Parejas de primera

Altuna III rompe el molde

El delantero de amezketa lidera la remontada ante Iker Irribarria y Beñat Rezusta, que comenzaron abrasando a Ladis Galarza en Tolosa

27.01.2020 | 06:21
Altuna III golpea con la derecha en el frontón Beotibar de Tolosa.

Irribarria-Rezusta 19
Altuna III-Ladis Galarza 22

Duración: 78:16 minutos de juego.

Saques: 3 de Irribarria (tantos 5, 9 y 11) y 1 de Altuna III (tanto 13).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 628 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 7 de Irribarria, 1 de Rezusta, 12 de Altuna III y 2 de Ladis Galarza.

Errores: 6 de Irribarria, 1 de Rezusta, 3 de Altuna III y 5 de Ladis Galarza.

Marcador: 0-1, 1-1, 6-1, 6-3, 7-3, 7-7, 7-10, 10-10, 13-10, 13-13, 13-14, 14-14, 14-16, 15-16, 15-20, 19-20 y 19-22.

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de 100 a 70 a favor de Irribarria-Rezusta.

Incidencias: Partido correspondiente a la décima jornada de la liguilla de cuartos de final del Campeonato de Parejas de la LEP.M disputado en el frontón Beotibar de Tolosa. En el primer partido, Salaberria-Tolosa ganaron a Elordi-O. Etxebarria (20-22). En el tercero, Darío-Bikuña vencieron a P. Etxeberria-Ruiz (18-7).

Bilbao - Jokin Altuna se vistió ayer de domingo en el frontón Beotibar de Tolosa. Hay días y días. El delantero de Amezketa fue el protagonista ante Iker Irribarria y Beñat Rezusta en un ejercicio de autoridad, argumentado por la facilidad del guipuzcoano a la hora de terminar el tanto, trabajar y ejercer de desfibrilador de un Ladis Galarza de menos a más. Altuna III tiene veneno. Si bien la semana pasada las pasó canutas por la recuperación paulatina de su muñeca izquierda, la cancha tolosarra redescubrió a un pelotari capaz de coger el toro por los cuernos a pecho descubierto. ¡Aquí estoy yo! Una declaración de intenciones: ante el poder, ante la posibilidad de tierra quemada de dos pelotaris de músculo, más aún al empezar con un 6-1 en contra, ¡travesuras! Gritó libertad el pelotari de Aspe. Jokin tiene un toque quijotesco: donde parece que solo hay molinos, él ve gigantes. La imaginación de su propuesta eleva su categoría a cotas insospechadas, más cercana de lo extraterrestre que de los cánones habituales en la pelota a mano profesional de hoy en día. Hay talentos que se cuentan con los dedos de las manos. Después, hay que ponerlo al servicio de la efectividad y los resultados. Todo se encuentra en el espíritu eléctrico de Altuna III. No es novedad. Tiene la capacidad de desnortar un encuentro a base de magia, trabajo o sapiencia. Se tiene o no se tiene. Rompió el molde.

Jokin tuvo la capacidad de encontrar el camino hacia el triunfo desde el cambio de pelota. Debido a esto, el 6-1 con el que comenzaron Irribarria y Rezusta, sometiendo a una tortura permanente a Ladis Galarza, que sufrió en el inicio con un material con brillo, que le tuvo rondando el rebote, inerme, incómodo, se deshilachó. El amezketarra tomó el timón y animó a su compañero, que lo necesitaba. Se vino arriba. Empataron a siete y los azules se escaparon en el luminoso. Altuna III, sideral, anunció la tormenta, que se frenó con una cortada a la chapa. Un accidente.

Reaccionaron Irribarria-Rezusta con una tacada de seis tantos (7-10 al 13-10). Sin embargo, la tendencia había cambiado. El dominio espectacular sobre Galarza del inicio se aplacó. El de Baraibar resucitó. Entonces, el zurdo de Arama acumuló yerros y Rezusta no terminó de dar brillo a su zurda. Altuna III sacó tajada en río revuelto. Igualaron a trece y a catorce. Los azules se escaparon de un tirón al 15-20, que solo maquillaron los campeones de 2017 con dos errores de Ladis y dos fogonazos propios (19-20). Jokin resolvió con un dos paredes que Iker le dio a la mano y una chapa del aramarra.