Oasis en el desierto

Altuna y Ladis Galarza ganan a base de pequeños destellos de talento a Laso y Albisu en un encuentro marcado por los errores de ambas parejas

09.02.2020 | 06:22
Jokin Altuna entra con su derecha en un momento del partido de ayer en el frontón Bizkaia.

Duración: 69:21 minutos de juego.

Faltas de saque: Ninguna.

Saques: 3 de Altuna III (tantos 3, 11 y 20).

Faltas de saque: Ninguna

Pelotazos: 631 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 7 de Altuna III, 1 de Ladis Galarza, 6 de Laso y 1 de Albisu.

Errores: 4 de Altuna III, 5 de Ladis Galarza, 6 de Laso y 6 de Albisu.

Marcador: 4-1, 5-1, 6-2, 7-6, 8-7, 9-9, 15-10, 16-11, 18-12, 19-12, 20-13, 21-14, 21-15 y 22-18.

Incidencias: Partido correspondiente a la décima jornada de la liguilla de cuartos de final del Campeonato de Parejas de la LEP.M disputado en el frontón Bizkaia de Bilbao. Unos 600 espectadores. En el primer partido, Peña II-Erasun ganaron a Elordi-Oier Etxebarria (12-22).

Bilbao - Solo pequeños destellos de talento iluminaron ayer el encuentro vivido en el Bizkaia. Fue un choque a tacadas, con los errores como nota dominante y con irrupciones esporádicas de buen juego. Oasis en el desierto. Jokin Altuna y Ladis Galarza vencieron por 22-18 a Unai Laso y Jon Ander Albisu. Los de Aspe fueron los que menos fallaron y sobrevivieron al mal de errores que fue el partido, sobre todo en su puesta en escena.

A las dos parejas les costó encontrar el toque en la tarde de ayer y los parciales se consiguieron más a base de no errar que de acertar. Solo en la parte final llegó a sonar el despertador. Altuna mordió primero y rompió el choque con una buena serie de remates. Los azules trataron de reaccionar y Laso entró en ebullición justo antes del final. Al fin pudo disfrutar y olvidar los errores que le acompañaron en todo el encuentro. Fue una reacción tardía y Altuna y Ladis Galarza consiguieron frenarla a tiempo.

El partido estuvo marcado por el juego en los cuadros largos. Albisu y Ladis Galarza ejercieron de termómetro. Sus buenas fases de juego dieron ventajas y las malas fueron una pesada losa. Los dos guardaespaldas, pegadores por naturaleza, buscaron dominar. El ataundarra comenzó frío y cometió demasiados errores, solo en la parte final del choque se entonó pero siguió dejando lunares en forma de yerros. Más acertado estuvo Ladis Galarza, aun así también coleccionó varios errores. A pesar de esta errática situación, ambos zagueros se las ingeniaron para quitar el aire a los delanteros, lo que alejó la batalla del frontis y complicó los remates.

En el inicio, Altuna tiró de carácter para tratar de lograr las primeras ventajas. Suyo fue el primer tanto y amenazó con dominar el encuentro. Pero ese chispazo inicial no tuvo continuidad y se las vio y deseó para entrar en juego. Peor lo pasó Laso. El delantero de Biskarreta Gerendiain no tuvo su día y tuvo muchos problemas para encontrar los ángulos adecuados. Así, con los dos puntilleros sin acierto, el encuentro se endureció y fueron los errores los que marcaron las diferentes iniciativas. En ese intercambio de golpes, Altuna y Ladis Galarza salieron ligeramente mejor parados.

Entre tanta duda, Altuna fue el primero en encontrar la lucidez. Arriesgó con una dejada que sirvió para dibujar el 10-9 y la confianza volvió. El amezketarra volvió a ser ese pelotari rematador capaz de inventar tantos de la nada y puso su plaza de mando en los cuadros alegres. El encuentro dio un vuelco y los colorados se fueron hasta el 20-12 después del enésimo error de Laso y de un saque del delantero guipuzcoano.

Pero Laso se empeñó en alargar el choque al máximo y no entregar el importante punto de la liguilla sin pelea. El navarro comenzó a encadenar remates. Jugó a tumba abierta y mostró una valentía no vista hasta el momento. Laso hizo mucho daño en la parte final y provocó que un partido visto para sentencia ganara en emoción. Sin embargo, faltó culminar la remontada y Albisu mandó una pelota a la lona inferior acabando así con la esperanza de la voltereta.

Partido en el Labrit