A ritmo de los zagueros

Altuna y Zabaleta se imponen a Olaizola y Albisu en el estelar de Eibar

Los guardaespaldas tuvieron un protagonismo especial y metieron mucha velocidad al juego

02.11.2020 | 00:53
Altuna III se dispone a realizar un saque ante la mirada de Zabaleta.

Olaizola II-Albisu 18

Altuna III-Zabaleta 22

Duración: 52:37 minutos de juego.

Saques: 2 de Olaizola II (tantos 3 y 17) y 1 de Altuna III (tanto 3).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 447.

Tantos en juego: 8 de Olaizola II, 4 de Albisu, 8 de Altuna III y 5 de Zabaleta.

Errores: 2 de Olaizola II, 6 de Albisu, 3 de Altuna III y 1 de Zabaleta.

Marcador: 1-0, 1-1, 2-3, 3-4, 4-5, 4-6, 5-7, 7-7, 7-10, 8-11, 8-12, 9-12, 10-13, 11-13, 14-14, 15-15, 15-16, 16-16, 17-16, 18-17 y 18-22.

Apuestas: De salida se cantaron posturas de doble a sencillo a favor de Altuna III-Zabaleta.

Incidencias: Partido disputado en el frontón Astelena de Logroño. 62 espectadores. En el primer partido, Peio Etxeberria ganó a Agirre (14-18).

El espectáculo en la pelota es cuestión de remates y enredo en los cuadros alegres. De velocidad pura e intensidad máxima. Pero ese ritmo también se puede marcar desde atrás. Los zagueros también son capaces de brillar en los encuentros y más si se trata de dos pelotaris como Jon Ander Albisu y José Javier Zabaleta. Los dos guardaespaldas fueron los grandes protagonistas del estelar vivido  en Eibar. Pegaron con mucha violencia y el partido nunca tuvo un dominio claro. El intercambio de golpes se sucedió y pese al buen juego, ninguno de los dos pudo disfrutar de un choque plácido. Fue exigencia pura en la cancha y emoción para los espectadores. En ese duelo trataron de intervenir Aimar Olaizola y Jokin Altuna. Su enorme clase les permitió romper el monopolio de los zagueros y sacar a relucir sus habilidades para acabar el tanto. En ese duelo intenso, los de Aspe acertaron tras el último descanso y con una tacada de seis tantos consecutivos ganaron por 18-22.

Fue un partido en el que el buen juego mandó por encima de los errores. El alto ritmo de juego hizo que los pelotaris tuvieran que tirar de todos sus recursos para sacar adelante los tantos y lo hicieron con nota. Olaizola aprovechó sus oportunidades con maestría mientras Albisu y Zabaleta se alternaron en facetas de dominio y defensa para tratar de dejar fuera de juego al delantero rival y sumar tantos por su propia cuenta. En este escenario fue Altuna el que menos protagonismo tuvo. No realizó un mal partido, ni mucho menos, pero le costó entrar en juego con su dinamismo habitual. "No podía ni ver la pelota", reconoció al terminar el encuentro. El amezketarra tuvo problemas con sus lentillas y pese a cambiárselas en un descanso, acabó jugando sin ellas. Eso hizo que Zabaleta tuviera que coger toda la responsabilidad del encuentro en los momentos más calientes.

Los azules llevaron la voz cantante desde los primeros pelotazos. Zabaleta estuvo más regular y Albisu, que volvió a las canchas tras mucho tiempo apartado de las mismas, cometió varios errores que dieron algo de oxígeno a los azules (4-7). Pero los colorados no se rindieron. Cada tanto fue una batalla llena de destellos de calidad. Los golpes se intercambiaron y Olaizola y el zaguero ataundarra fueron poco a poco recortando la diferencia. Un pelotazo que besó la lona superior de Zabaleta dio a los de Baiko la ventaja a falta de un solo tanto para el último descanso (17-16).

Fue con ese resultado, en la situación más comprometida, cuando los azules sacaron a relucir su mejor juego. Altuna, sin poder ver debido a sus problemas con las lentillas, dejó toda la responsabilidad a Zabaleta y este respondió. Aguantó con entereza en el desenlace y se hizo con el mando del partido para no soltarlo. Olaizola desapareció del radar y Albisu empezó a ver la espalda de su oponente. Así, con el etxarrendarra como faro, llegaron seis tantos consecutivos para los azules que pusieron la guinda a un estelar de campanillas.

lesión de untoria
 

Antes del estelar, Peio Etxeberria y Álvaro Untoria se enfrentaron a Asier Agirre y Jon Erasun en el partido que inauguró el festival. En los primeros compases del choque, el zaguero najerino sintió un pinchazo en su gemelo y se vio obligado a suspender el encuentro. El alcance de la lesión se conocerá en los próximos días, pero todo apunta a una rotura de fibras.

Debido a la lesión el festival tuvo que ser modificado y los organizadores decidieron que se disputara un encuentro de mano a mano entre los dos delanteros antes del estelar del día. Peio Etxeberria venció por 14-18 a Agirre gracias a su fortaleza en los momentos finales.