deia