La F-1 tuerce el brazo

el inicio del mundial se cancela pese a que la organización quiso seguir con la celebración del GP de Australia una vez conocido el positivo de un mecánico

13.03.2020 | 01:30
Los pilotos Nicholas Litifi, Sebastian Vettel, Lewis Hamilton y Daniel Ricciardo charlan en la rueda de presena celebrada ayer. Foto: Afp

– Mientras las competiciones deportivas se han ido anulando o posponiendo, la Fórmula 1 ha vivido enfrascada en su particular burbuja, en la cerrazón, decidida a seguir adelante con el inicio de la temporada, programado para este fin de semana, con la disputa del Gran Premio de Australia en el Circuito Albert Park de Melbourne. "El espectáculo debe continuar", que cantaba Queen. Como si la caravana de la F-1 fuera inmune a la pandemia mundial, cuando gobiernos de diferentes países recomiendan no viajar. Ayer, sin embargo, tuvo que torcer el brazo. Se canceló la carrera, según adelantó BBC y corroboró anoche La FIA y los organizadores del Campeonato del Mundo de Fórmula 1.

A lo largo de esta semana, durante la estancia de las escuderías en Melbourne, dos mecánicos del equipo Haas y uno de McLaren, fruto de los síntomas que padecían, fueron sometidos a pruebas para comprobar si sufrían el coronavirus. Ayer, sin conocerse aún los resultados y durante una rueda de prensa previa al inicio de la competición, varios pilotos mostraron su oposición sobre la decisión de mantener la celebración. Entre las voces críticas estaban las de Lewis Hamilton y Sebastian Vettel.

"El mundo se para y la F-1 no... El dinero es el rey", criticó el vigente campeón, Hamilton, que prosiguió: "Es impactante. Estoy muy sorprendido de que estemos todos aquí, de que estemos en una rueda de prensa y de que haya tantos aficionados en la pista. Todo el mundo está respondiendo, quizás demasiado tarde, pero la F-1 sigue funcionando".

En esta línea se pronunció su rival de Ferrari, Vettel, que amenazó con un plantón. "Muchas competiciones han sido pospuestas o canceladas y, como dice Lewis, es bueno preguntarse por qué estamos aquí", expresó Vettel, que ahondó: "Habrá que tomar una decisión si hay un caso grave o una muerte, que espero que no, pero en ese caso sería adecuado detener la temporada. Espero que no vaya tan lejos, pero si va más allá, por supuesto que tiraremos del freno de mano".

Ese caso grave llegó ayer mismo, poco después de la rueda de prensa, cuando se anunció el positivo en la prueba de detección del coronavirus realizada al mecánico de McLaren, equipo que anunció de inmediato que se retiraba de Melbourne.

¿Cuál fue la consecuencia? Que la carrera seguía en pie, aunque pendiente de una reunión decisoria. Pero esta se acordó una vez llegado el primer positivo. "Tras el resultado de la prueba a un miembro del equipo McLaren, la Fórmula 1 y la FIA se han estado coordinando con todas las autoridades relevantes para decidir los próximos pasos. Nuestra prioridad es la seguridad de los aficionados, los equipos y todo el personal en la carrera", dijo la F-1 en un comunicado tan escueto como lo reflejado aquí.

A pesar de la voluntad de la F-1 de mantener el arranque del curso omitiendo un contexto que es de precaución a nivel mundial la víspera de iniciarse la competición en Melbourne la organización no tuvo más remedio que suspender la carrera

Tantas vacilaciones, sin embargo, suscitaron la creencia de que el dinero y el negocio están por encima de la salud. Liberty Media ha apurado los tiempos. Una decisión que ha situado a la empresa propietaria de la F-1 como diana para la crítica, para después tener que rectificar en toda regla, justo horas antes de comenzar a rugir los motores en el Circuito Albert Park de Melbourne.

"El mundo se para y la F-1 no... El dinero es el rey; estoy sorprendido de que estemos aquí"

lewis hamilton

Piloto de Mercedes y vigente campeón

"Muchas competiciones han sido canceladas, es bueno preguntarse por qué estamos aquí"

sebastian vettel

Piloto de Ferrari

noticias de deia