Director de Desarrollo Corporativo y Relaciones institucionales en Ingeteam

Alex Belaustegui: "Es preciso cambiar a un modelo de negocio más sostenible"

Este último año, protagonizado por la pandemia de covid-19, ha sido complicado para todos los sectores empresariales. Sin embargo, la multinacional vasca Ingeteam sigue cosechando contratos y su actividad se consolida en países como Reino Unido pese al Brexit

31.05.2021 | 10:16
Alex Belaustegui, Director de Desarrollo Corporativo y Relaciones institucionales en Ingeteam.

Cómo se logra aumentar un 100% la potencia eléctrica operada y mantenida por Ingeteam en Reino Unido en un año tan complicado?

—La actividad de Ingeteam en Reino Unido está repartida entre algunos de nuestros negocios, siendo la más grande en volumen la de Operación y Mantenimiento. En base a nuestra larga experiencia en el sector hemos consolidado nuestra presencia en UK, ganando la confianza de nuestros clientes en un sector -el de la generación eléctrica basada en energías renovables- que crece muy significativamente en el mundo, siguiendo la tendencia a la electrificación y descarbonización de la sociedad.

¿Qué ha supuesto para Ingeteam la caída de Iberlyzer?

—Iberlyzer nacía con la vocación de ser el referente nacional en generación de H2 verde. Dada la demanda de sistemas que se anticipa en los próximos años, y los plazos de desarrollo de la tecnología, se decidió buscar un socio tecnológico de reconocido prestigio que permitiera despegar la iniciativa en el plazo más corto posible y con garantías de éxito. Se trabajó con varios potenciales socios y se llegó a un acuerdo con la multinacional de origen estadounidense Cummins, con la que desde Ingeteam ya estábamos en contacto en proyectos de movilidad eléctrica off-highway (sectores naval o tracción ferroviaria).

¿Cuál es el rol de Ingeteam en este proyecto, ahora en otras manos?

—La evolución de los proyectos de H2 ha modificado la situación de los acuerdos de tal manera que actualmente es Cummins quién implantará una planta productiva propia en España, Iberdrola será un cliente de referencia para esa planta e Ingeteam tendrá el rol de tecnólogo preferente para los rectificadores a emplear en el contexto de colaboración establecido.

¿Entonces, en qué situación se encuentra Iberlyzer?

—En este momento está en un periodo de revisión de su papel en la cadena de valor del H2 verde, y su rol será sin duda muy diferente del que originalmente se había pensado, sobre todo por el foco que en su momento tratamos de poner para que la inversión, operativa y productiva, pudiera situarse en la CAV. Seguiremos siendo parte fundamental de la cadena de valor y colaborando en la creación de empleos de alto valor pero el proyecto, lógicamente, se resitúa en cuanto a coordenadas geográficas se refiere, y esto tiene un efecto.

Desde su fundación, el Grupo Ingeteam aplica productos que ellos mismos desarrollan en colaboración con centros tecnológicos y universidades; de este modo no dependen tecnológicamente de terceros en su actividad.

Ingeteam invierte un 5% de su cifra de negocio en I+D+i, una apuesta fundamental para la innovación y la competitividad de su actividad.

—En realidad es algo más del 5%. Utilizamos la tecnología y la innovación como palanca de crecimiento y elemento diferencial, dirigiéndolo hacia las áreas donde nuestros productos y servicios puedan aportar un mayor contenido tecnológico y valor añadido. En un contexto más amplio, este 5% es una apuesta a futuro, más digitalizado y cada vez más sostenible. Desde la fundación del Grupo, toda la actividad se ha desarrollado basada en la aplicación de productos desarrollados por nosotros, en colaboración con distintas Universidades y Centros Tecnológicos, y sin depender tecnológicamente de terceros. Gracias a nuestra capacidad tecnológica estamos hoy en una posición de privilegio para cubrir las necesidades de la transición energética en la que está inmersa la sociedad y de los retos en movilidad sostenible, digitalización, etc.

¿Qué hay sobre nuevas patentes?

—En I+D estamos trabajando constantemente en nuevos diseños y desarrollos para los productos que aplicamos en los sectores en los que trabajamos. Tenemos una unidad de vigilancia tecnológica que trabaja en el análisis de dichos desarrollos y en la confección de las correspondientes patentes para su registro. Estas patentes están siempre relacionadas con las tecnologías core del grupo: máquinas eléctricas rotativas, electrónica de potencia y electrónica de control. Fruto del intenso trabajo de I+D, hemos desarrollado unas 100 patentes relacionadas con materias de aplicación directa en nuestras líneas de investigación, como son electrónica de potencia y control, máquina eléctrica, integración a red eléctrica, transformación digital, vigilancia tecnológica, herramientas de cálculo, electromovilidad, así como nuevas líneas relacionadas con fuel-cells (baterías, H2, etc).

En este último año ¿cuales han sido las dificultades en materia de exportación o de suministros?

—En los meses en los que la pandemia ha estado más activa se ha alterado la actividad industrial debido a las limitaciones en la movilidad de personas y mercancías. Desde el punto de vista comercial, se ha producido una disminución drástica de los eventos feriales de congresos y de viajes y misiones comerciales. Se ha mantenido la relación con los clientes vía telemática, pero se han dificultado mucho las posibilidades de establecer nuevas relaciones comerciales. En cuanto a proyectos y suministros, se han mantenido los proyectos en curso pero con algunos retrasos en la ejecución por las dificultades de movilidad de las personas, sobre todo en las primeras semanas. Y en el caso de la fabricación, en el Grupo Ingeteam hemos mantenido la operativa en los centros de producción, aunque la disponibilidad de algunas materias primas y componentes ha sufrido problemas —felizmente resueltos— de transporte, plazos de entrega y gran encarecimiento que arrastramos y se están viendo agudizados en lo que llevamos de ejercicio 2021. Existe un auténtico problema logístico por la falta de contenedores marítimos que nos está lastrando gravemente (con una gran inflación en precios).

¿Qué se ha aprendido durante esta pandemia en clave empresarial?

—En el ámbito empresarial ha demostrado lo frágil que puede ser la economía en general, pero también todo lo que la rodea, y en particular cómo ha afectado a la industria. Hasta ahora no todos consideraban la cadena de suministro como una clave de negocio. Por otra parte, la evidencia de la necesidad del cambio de modelo de negocio a uno más sostenible como el que llevamos desarrollando en el Grupo Ingeteam desde sus inicios.

Indar, en Beasain, y Sesma, en Navarra, son dos importantes fuentes de negocio para Ingeteam. ¿Qué resultados están obteniendo?

—Tanto en Indar como en Sesma, y en nuestra planta de Ortuella en Bizkaia, este último año hemos desarrollado nuestra actividad con ciertas dificultades pero apoyando a los negocios del Grupo. Hemos completado los objetivos, no solo en ventas realizadas sino también manteniendo una evolución muy positiva de la entrada de cartera de pedidos. Los sectores en los que trabaja el Grupo están en línea con las demandas mundiales de productos que contribuyen a la sostenibilidad energética tanto en generación limpia como en consumo eficiente. l

 
noticias de deia