El sector aéreo seguirá en pérdidas en 2021, al menos hasta el último trimestre

La pandemia ha golpeado de forma feroz al turismo y a las compañías aéreas

24.11.2020 | 15:53
Imagen de un desangelado aeropuerto de Loiu

El sector aéreo, uno de las más golpeados por la pandemia, perderá este año 118.500 millones de dólares (99.500 millones de euros) y también cerrará 2021 en números rojos, aunque menores y con un último trimestre de beneficios, anticipó hoy la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA).

En su informe de perspectivas para 2021, presentado en la Junta General anual de la IATA, la asociación predijo que las pérdidas se reducirán a 38.700 millones de dólares (32.000 millones de euros) en 2021, aunque este freno en la caída está condicionado a factores como la reapertura de fronteras o la distribución de vacunas.

UNA PANDEMIA "DEVASTADORA E IMPLACABLE"

"La crisis ha sido devastadora e implacable. En ella las aerolíneas han recortado sus costes un 45,8 %, pero los ingresos han caído un 60,9 %, y como resultado las compañías perderán 66 dólares (55 euros) por cada pasajero transportado este año", subrayó, al conocerse las previsiones, el director general de la IATA, Alexandre de Juniac, quien dejará su cargo en 2021.

El economista jefe de la IATA, Brian Pearce, añadió en rueda de prensa que la industria ha sufrido "el mayor golpe desde la Segunda Guerra Mundial (1940-45), con una caída catastrófica de la demanda" mucho mayor que en crisis anteriores como la financiera de 2008 o la causada por los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York (EE.UU.).

A finales de 2019, la IATA había previsto que el sector crecería un 3,4 % en 2020, frente al 3,1 % de ese año, pero no contaba con la llegada de una pandemia que dejó en tierra durante meses gran parte de la flota global de las aerolíneas y ahora amenaza con reducir más del 40 % las plantillas de estas compañías.

La IATA, que aglutina unas 300 aerolíneas globales, vaticina que el próximo año aún haya un "difícil primer semestre" tras el que comiencen a vislumbrarse mejoras, si se confirma la reapertura de fronteras, el fin de las cuarentenas a los viajeros y la disponibilidad de vacunas anticovid.

En 2020, IATA calcula que las compañías aéreas han reducido sus ingresos un 61 %, de los 838.000 millones de dólares de 2019 (706.000 millones de euros) a 328.000 millones de dólares (276.000 millones de euros) este año. Para hacer frente a la crisis, el sector recortó sus costes un 55 %.

"Los libros de historia recordarán 2020 como el peor año financieramente hablando para el sector", subrayó De Juniac, quien admitió que de no haber recibido las aerolíneas ayudas estatales por valor total de 173.000 millones de dólares (145.000 millones de dólares) "se habrían producido bancarrotas a gran escala".

TRES VECES MENOS DE PASAJEROS ESTE AÑO

IATA calcula que en 2020 el tráfico de pasajeros habrá caído un 60,5 % interanual, desde los 4.500 millones de 2019 a 1.800 millones en 2020, regresando el sector a las cifras de hace 17 años.

El desplome de la demanda fue mucho más pronunciado en los vuelos internacionales (-75 %) que en los nacionales (-49 %), beneficiados estos últimos de la recuperación en mercados como el ruso o el chino.
Los vuelos de carga sufrieron menos en la pandemia, y aunque también cayeron un 11 % las toneladas transportadas, hubo incluso un aumento del 14 % en los ingresos de este subsector.

Para el próximo año, IATA prevé que los ingresos de las aerolíneas aumenten casi un 40 % respecto a los de 2020, pero sean aún un 45 % menores a los anteriores a la crisis sanitaria. Ese año se espera que el número de viajeros aumente respecto a las cifras de 2020 hasta los 2.800 millones, una cifra que, sin embargo, será aún equivalente a dos tercios de la de 2019.

El economista jefe de IATA advirtió de que las ayudas estatales que el sector ha recibido para su supervivencia en 2020 han aumentado en más del 50 % la deuda de las compañías aéreas, hasta 651.000 millones de dólares (550.000 millones de euros), aumentando la presión de un sector donde como media cada aerolínea tiene efectivo para sobrevivir sólo ocho meses y medio.

De Juniac pidió hoy, por ello, que continúe el apoyo temporal a las aerolíneas de forma que no aumente su
endeudamiento
: "Es la inversión más importante que los gobiernos pueden hacer. Salvará empleos e impulsará el reinicio de un sector, el turístico, que representa un 10 % del (producto interior bruto) PIB mundial", defendió.