alerta mundial por el coronavirus

Suben a 30.600 los hogares con todos sus miembros en paro

La pérdida de empleo hasta marzo se ceba con los servicios, mientras industria y construcción mejoran

24.04.2020 | 00:13

BILBAO – La encuesta de Eustat del primer trimestre estima en unos 30.600 hogares de la CAV los que tienen a todos sus miembros en paro, 600 más que a cierre de 2019. El aumento del desempleo en marzo a causa del coronavirus se nota especialmente en el número de familias vascas que cuentan con al menos un miembro en paro, que suben en 1.700.

De los en torno a 900.000 hogares que contabiliza el Eustat, en una tercera parte no hay ninguna persona en activo, es decir, se trata de jubilados o de personas inactivas por cualquier otra razón. Respecto a los restantes 600.000 hogares, seis de cada diez tienen a todos sus miembros ocupados, aunque la cifra baja respecto al cierre de 2019. Además, hay más de 30.000 hogares, el 5% de todos en los que hay al menos una persona activa, que tienen a toda la familia en el desempleo.

En el primer trimestre se pierde sobre todo empleo en los servicios debido al parón que sufre la hostelería y el comercio, principalmente. Los datos de Eustat señalan que el sector terciario pierde 4.800 puestos de trabajo, acumulando casi toda la caída sufrida a causa del coronavirus. En cambio, la industria repunta en 700 trabajadores en los tres primeros meses del año, mientras que la construcción recupera más de un millar. Hay que recordar que el mecanismo de permiso retribuido o los propios ERTE están permitiendo a muchas industrias salvar su viabilidad, a lo que se suma la posibilidad de, poco a poco, ir retomando la actividad estas semanas. Lo mismo ocurre con la construcción, que además de llegar en un buen momento a la crisis está pudiendo recuperar la actividad a un buen ritmo en estos últimos días.

La ocupación baja en el primer trimestre con mucha fuerza en Gipuzkoa, que pierde más de 4.000 trabajadores, mientras que Bizkaia aguanta el tipo con un retroceso de solo 600 empleados. Araba por su parte gana 1.300 ocupados, un buen dato que puede ser un espejismo teniendo en cuenta que las necesidades del sistema sanitario alavés a causa del virus se dispararon unas semanas antes que en los otros dos herrialdes. Lo lógico es que, agotado ese tirón de marzo, a partir de abril ya los tres territorios de la CAV se sitúen en negativo para una temporada.